Muere Gregorio Álvarez, una de las figuras clave del golpe de Estado de 1973 en Uruguay

Gregorio Álvarez en 2006 Derechos de autor de la imagen Miguel Rojo / AFP/ Getty Images
Image caption Esta foto, de 2006, muestra a Álvarez antes de la condena, saliendo de la oficina de su abogado en Montevideo.

Gregorio Álvarez, una de las figuras claves del golpe de Estado que impuso un régimen militar en Uruguay de 1973 a 1985, falleció este miércoles en Montevideo a los 91 años de edad.

Álvarez se desempeñó como gobernante de facto de ese país sudamericano de 1981 a 1984.

En 2007, fue procesado por la desaparición de una treintena de personas en vuelos clandestinos entre Montevideo y Buenos Aires, parte del Plan Cóndor por el que los militares de la región establecieron un sistema de coordinación y apoyo mutuo para acabar con los disidentes a sus respectivos regímenes.

En 2008 los cargos pasaron a ser los de homicidio y posteriormente fue condenado a 25 años de prisión por la muerte de 37 desaparecidos.

El exmilitar se encontraba cumpliendo una condena por violación a los derechos humanos en la prisión especial Domingo Arena, junto a otros ex uniformados hallados culpables de delitos de lesa humanidad.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Una foto considerada icónica: con la cabeza apenas alzada y el número de procesado que le adjudicó la Justicia civil, en diciembre de 2007.

Según fuentes del Hospital Militar y el ministerio del Interior citadas por medios locales, Álvarez murió debido a una falla cardíaca.

Desde el accidente cerebrovascular que sufrió en 2015, había tenido ingresos intermitentes al hospital militar, donde había sido trasladado semanas atrás tras sufrir un malestar.

Personaje clave

Hijo y nieto de militares, Álvarez ingresó en la Academia Nacional en 1940, en la que se graduó como oficial del Regimiento de Caballería.

Apodado "Goyo", ascendió al grado de general en 1971 y prontamente fue designado como jefe del Estado Mayor Conjunto, encargado de la lucha contra el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T), una guerrilla urbana de izquierda.

Los tupamaros, un año después, ejecutaron a su hermano, el también militar Artigas Álvarez.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Álvarez fue presidente de facto de Uruguay de 1981 a 1984.

Álvarez es considerado uno de los personajes instrumentales para la instauración del régimen militar, en 1973: fue uno de los cinco militares que ingresaron al Palacio Legislativo tras el golpe de Estado.

"Una foto de aquella noche del 27 de junio lo muestra caminando con otros militares por el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo a donde los políticos no volverían durante mucho tiempo", escribió el periodista Leonardo Pereyra en el periódico uruguayo El Observador, cuando se conoció la noticia de la muerte del exmilitar.

Álvarez rápidamente escaló posiciones hasta llegar a la comandancia del Ejército, en 1978.

Asumió la presidencia en 1981, designado por el Consejo de la Nación, pero cuando ya la mayoría de los uruguayos había expresado su rechazo al régimen en el plebiscito de 1980.

Una vez perdido gran parte del apoyo de las Fuerzas Armadas para continuar en el poder, no tuvo alternativas políticas por delante y negoció un cronograma de transición que finalizó con las elecciones generales que ganaría Julio María Sanguinetti, del Partido Colorado, en 1984.

Álvarez fue uno de los 14 uruguayos juzgados por la Fiscalía de Roma por la desaparición de ciudadanos italianos en el marco del Pan Cóndor, que coordinó la represión de la oposición política entre 1970 y 1980 sobre todo en Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

En ese proceso, iniciado en 2015, la Fiscalía romana pidió cadena perpetua para un total de 27 personas.

Temas relacionados

Contenido relacionado