El arresto en Italia de Tomás Yarrington, el exgobernador mexicano que evadió a la justicia cinco años

Tomás Yarrington Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption A Tomás Yarrington las autoridades mexicanas lo buscaban desde hace cinco años.

Tomás Yarrington cayó en una tranquila noche de primavera en Italia.

Uno de los tres exgobernadores de México que estaba prófugo de la justicia caminaba por las inmediaciones de la piazza del Duomo, en el centro histórico de Florencia, cuando un grupo de agentes vestidos de civil y otros policías lo rodearon.

Uno de ellos le dio la mano y luego lo escoltaron. En las imágenes que difundió la televisión italiana se ve cómo lo llevan por una calle estrecha y luego lo suben a un coche de policía. Se espera que en los próximos días llegue a México.

A Yarrington, de 60 años, las autoridades mexicanas lo buscaban desde hace cinco años pero lo empezaron a buscar en serio en diciembre cuando la justicia ofreció una recompensa de US$800.000 por información. El círculo se estrechó y lo capturaron.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En 2001, junto al entonces gobernador de Texas, Rick Perry. Estados Unidos considera que el vínculo entre Yarrington y los cárteles comenzó en 1998.

Gobernó entre 1999 y 2005 el norteño estado de Tamaulipas -fronterizo con Estados Unidos-, uno de los estados más delicados de México, plaza disputada por los cárteles para el tráfico de drogas al país vecino.

Al exmiembro del oficialista Partido de la Revolución Institucional (PRI), el mismo del presidente Enrique Peña Nieto, se lo acusa de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero), entre otros.

En Estados Unidos Yarrington está requerido por cargos de tráfico de drogas, fraude bancario, extorsión, lavado de dinero y colaboración con cárteles de droga. La justicia en Texas lo acusó de recibir millones de dólares en sobornos del cártel del Goldo y otros narcotraficantes.

Estados Unidos considera que el vínculo entre Yarrington y los cárteles comenzó en 1998 cuando era alcalde de Matamoros.

La Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) aseguró que su detención se logró gracias a la colaboración con las autoridades italianas y la existencia de la "ficha roja" (orden de detención) que México había pedido a Interpol.

El PRI, que suspendió a Yarrington en 2012, emitió un comunicado en el que pidió que "se sancione ejemplarmente al ex funcionario". Pero para el oficialismo los problemas no se acaban con la captura de Yarrington.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Yarrington es uno de varios exgobernadores del PRI buscados por la justicia o involucrados en escándalos.

Otros dos exgobernadores del PRI están prófugos de la justicia. Javier Duarte dejó su cargo al frente de Veracruz en octubre asediado por los escándalos y las acusaciones de lavado de dinero. Y en marzo la justicia emitió una orden de arresto contra César Duarte, exgobernador de Chihuahua, a quien se lo acusa de malversación.

A ellos el presidente Peña Nieto solía presentarlos como "el nuevo" PRI.

Temas relacionados

Contenido relacionado