Lenín Moreno y Guillermo Lasso: entre dos candidatos presidenciales completamente opuestos, Ecuador decide si continuar o no con el legado de Rafael Correa

Los candidatos a la presidencia de Ecuador Guillermo Lasso y Lenín Moreno. Derechos de autor de la imagen AFP/Reuters
Image caption Este domingo 2 de abril, Ecuador elegirá en segunda vuelta a su próximo presidente.

No tienen nada en común en su vida política ni en su curriculum profesional, defienden dos modelos ideológicos opuestos, son tan diferentes que ni siquiera pudieron coincidir en un debate previo a la segunda vuelta electoral; ellos son Lenín Moreno y Guillermo Lasso y uno de ellos será el próximo presidente de Ecuador.

Moreno es el candidato del gobierno, fue vicepresidente de Rafael Correa y se destacó a nivel nacional e internacional por la creación de programas de atención a personas con discapacidad (él se desplaza en una silla de ruedas desde que recibió un disparo en un asalto casi 20 años atrás).

Lasso es un hombre de negocios exitoso que comenzó a trabajar a los 15 años en la Bolsa de Valores de Guayaquil y terminó como presidente ejecutivo de uno de los bancos más importantes del país; ha ocupado puestos políticos como el de gobernador, ministro de Economía y embajador itinerante (ésta es la segunda vez que se presenta a la presidencia).

El primero estuvo a punto de ganar en primera vuelta el pasado 17 de febrero y el segundo ha logrado sumar el apoyo de la mayoría de los partidos de la oposición al correísmo.

BBC Mundo les planteó a líderes de cada uno de los partidos que van a las urnas este 2 de abril que describan a sus candidatos y que -también- opinen sobre el candidato rival.

¿Quién es Moreno como candidato?

Derechos de autor de la imagen Matías Zibell / BBC Mundo
Image caption Lenín Moreno orientó su labor como vicepresidente a mejorar las condiciones de personas con discapacidad.

Fernando Cordero, hombre de Alianza País y expresidente de la Asamblea Nacional, destaca que Lenín Moreno es reconocido por ser el político que incorporó a las personas con discapacidad a prácticamente todas las actividades cotidianas y laborales, pero tiene además otras condiciones políticas.

"Lenín es mucho más amigable, es jovial, es tolerante. Rafael (Correa) es de esas personas que lo que dice hace, entonces se vuelve de esas personas que aparentemente pertenece a una política en donde no caben los acuerdos", dice Cordero y añade:

"Creo que ahí hay una diferencia de personalidad, porque el rumbo no va a modificarse con Lenín de una manera esencial, pero sí la forma de hacer política".

En esto coincide Santiago Basave, Coordinador de la maestría en Política Comparada de FLACSO Ecuador, quien dice que aunque en lo económico Moreno comparte con Correa una visión estatista de la economía -el estado como centro de la generación de riqueza, de trabajo- en lo político marca distancias con el presidente.

"Al menos de lo que se observa, Moreno surge como una persona mucho más tolerante al disenso, de lo que ha sido Correa, quien ha tenido un gobierno bastante difícil en términos de cómo se ha relacionado con la oposición".

Derechos de autor de la imagen Matías Zibell / BBC Mundo
Image caption Guillermo Lasso nunca ha ocupado un cargo político de elección popular pero se convirtió desde hace cinco años en el principal líder opositor al correísmo.

Para la experta en Comunicación Política Natali Becerra, presentar a Moreno como un hombre menos confrontador que el actual mandatario es una estrategia de Alianza País.

"Ciertamente desde el inicio de la campaña quedo súper clara la frase que hace poco Rafael Correa mencionó en un enlace ciudadano -'es hora de pasar del príncipe guerrero al rey sabio'-, de hecho hasta físicamente se presentó un Lenín más canoso y avejentado que nos permite de esa manera hacer la conexión incluso emocional con ese hombre respetable".

Para César Monge, presidente de CREO, el partido de Guillermo Lasso, más allá de sus estrategias políticas, Moreno no tiene la capacidad para enfrentar la crisis económica que enfrenta el país:

"Ha mostrado en la campaña una confusión profunda en conceptos y números que refleja un candidato con serios y preocupantes vacíos; creo que esa falta de capacidad se refleja en el hecho de que ha sido imposible tener un debate con él, cuando por parte de Guillermo (Lasso) siempre hubo la predisposición de debatir".

¿Quién es Lasso como candidato?

Derechos de autor de la imagen Matías Zibell / BBC Mundo
Image caption Aunque Lasso ha planteado varias promesas de campaña como la creación de un millón de empleos y el recorte de gastos públicos innecesarios, la palabra que mejor resume su propuesta es "cambio".

Por el contrario, para Monge, Guillermo Lasso es la persona más preparada para asumir la presidencia, "con una experiencia de vida especialmente ligada al tema productivo, al tema generación de empleo, y con una visión panorámica de los diferentes sectores del país" por sus años en el sector bancario.

Pedro Romero, director de la Maestría de Economía de la Universidad San Francisco de Quito, ubica el plan económico de Lasso en las antípodas de la idea estatista de Moreno, con una propuesta que consiste en crear mayores espacios para los agentes privados tanto en la producción como en los sectores sociales.

"De allí que en su plan se prevea reducir hasta 13 impuestos para disminuir la carga tributaria de un sector privado que se ha visto atacado y desincentivado en los últimos diez años cuando desde el sector público se quería hacer todo".

Para José Hidalgo, director general de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (CORDES), será difícil esperar de Lenín una corrección del manejo económico, "sobre todo en el tema fiscal que es en el cual el Ecuador está mostrando desequilibrios ya insostenibles".

"Lasso al menos muestra un compromiso mayor con tratar de ordenar las cuentas públicas, se ha escuchado en su discurso la intención primero de recortar el gasto público superfluo, aunque ha dejado claro que no piensa recortar el gasto público de educación, salud, seguridad", indica Hidalgo.

Derechos de autor de la imagen Matías Zibell / BBC Mundo
Image caption Moreno ha planteado continuar con los planes sociales de Correa e incluso ampliar algunos, como un programa de viviendas populares e incrementar el bono solidario a las familias de pocos recursos.

"Guillermo Lasso es un hombre de familia, emprendedor y trabajador que ha levantado sus empresas a base de esfuerzo y sacrificio, o esa es la imagen que nos ha presentado la actual campaña", señala Becerra.

La analista en Comunicación Política recuerda que la estrategia electoral del candidato opositor cometió algunos errores al inicio al querer demostrar una imagen poco creíble, "como cuando tomó una pezcuezuda (cerveza) a pico de botella en la calle".

Para el arquitecto Cordero, Lasso es "un banquero que estaba en los grupos de élite del país y de pronto tener que ir a los mercados y hacerse supuestamente cercano al sector popular es algo que no le queda tan bien".

Según el hombre de Alianza Paíz, Lasso habla del cambio pero en el fondo lo que está queriendo decir es retorno: "Volver a lo de siempre: llegar al poder en nombre de todos los ecuatorianos pero en beneficio de muy pocos".

¿Importa quién es quién?

Derechos de autor de la imagen Matías Zibell / BBC Mundo
Image caption Moreno se desplaza en silla de ruedas desde que un disparo durante un robo en 1998 le quitara la movilidad en las piernas.

Aunque Lasso y Moreno predican modelos diferentes, para el profesor Basabe la división que existe actualmente en el país no pasa por votar por a la izquierda o a la derecha:

"Pasa por mantener los diez años de gobierno del presidente Correa o buscar un cambio".

En esa búsqueda de cambio, Lasso ha podido sumar el apoyo político "de gente que ha dejado de lado la cuestión ideológica" agrega Basabe, como políticos de centroizquierda y hasta grupos indígenas enfrentados con el actual gobierno.

Sin embargo, el excanciller Francisco Carrión, considera que la mezcla de ideologías no comenzó en la oposición, sino en el mismo oficialismo:

"El gobierno de la Revolución Ciudadana (eslogan político del correísmo) se llamó un gobierno de izquierda y abrazó la doctrina del Socialismo del Siglo XXI y en la práctica terminó alternando políticas de izquierda y de derecha y finalmente generó una suerte de confusión".

Más allá de confusiones, este domingo llega con la única duda de si la voluntad de cambiar un sistema que lleva diez años en el poder logrará imponerse o, por el contrario, los ideales de cambio planteados por esa revolución ciudadana en 2006 siguen vigentes.

Derechos de autor de la imagen Matías Zibell / BBC Mundo
Image caption Lasso se ha comprometido a continuar con algunas de las medidas adoptadas por Rafael Correa como el bono solidario a las familias de pocos recursos y la salud gratuita.

Aunque algunos sectores de la oposición han planteado otra duda: la de las irregularidades en el proceso de votación.

En la primera vuelta, el Consejo Nacional Electoral (CNE) tardó 72 horas en dar los resultados oficiales.

En esta ocasión, con menos votos por contar (ya han sido elegidos asambleístas nacionales, provinciales y representantes al Parlamento Andino) los ecuatorianos esperan saber antes quién los gobernará por los próximos cuatro años.

Temas relacionados

Contenido relacionado