"Alteración inconstitucional del orden democrático" en Venezuela: la resolución de la OEA tras una turbulenta reunión que Bolivia acusó de "ilegal"

El embajador de Bolivia en la OEA, Diego Pary. Derechos de autor de la imagen OEA
Image caption Diego Pary, embajador de Bolivia que preside desde el sábado y por tres meses el Consejo Permanente de la OEA.

Entre acusaciones cruzadas, suspensiones e interrupciones múltiples, la Organización de Estados Americanos (OEA) tuvo este lunes una reunión turbulenta.

En sesión extraordinaria, el Consejo Permanente de la OEA aprobó una resolución en la que se denuncia que en Venezuela existe una "alteración inconstitucional del orden democrático".

El texto, aprobado por 17 de los 21 Estados presentes en la sala, insta al gobierno de Nicolás Maduro a "garantizar la separación e independencia" de poderes y exige que se restaure "la plena autoridad" de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

"Es un paso para recuperar el restablecimiento de la democracia en ese país", dijo el secretario general de la OEA, Luis Almagro, tras la aprobación de la resolución. "No se puede negar que existe una alteración del orden constitucional".

Maduro, no obstante, acusó a la OEA de haberse convertido en un "tribunal de inquisición" para perseguir a su país.

"Vade retro Satanás, va de retro OEA, vete de aquí OEA, saca tus manos inmundas llenas de sangre de la Venezuela y la patria bolivariana, repudiamos y rechazamos el golpe de Estado en la OEA", dijo Maduro en cadena de radio y televisión.

Derechos de autor de la imagen OEA
Image caption La sesión extraordinaria de la OEA de este lunes fue solicitada por 20 países.

El texto fue presentado por las delegaciones de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, EE.UU., Jamaica, México, Panamá, Paraguay y Perú, y sólo se abstuvieron de votar República Dominicana, Bahamas, Belice y El Salvador.

En el momento del debate de la resolución no estuvieron presentes los embajadores de Bolivia, Venezuela y Nicaragua, que abandonaron la sesión por considerarla "ilegal".

Y es que en la mañana de este lunes la había suspendido Diego Pary, embajador de Bolivia que preside desde el sábado y por tres meses el Consejo Permanente de la OEA.

Pero la reunión se realizó igual.

Derechos de autor de la imagen Palacio de Miraflores vía Reuters
Image caption "Llamo al pueblo de Venezuela para que rechacemos esas políticas intervencionista", dijo el presidente Nicolás Maduro, sobre la resolución de la OEA.

Idas y vueltas

El viernes, por solicitud de 20 de sus países miembros, la OEA convocó a una reunión extraordinaria en la sede en Washington D.C. sobre "los recientes eventos" Venezuela.

Dos días antes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela había emitido una sentencia advirtiendo que, mientras la Asamblea Nacional se mantuviera "en desacato", la máxima corte asumiría las funciones legislativas.

Si bien el sábado el TSJ suprimió algunos aspectos de las dos polémicas sentencias que esta semana provocaron la condena de varios sectores de la sociedad venezolana y de la comunidad internacional, la reunión de la OEA siguió en pie.

Derechos de autor de la imagen Juan Manuel Herrera/OEA
Image caption Ante la ausencia del presidente (Bolivia) y el vicepresidente (Haití), el embajador de Honduras en la OEA, Leónidas Rosa Bautista, presidió la reunión.

Y aunque en su primer día como presidente del Consejo Permanente del organismo, Pary anunció la suspensión de la reunión, al final tuvo lugar.

La decisión del embajador de Bolivia, aliado del gobierno de Venezuela, fue calificada de "unilateral" y de "un abuso que no se había visto nunca en esta casa", por parte del embajador mexicano en la OEA, Luis Alfonso de Alba.

No obstante, la reunión se llevó a cabo horas después.

Según el asesor jurídico de la OEA, Jean Michel Arrighi, la sesión pudo realizarse porque había quórum, es decir, estaban presentes un tercio de los 35 Estados miembros (al menos 12).

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "Es un paso para recuperar el restablecimiento de la democracia en ese país", dijo el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Además, al no estar el presidente (Bolivia) ni el vicepresidente (Haití), agregó Arrighi, le correspondía presidirla al embajador titular con más antigüedad en la organización, en este caso, el representante de Honduras, Leónidas Rosa Bautista.

"Groseramente interrumpida"

Le reunión recién había comenzado y hablaba la canciller argentina, Susana Malcorra, cuando Pary la interrumpió.

El representante boliviano lamentó que "un país amigo" (Honduras) asumiera "de manera golpista" e "ilegal" la presidencia del Consejo, facultad que le habían "usurpado".

Luego de la intervención, Pary abandonó la sala visiblemente enojado, según informó la agencia de noticias EFE.

Más adelante en la reunión, Jennifer May Loten, embajadora de Canadá en la OEA, se solidarizó con Malcorra por haber sido "groseramente interrumpida".

Finalmente la resolución, el texto más duro de la OEA contra Maduro, no se sometió a votación, sino que se aprobó "por mayoría" de los Estados presentes, según declaró Bautista.

Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption El presidente de Bolivia, Evo Morales, se pronunció en Twitter sobre la sesión de la OEA.

Según tuiteó Almagro: "Venezuela ha tenido más oportunidades que ningún otro país al que se haya aplicado la Carta Democrática".

El enojo de Bolivia y Venezuela

"De nuevo OEA convertida en Ministerio de Colonias. Se produce un golpe institucional al impedir el ejercicio de la presidencia de Bolivia", tuiteó el presidente de Bolivia, Evo Morales.

Su par venezolano, Maduro, dijo también: "Es un comunicado insulso inoperativo que lo que sí tiene un efecto en Venezuela es una gran indignación y un gran rechazo, yo llamo al pueblo de Venezuela para que rechacemos esas políticas intervencionista".

Antes, la Cancillería había informado en un comunicado: "La República Bolivariana de Venezuela denuncia responsablemente ante la comunidad internacional un hecho sin precedentes dirigido a la destrucción de la Organización de los Estados Americanos".

Según el Ministerio de Exteriores, un grupo de gobiernos "en complicidad" con la Secretaría General de la OEA, "tomaron" la presidencia del Consejo Permanente para "imponer a la organización y a los demás estados miembros su propia agenda ilícita".

Temas relacionados

Contenido relacionado