Maletas con dinero, chips y una grabadora escondida: en qué consiste el caso que pone en aprietos a Michel Temer, el presidente de Brasil

Michel Temer en Brasilia, Brasil. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Temer ayudó a acusar a Dilma Rousseff antes de reemplazarla como presidenta en 2016.

Pese a la grave acusación que lo acorrala, Michel Temer, el presidente de Brasil, se mantiene firme. "No renunciaré", dijo este jueves en un mensaje televisado desde el Palacio de Planalto.

El periódico brasileño O Globo publicó la transcripción -y más tarde este jueves el audio -de una conversación en la que Temer supuestamente pide pagos para silenciar a Eduardo Cunha, un testigo clave en el caso Lava Jato.

Un día después de que se difundiera esta información, el Tribunal Supremo de Brasil autorizó investigarlo por obstruir la justicia.

Pero en su mensaje oficial, transmitido unas horas después de que se conociera esta decisión, Temer negó haber cometido tal delito.

"En ningún momento autoricé que pagasen a nadie para que se quede callado, no compré el silencio de nadie ", afirmó el presidente.

"La investigación solicitada por el Tribunal Supremo será el territorio en el que surgirán todas las explicaciones. Y en el Supremo, demostraré no tener ninguna implicación con esos hechos", dijo.

"No renunciaré. Repito. No renunciaré y exijo un esclarecimiento pleno de todo", afirmó Temer.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Michel Temer durante la conferencia en Planalto en la que negó las acusaciones de O Globo.

Varios sectores de la oposición, al conocer la denuncia de O Globo, pidieron que dejara la presidencia.

¿Cómo surgió esta acusación que lo ha puesto al borde de perder el cargo?

Testigo clave

El supuesto diálogo comprometedor difundido por O Globo ocurrió entre Temer y el empresario Joesley Batista, quien dirige la compañía JBS, implicada en el escándalo de la carne adulterada brasileña, conocida como "Carne Fraca" ("carne débil").

Según O Globo, Temer se reunió con Batista el 7 de marzo y el empresario le contó que le estaba pagando a Cunha unos "dos millones de reales (US$578.000)" para que mantuviera su silencio en el caso de corrupción Lava Jato.

"Hay que mantener eso", habría sido la repuesta del mandatario, según el diario brasileño.

Cunha, expresidente de la cámara baja del Congreso brasileño, que aprobó el impeachment contra la expresidenta Dilma Rousseff, está ahora encarcelado.

Fue sentenciado en marzo de 2017 a 15 años de prisión por corrupción, lavado de dinero y evasión de impuestos.

Se le considera un testigo clave en el caso de corrupción Lava Jato, que involucra a varios empresarios y políticos de Brasil.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Michel Temer (izquierda) con Eduardo Cunha en noviembre de 2015.

Temer negó los reportes que afirman que lo había sobornado.

El Palacio de Planalto confirmó que Temer y Batista se reunieron en marzo, pero que "no hubo nada en el diálogo que comprometa la conducta del presidente".

"Existe el relato de un empresario que, por tener relaciones con un ex diputado, ayudaba a la familia de este. Pero yo no pedí que esto ocurra. Yo solo tuve conocimiento de ese hecho en esa conversación con el empresario", explicó Temer en su mensaje televisado.

¿Cómo se grabó la conversación?

De acuerdo con O Globo, Batista llevó una grabadora escondida a la reunión con Temer y registró la conversación con conocimiento de la Policía Federal y de la Procuraduría General de la República (PGR) de Brasil.

La grabación fue presentada a las autoridades como parte de una negociación de colaboración con la justiciao "delación premiada", entre fiscales y Joesley y su hermano, Wesley Batista.

Joesley fue a testificar a la fiscalía entre abril y mayo, según O Globo.

Para evitar filtraciones de información, este conducía su propio coche hasta el estacionamiento del lugar y subía a la sala de testimonios sin ser identificado, informa el mismo medio.

Derechos de autor de la imagen AFP / Getty Images
Image caption Aécio Neves también está implicado en las grabaciones de Batista.

O Globo no ha dicho cómo consiguió la grabación realizada por Batista ni qué cosa habrían querido este y Temer que Cunha calle.

¿Quiénes son los otros implicados?

El presidente Temer no es el único que habría sido grabado cometiendo actos irregulares.

Según O Globo, el senador Aécio Neves -candidato a la presidencia en 2014-, habría sido grabado pidiendo 2 millones de reales (más de US$590.000) a Batista, para pagar gastos de su defensa en el caso Lava Jato.

El dinero habría sido entregado a un primo de Neves, en un acto también registrado en video.

El Tribunal Supremo separó a Aécio Neves del Senado y le prohibió salir del país.

Según la nota divulgada por sus asesores, el senador está "absolutamente tranquilo en cuanto a la corrección de todos sus actos".

"En lo que se refiere a la relación con el señor Joesley Batista, esta era estrictamente personal, sin ninguna implicación con el sector público. El senador aguarda tener acceso al conjunto de la información para dar todas las aclaraciones necesarias", dice el mensaje.

Además de Neves, el diputado Rodrigo Rocha Loures también fue alejado de su cargo por el Tribunal Supremo. Rocha Loures habría sido filmado recibiendo una maleta con 500.000 reales (más de US$148.000), de manos de un emisario de Batista.

O Globo informó que las grabaciones de la entrega de las maletas fueron realizadas por la Policía Federal y que estas llevaban chips para poder rastrear el camino que siguiera el dinero.

¿Qué podría pasar?

En caso de que el contenido de la grabación sea confirmado, Temer puede ser acusado de obstrucción de la justicia en pleno ejercicio de su mandato, lo que podría comprometer su permanencia en el cargo.

Temer ha negado tajantemente que va a renunciar, pero si lo hiciera, la Constitución ordena que el presidente de la Cámara de Diputados (actualmente Rodrigo Maia), asuma la presidencia de forma interina y convoque a elecciones indirectas en 30 días.

En ese caso, el Congreso -no el pueblo- elegiría al nuevo presidente, pues ya transcurrió la mitad del mandato presidencial de cuatro años, que acaba en 2018.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Michel Temer y Dilma Rousseff fueron compañeros de fórmula presidencial en 2010 y 2014.

Otro camino es que el Tribunal Superior Electoral (TSE) anule la candidatura de Dilma Rousseff y Michel Temer, dupla vencedora de las elecciones de 2014, y por lo tanto, la presidencia de este último.

El TSE investiga la supuesta financiación ilegal de la campaña presidencial de Rousseff en 2014 en la que, al igual que en 2010, Temer fue su compañero de fórmula, para ocupar el cargo de vicepresidente.

Si se confirman las denuncias de O Globo, Temer quedaría debilitado políticamente y eso podría influir en la decisión de los siete miembros del TSE.

Si el TSE determina que la elección de 2014 fue ilegal y que el derecho al voto del elector fue violado, habría que convocar nuevas elecciones directas, sin necesidad de aprobación del Congreso.

En el caso de que se compruebe que él alentó a Batista a comprar el silencio de Cunha, la Cámara de Diputados tendría que autorizar al Senado a abrir un proceso de impeachment o juicio político, o el Tribunal Supremo podría iniciar un proceso por crimen común.

¿Qué efectos ha tenido la noticia?

El contenido de las grabaciones, cuya autenticidad aún no ha sido comprobada, es tan grave que los efectos de la noticia se sintieron rápidamente en el país, según la corresponsal de la BBC en Brasil, Julia Carneiro.

"Cualquiera que sea el resultado, esta acusación cambia el juego para Temer. Por primera vez, estaría directamente implicado en el caso de corrupción masiva conocido como Lava Jato", explica.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Manifestantes protestaron en Sao Paulo con pancartas que dicen "Fuera Temer".

En pocas horas, miembros de la oposición pidieron elecciones rápidas y presentaron al menos dos solicitudes oficiales de impeachment contra él.

Manifestantes salieron a las calles de Sao Paulo y Brasilia para pedir que el mandatario dimita.

También hubo fuertes protestas en ciudades como Río de Janeiro, Salvador y Recife.

En las redes sociales, los brasileños se están preguntando qué pasará ahora, mientras que los comentaristas políticos se han referido al hecho como un "punto de no retorno", informa Carneiro.

Temer, exprofesor de derecho, es ya bastante impopular en Brasil.

Desempeñó un papel clave en el proceso de impeachment contra su predecesora, Dilma Rousseff, en 2016. Como vicepresidente, la reemplazó después de que la destituyeron por supuestamente tomar préstamos de bancos estatales sin consultar al Congreso para tapar huecos en las cuentas públicas.

Temas relacionados

Contenido relacionado