Perú anuncia el retiro definitivo de su embajador y otras reacciones internacionales a la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de asumir las funciones de la Asamblea Nacional

Pedro Pablo Kuczynski, presidente de Perú. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Kuczynski dijo: "Es inaceptable lo que ocurre en Venezuela".

Perú, Chile, México y otros países latinoamericanos expresaron su preocupación por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela de declarar en "desacato" a la Asamblea Nacional y asumir sus funciones.

La reacción más enérgica fue la peruana, cuya cancillería anunció este jueves que retira "de manera definitiva" a su embajador en Venezuela.

En un comunicado difundido en Twitter, la Cancillería declaró: "El gobierno de Perú condena la decisión del TSJ de atribuirse las competencias parlamentarias que le corresponden a la AN, arbitraria medida que violenta el Estado de Derecho y constituye una ruptura del orden constitucional y democrático".

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, expresó minutos después en su cuenta de Twitter: "Condeno la ruptura de la democracia en Venezuela. Retiro de manera definitiva a mi Embajador en ese país".

"América Latina es democrática. Es inaceptable lo que ocurre en Venezuela", dijo en otro tuit.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La oposición se pronunció en contra de la sentencia del máximo tribunal venezolano.

El Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano se pronunció este viernes contra las declaraciones extranjeras y habló en un comunicado de una "histérica campaña contra Venezuela".

Además de rechazar las críticas, el gobierno de Caracas sostuvo en el escrito que "ejercerá las acciones políticas y diplomáticas que brinda el Derecho Internacional y nuestro orden jurídico interno para detener y evitar la materialización de planes contra la estabilidad y la paz en Venezuela".

Ante las medidas tomadas por Perú, la ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, aseguró que su país "rechaza categóricamente (el) comunicado injerencista del Gobierno del Perú sobre asuntos de la jurisdicción interna venezolana".

La ministra agregó que "es lamentable que ante los graves problemas que hoy sufre el hermano pueblo del Perú, sus autoridades se dediquen a agredir a Venezuela".

Lima ya había llamado a consultas a su embajador en Caracas, Mario López Chávarri, el pasado 7 de marzo.

El gobierno peruano tomó la decisión luego de que la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, tildó de "cobarde" y "perro simpático" al presidente peruano.

Los comentarios se dieron en respuesta a cuestionamientos hechos por el mandatario peruano sobre la situación de Venezuela mientras estuvo en febrero de visita en EE.UU.

Perú respondió de inmediato rechazando las "insolentes" declaraciones de la jefa de la diplomacia venezolana.

Otras reacciones

En el comunicado de este jueves, el gobierno peruano también señaló que "ha iniciado consultas" con países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) para "adoptar con la mayor urgencia las medidas que correspondan ante la evidente ruptura del orden constitucional y democrático en Venezuela".

Aunque Perú ha sido el único hasta ahora en tomar acciones, ya son varios los países de la región que se han pronunciado en contra las medidas tomadas por el TSJ, que ven con "gran preocupación".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El gobierno realizó el martes una protesta en contra del Secretario General de la OEA, Luis Almagro.

El gobierno mexicano dijo en un comunicado, difundido por la Secretaría de Relaciones Exteriores del país, que guarda "profunda preocupación por las recientes decisiones del TSJ que afectan a la Asamblea Nacional de ese país".

"Atentan contra los principios y valores esenciales de la democracia representativa y la separación de poderes", dijo en el mensaje.

México señaló también que reitera la declaración emitida el 23 de marzo, junto a otros 13 países de la OEA, en la que le piden a Venezuela que convoque a elecciones y que libere a presos políticos.

Durante una conferencia en Colombia, el canciller de México, Luis Videgaray, dijo que "a México le preocupa de manera grave el deterioro del orden democrático en un país hermano, querido, entrañable para los mexicanos como es Venezuela".

"Estos hechos no hacen sino agravar lo que ya hoy hace de esta una situación extraordinaria y delicada", agregó.

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, también presente en la conferencia de Videgaray, coincidió con que la medida del TSJ "lo único que hace es profundizar esa crisis que vive Venezuela".

Más tarde, la Cancillería de Colombia difundió un comunicado en el que el gobierno "reitera su convicción de que la separación de poderes y el apego irrestricto a las normas constitucionales son fundamentos imprescindibles para la plena vigencia de la democracia representativa, la convivencia pacífica de la población y el estado de derecho".

"Radicalización política"

Mientras, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil dijo que las decisiones del TSJ de Venezuela "alimentan la radicalización política en el país".

Argentina, a través de su Ministerio de Relaciones Exteriores, reivindicó "la importancia de la plena vigencia en Venezuela del Estado de Derecho y de los principios democráticos, entre ellos los principios fundamentales de la separación de poderes y el respeto por la libre expresión de las ideas".

Para el Ministerio de Relaciones Exteriores panameño, las medidas del TSJ "agravan la situación política, económica, social y humanitaria que vive Venezuela".

"Panamá hace un llamado al respeto del orden constitucional, el respeto a la separación de poderes y los principios de la democracia, y que se den las garantías para la celebración de elecciones democráticas", añade el país en un comunicado.

Guatemala también se manifestó ante los hechos y pidió al gobierno de Venezuela que "sostenga un diálogo franco, sincero y participativo para la promoción de la concertación política que preserve la paz y las garantías constitucionales en beneficio de la población venezolana".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "La situación en Venezuela es muy preocupante", escribió la mandataria de Chile, Michelle Bachelet, en Twitter.

"Condena"

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, escribió en su cuenta de Twitter que "en América Latina, debemos defender la convivencia democrática en nuestras sociedades".

Además, el canciller de Chile, Heraldo Muñoz, anunció que el gobierno de su país decidió "llamar de inmediato a informar" a su embajador en Venezuela, "sobre el agravamiento de la situación" en ese país.

El diplomático, Pedro Ramírez, llegará el viernes a Chile. "El llamado a informar es una expresión de máxima preocupación respecto a los hechos que ocurren en Venezuela", agregó Muñoz.

Por su parte, Canadá dijo, a través de un tuit en la cuenta de su Ministerio de Asuntos Exteriores, que estaba "profundamente preocupada" por la actuación del tribunal venezolano.

Además, el Departamento de Estado de EE.UU. difundió un comunicado en el que "condena" la decisión del TSJ.

"Esta ruptura de las normas democráticas y constitucionales daña en gran medida a las instituciones democráticas de Venezuela y niega al pueblo venezolano el derecho de moldear el futuro de su país a través de sus representantes electos. Lo consideramos un grave revés para la democracia en Venezuela", señala.

EE.UU. le pide al gobierno de Venezuela que "permita a la Asamblea Nacional democráticamente elegida desempeñar sus funciones constitucionales, celebrar elecciones lo antes posible e inmediatamente liberar a todos los presos políticos".

"El gobierno venezolano debe cumplir con los compromisos que asumió durante el proceso de diálogo de 2016 (...) y sus compromisos de la Carta Democrática Interamericana", agrega EE.UU.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Luis Almagro, el secretario general de la OEA, pidió como "urgente" la convocatoria de un Consejo Permanente del organismo.

Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo, escribió en su cuenta de Twitter que el organismo que dirige "apoya la #AsambleaNacional, único poder legitimado y denuncia el auto-golpe de Estado perpetrado por el régimen de #Venezuela".

Reunión urgente

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, también se pronunció ante la decisión del TSJ de Venezuela. El funcionario aseguró en un tuit que lo ocurrido es un "auto golpe" y pidió la "urgente" convocatoria de un Consejo Permanente del organismo, en el marco del artículo 20 de la Carta Democrática.

Dicho artículo establece que "el secretario general podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime convenientes".

El pasado 15 de marzo, Almagro propuso la suspensión de Venezuela del organismo regional si no se celebraban elecciones generales en el país en un plazo de 30 días.

Almagro y otros países miembros de la OEA critican la situación de derechos humanos en Venezuela, la existencia de "presos políticos" y el proceso de diálogo entre gobierno y oposición que comenzó a finales de octubre del año pasado y que está paralizado y sin resultados.

El gobierno de Nicolás Maduro acusa a Almagro de actuar al dictado de Estados Unidos y de "servir a los intereses del imperio y del capitalismo mundial en el continente".

Para que Venezuela sea suspendida del organismo, se requiere de dos tercios de los 34 miembros de la Asamblea General de la OEA.

Temas relacionados

Contenido relacionado