Detienen en México a un exmilitar sospechoso de participar en el asesinato de la ecologista hondureña Berta Cáceres

Berta Cáceres Derechos de autor de la imagen AP
Image caption A Berta Cáceres la mataron el 2 de marzo.

La policía federal mexicana detuvo este sábado a un exmilitar al que se acusa de estar vinculado con el asesinato de la líder ecologista hondureña Berta Cáceres.

Se trata del exmilitar Javier Hernández Rodríguez, de 26 años y originario de Honduras, quien en el momento de su captura trabajaba en una barbería de Reynosa, en el estado norteño de Tamaulipas.

Con él son ya nueve los arrestados en relación al crimen, ocurrido el 3 de marzo en La Esperanza, al oeste de la capital hondureña, Tegucigalpa.

Fue la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) de México la que dio a conocer la detención.

La CNS explicó que Hernández Rodríguez fue arrestado en un operativo llevado a cabo conjuntamente con el ejército mexicano y el Instituto Nacional de Migración (INM), "en cumplimiento de una orden de detención provisional con fines de extradición".

Cáceres era líder de la comunidad indígena lenca y una prominente defensora de los derechos humanos.

En abril de 2015, su lucha le valió a Berta Cáceres el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas de medio ambiente.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Berta Cáceres recibió en 2015 el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas de medio ambiente.

Y su última batalla fue contra la represa de Agua Zarca, para la que organizó al pueblo lenca, la mayor etnia indígena de Honduras.

La construcción estaba prevista en el noroeste del país en el Río Gualcarque, sagrado para las comunidades indígenas y vital para su supervivencia.

La campaña emprendida por Cáceres logró que el constructor más grande de represas a nivel mundial, la compañía de propiedad estatal china Sinohydro, retirara su participación en el proyecto hidroeléctrico.

Pero las amenazas de muerte contra Cáceres no cesaron en el país centroamericano, el más peligroso en todo el mundo para los defensores ambientales, según un informe divulgado esta semana por Global Witness, una ONG con sede en Londres.

Y el 3 de marzo de 2016 fue asesinada.

El director de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC) de Honduras, Ricardo Castro, confirmó que la causa del crimen fue el trabajo de la activista.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En la casa en la que mataron a Berta Cáceres se encontraba también el ecologista Gustavo Castro, cuyo testimonio ha sido clave para las detenciones.

Hoy, casi a un año del proceso para resolverlo, el crimen sigue envuelto en polémica.

La Agencia de Investigación Criminal de Honduras capturó a ocho personas a quienes acusa de participar en el homicidio.

Entre los detenidos se encuentra el presunto autor material del asesinato, así como un exmilitar y un funcionario de la empresa Desarrollos Energéticos (DESA), la empresa que construía la represa Agua Zarca.

Clave para los arrestos fue el testimonio de Gustavo Castro, quien se encontraba en la habitación contigua cuando mataron a Cáceres.

Dado por muerto, logró escapar y se lo contó a BBC Mundo.

Pero las detenciones no han calmado aún el caso. La familia y el propio Castro han denunciado que faltan por arrestar a altos cargos de la empresa DESA.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Según datos de la organización Global Witness, en una década han sido asesinados en Honduras 114 activistas ambientales.

Y las muertes contra ecologistas tampoco han cesado.

Tan sólo 12 días después de caer Cáceres, otro compañero suyo de organización fue abatido de un tiro en la cara. Y cuatro meses después moría de un machetazo en la cabeza, otra dirigente.

En una década, según Global Witness, han sido asesinados en Honduras 114 activistas ambientales.

Y la mayoría de los casos han quedado impunes.

-----------------------------------------------------------------------

*Esta noticia fue cambiada el 18 de enero de 2017. En un principio se afirmaba que "Y la Corporación Financiera Internacional, institución del Banco Mundial que invierte en el sector privado, también abandonó la iniciativa". Sin embargo, voceros de esa institución aclararon que, aunque hace algunos años un fondo de inversiones de la Corporación Financiera Internacional consideró financiar la represa de Agua Zarca, esa inversión nunca se materializó. Por lo tanto, ese párrafo fue suprimido.

Contenido relacionado