La muñeca inflable "para estimular la economía" que desató polémica en Chile y fue repudiada por Bachelet

Reunion de la Asexma Derechos de autor de la imagen LA TERCERA
Image caption La foto está en la portada de cada medio chileno. Ha sido un auténtico escándalo.

"Una falta de respeto", "una afrenta inaceptable", "nos indigna y avergüenza".

No habían pasado 12 horas desde que se tomó la foto y ya todos los actores políticos y sociales de Chile se habían pronunciado: presidenta, candidatos presidenciales, ministros…

Lo hicieron en rechazo al regalo que el presidente de la Asociación de Exportadores de Productos Manufacturados (Asexma) le dio al ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, en una cena para cerrar el año.

Se trataba nada menos que de una muñeca inflable con un aviso tapándole la boca que decía: "Para estimular la economía".

La foto del sonriente ministro recibiendo la muñeca junto a prestigiosos empresarios que recibieron otros regalos jocosos llegó a las redes sociales y desató una tormenta que algunos calificaron de "exagerada" y otros de "necesaria".

Derechos de autor de la imagen AFP/MARTIN BERNETTI
Image caption Las movilizaciones contra el machismo en Chile, como en otros países de la región, han sido multitudinarias este año.

Un revuelo…

"Es grave pero no para este revuelo", dijo en ese sentido Roberto Fantuzzi, el presidente de Asexma, acerca de un chiste malo sobre el que se disculpó.

No es la primera vez que Fantuzzi da un regalo extraordinario: antes le dio una sopapa (chupón o desatascador de inodoros) a un ministro para que destapara la economía y en otra oportunidad un caballo balancín a un ministro que se movía mucho pero, alegaban, "no avanzaba nada".

"Pido disculpas no solo a las mujeres de Chile sino al ministro de Economía que lo involucré en algo que no le convenía", aseguró este miércoles al frente de una decena de micrófonos.

Céspedes, por su parte, se disculpó por su reacción jocosa ante el regalo que, según afirmó, lo "tomó por sorpresa".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Céspedes, a quien se ve sonriente con el regalo de la muñeca inflable, dijo que fue "tomado por sorpresa".

El revuelo por la muñeca fue tal que hasta la presidenta Michelle Bachelet tuiteó: "La lucha por el respeto a la mujer ha sido un principio esencial en mis dos gobiernos. Lo ocurrido en la cena de Asexma no se puede tolerar".

Al mensaje de Bachelet se sumaron los candidatos presidenciales.

El expresidente Ricardo Lagos dijo que el episodio era "ofensivo para todos los chilenos" y el también exmandatario Sebastián Piñera lo calificó como "una afrenta inaceptable para las mujeres".

Otros candidatos, como el senador Alejandro Guillier y el exsecretario general de la OEA José Miguel Insulza también se pronunciaron.

Así como otros ministros, organizaciones empresariales y ONG que luchan por la igualdad de género.

…en un país "normal"

Como en otros países de la región, la violencia contra las mujeres ha sido una de las principales fuentes de indignación en este año en Chile.

El país sudamericano ha sido durante décadas reconocido como el más pacífico, el más "normal", de la región.

De hecho, en términos de violencia contra la mujer, es uno de los que menos casos presenta, con una tasa de 0,2 feminicidios por cada 100 habitantes al año. La tasa regional es de 2,5.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La Casa de la Moneda a favor de la igualdad de género. La presidente Bachelet ha sido insistente en su rechazo a la violencia.

Algo similar ocurre con la economía, que no está en su mejor momento actualmente y fue precisamente lo que generó el "chiste malo" de la muñeca inflable.

Mientras la mayoría de las economías de la región están en recesión, en Chile se espera un crecimiento del 1,7% del PIB este año, según proyecciones del Fondo Monetario Internacional.

Y el próximo año la economía espera crecer hasta 2%.

Para entonces, Fantuzzi, el autor del chiste, dijo que espera "ser extremadamente cuidadoso" para dar el regalo al ministro.

"Incluso vamos a ser fomes (aburridos)", aseguró. "Porque los chilenos siempre nos vamos a los extremos y eso no es bueno".

Contenido relacionado