El infierno de la prensa en México: asesinan de 15 balazos a Maximino Rodríguez, el cuarto periodista en un mes y medio

La escena del crimen. Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El cuerpo del periodista, de 73 años, quedó en el interior del automóvil y su esposa resultó ilesa.

México es un infierno para los periodistas locales. Y el último mes y medio lo ha vuelto a evidenciar.

Este viernes fue asesinado Maximino Rodríguez Palacios, el cuarto reportero en las últimas semanas. Otros dos fueron baleados en ese mismo período. Y nadie puede asegurar que la carnicería vaya a detenerse.

No hay ninguna conexión entre los casos salvo la de que eran periodistas haciendo su trabajo e incomodando a algunos. Y en México eso es suficiente para que les cueste la vida.

Las autoridades ni los mecanismos pensados para protegerlos son capaces de evitar el baño de sangre. Y es por ello que México es el tercer país donde más periodistas son asesinados: 103 desde 2000. Sólo Siria y Afganistán son más peligrosos para la prensa.

A Rodríguez, reportero del Colectivo Pericú, lo mataron al mediodía de este viernes fuera de una tienda en la ciudad de La Paz, en el estado de Baja California Sur.

Cuando aparcó su automóvil en una zona especial pues venía con su esposa, quien usa silla de ruedas, desde un vehículo llegó una ráfaga de balas, 15 según medios locales.

Derechos de autor de la imagen Colectivo Pericú
Image caption Rodríguez (izq) cubría noticias policiales y de seguridad para el sitio web Colectivo Pericú, en el estado de Baja California Sur.

El cuerpo del periodista, de 73 años, quedó en el interior del automóvil y su esposa resultó ilesa.

El ataque fue "al parecer con rifles de alto poder", informó el Colectivo Pericú en su sitio web, donde Rodríguez cubría noticias policiales y de seguridad.

"Exigimos a las autoridades su aplicación en la aclaración de este y muchos otros crímenes que siguen impunes y han dejado a familias destrozadas por el dolor", aseguró el medio.

Por el momento las autoridades no se han pronunciado sobre el ataque.

Estado de indefensión

En marzo tres periodistas fueron asesinados, un escolta falleció tras recibir un disparo mientras protegía a un reportero y un diario cerró ante el clima de violencia contra sus periodistas.

El caso más sonado fue el de Miroslava Breach, abatida al salir de su casa en Chihuahua, en el norte del país.

La periodista de 54 años se encontraba en su auto preparándose para llevar a uno de sus hijos a la escuela cuando le dispararon ocho veces. Su hijo, que estaba en el vehículo, resultó ileso.

Breach era corresponsal del diario capitalino La Jornada, colaboraba con el periódico El Norte de Chihuahua y fue directora editorial de El Norte de Ciudad Juárez.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Decenas de mexicanos protestaron en la capital tras el asesinato de la periodista Miroslava Breach en marzo.

Tras su asesinato El Norte de Ciudad Juárez decidió cerrar. "Las adversas condiciones en que se desarrolla el ejercicio del periodismo actualmente (...) las agresiones mortales, así como la impunidad contra los periodistas" son las principales causas que motivaron la decisión.

"No existen las garantías ni la libertad para ejercer periodismo crítico", señaló el periódico en su último editorial.

También fueron asesinados Cecilio Pineda en Guerrero, en el sur de México, y Ricardo Monluí Cabrera en Veracruz, en el sureste del país.

Pineda era reportero independiente en Ciudad Altamirano, una zona violenta y pobre del estado, mientras que Monluí dirigía el diario El Político.

En la última década entre tres y diez periodistas fueron asesinados en el país cada año. Pero en 2016 se dio un récord con 11 reporteros, de acuerdo a la organización Artículo 19.

La mitad de las agresiones a la prensa, según Artículo 19, proceden de funcionarios públicos y el 99,75% de los casos quedan sin resolverse.

Desde 2012 existe en el país un Mecanismo de Protección a Periodistas donde más de 220 periodistas reciben medidas de seguridad tras haber sido amenazados.

El sistema ha sido criticado por no lograr evitar ataques, el gobierno admite que es necesario reforzarlo y organizaciones han urgido a las autoridades a hacerlo más eficiente.

Los periodistas mexicanos viven en estado de indefensión. La muerte de Rodríguez es un recordatorio más.

Temas relacionados

Contenido relacionado