Muere Agustín Edwards, el poderoso dueño del imperio mediático de "El Mercurio" a quien acusan de ayudar a gestionar el golpe de Estado de Pinochet en Chile

Agustín Edwards Derechos de autor de la imagen La Tercera
Image caption Edwards murió a los 89 años.

Al dueño del principal y más antiguo periódico de Chile, El Mercurio, no le gustaban las entrevistas y era reacio a las apariciones públicas.

Agustín Edwards Eastman falleció el lunes, a los 89 años, por "complicaciones severas" de una operación quirúrgica, según publicó El Mercurio.

Edwards era heredero de una de las familias empresariales más tradicionales del país, que llegó a ser dueña de un portafolio que incluía bancos, empresas de seguros, de transporte y retail.

"Fue un pionero en la industria de los medios y artífice de la trayectoria de El Mercurio como una de las empresas periodísticas más relevantes e influyentes, tanto a nivel nacional como internacional", aseguró Ricardo Mewes, presidente de la Cámara Nacional del Comercio, a los medios locales.

El empresario presidió la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y el Grupo de Diarios de América (GDA), "del cual fue uno de los principales inspiradores y fundadores", según El Mercurio.

Actualmente el conglomerado de los Edwards incluye los diarios El Mercurio, La Segunda y Las Últimas Noticias, además de una serie de diarios de circulación regional.

Image caption Así despidió a su dueño y presidente "El Mercurio".

Controvertido

Edwards generaba controversia en Chile ya que organizaciones de Derechos Humanos y líderes políticos lo acusan de haber sido un aliado del gobierno militar, liderado por Augusto Pinochet entre 1973 y 1990, a través de sus publicaciones.

Además, documentos desclasificados del gobierno de EE.UU. aseguran que Edwards sostuvo varias reuniones con miembros del gobierno de Richard Nixon durante su autoexilio en EE.UU., mientras gobernaba el socialista Salvador Allende en Chile. Estas se señalan como decisivas para el apoyo que le dio la CIA al golpe de Estado.

"Siniestro Agustín Edwards, conspirador, sedicioso cobarde, financiado con plata de la CIA, propició y avaló el exterminio a través de sus diarios", señaló Carmen Hertz, abogada de Derechos Humanos y cuyo marido fue desaparecido durante el gobierno militar, a través de Twitter.

En 2015 el Colegio de Periodistas de Chile lo expulsó de sus filas por presuntamente haber recibido dinero de la CIA para una campaña de desprestigio contra el gobierno del entonces presidente Salvador Allende.

Edwards siempre negó dichos vínculos.

Temas relacionados

Contenido relacionado