"El asesinato de Miroslava Breach me hizo ver lo peligroso que es esto": el diario mexicano que dejará de imprimirse por los riesgos que enfrentan los periodistas

Protesta tras la muerte de la periodista mexicana Miroslava Breach en el estado de Chihuahua. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El 25 de marzo decenas de periodistas protestaron tras la muerte de Breach en Ciudad de México.

Luego de 27 años trabajando como editor para el diario mexicano Norte de Ciudad Juárez, Óscar Cantú decidió que lo mejor para todos era poner fin a su publicación impresa.

Cantú tomó la decisión días después del asesinato de la periodista Miroslava Breach, quien fue abaleada el 23 de marzo cuando llevaba a su hijo a la escuela en Chihuahua, en el norte del país.

""El asesinato de Miroslava Breach me hizo ver lo peligroso que es esto", le dijo este lunes a la BBC el también fundador del periódico.

Breach fue directora editorial de El Norte de Ciudad Juárez, era corresponsal del diario capitalino La Jornada y colaboraba con el periódico El Norte de Chihuahua.

La reportera había salido de su casa para dejar a su hijo de 10 años en el colegio y a eso de las 10:00 hora local, relató Cantú, fue atacada.

"Le dispararon ocho veces con mucha saña. Es muy desafortunado porque su hijo estaba a su lado en el automóvil", dijo.

El editor la describió como una periodista "honorable y muy respetada, que vivía de acuerdo a sus principios".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El cierre de la edición impresa del diario se hizo como una forma de protesta, dijo su fundador.

Durante el mes de marzo, tres periodistas fueron asesinados en diferentes estados de México.

Desde diciembre de 2012, cuando comenzó el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, han sido asesinados 106 periodistas en el país, según datos de la organización Artículo 19.

Es por ello, le contó Cantú a la BBC, que decidió sentar una posición con el cierre del periódico en su edición impresa.

Acto de protesta

"Estoy protestando con el silencio" argumentó el empresario editorial.

Cantú aseguró que no valía la pena arriesgar las vidas de los periodistas del diario por reportajes sobre los que "no se ha hecho justicia".

La propia Miroslava Breach era conocida por sus colegas, activistas y hasta políticos de oposición como una periodista incómoda para el gobierno y los grupos de poder.

Había informado ampliamente sobre los presuntos vínculos entre el crimen organizado y los políticos en el estado de Chihuahua tanto para Norte de Ciudad Juárez como para La Jornada.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Breach era conocida por sus colegas, activistas y políticos como una periodista incómoda para el gobierno y los grupos de poder.

Por el tipo de periodismo que hacía, dijo Cantú, se enfrentaba a riesgos de alto nivel.

"Quizá con el silencio podremos sentar una posición y así atraer la atención de los gobiernos a nuestra ciudad", agregó.

Aunque dijo desconocer quién está detrás del asesinato de la periodista, habló sobre la nota que fue dejada en el automóvil de Breach después del crimen.

"El mensaje decía que ese tipo de cosas les pasaban a los que hablan demasiado y se meten en cosas que no deberían".

Sobre la pregunta sobre si el cierre del diario impreso más bien le facilita el camino a los grupos criminales en la región, Cantú respondió: "Aparentemente, están ganando ya. Aparentemente están gobernando ciertas partes de nuestro estado y ciertas regiones de nuestro país.

El mes pasado, el gobernador del estado de Chihuahua dijo que su gobierno no tenía los medios para hacer frente al crimen organizado y solicitó recursos federales para ayudar a la policía local a luchar contra los cárteles de droga.

Temas relacionados

Contenido relacionado