Las "históricas" primeras fotos de la entrega de armas de las FARC no son la imagen cargada de simbolismo que muchos en Colombia esperaban

Capitán Jorge Vélez, miembro de las Fuerzas Armadas de Argentina y de la misión de Observadores de la ONU. Derechos de autor de la imagen Misión ONU Colombia
Image caption El capitán Jorge Vélez, de las Fuerzas Armadas de Argentina, que forma parte de la misión de observadores de la ONU, revisó las armas antes de colocarlas en un contenedor.

Un observador de la misión de Naciones Unidas en Colombia toma un rifle, lee un número pegado en una etiqueta sobre el arma, confirma que está descargada y la mete en un estante dentro de un contenedor blanco, con las siglas de la ONU pintadas en ambos lados en color negro.

No es exactamente la imagen que muchos colombianos pedían, la de los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) entregando sus fusiles a la ONU. Eso ocurrió, y todavía está ocurriendo, pero no se vio.

Sin embargo, la del observador de la ONU es una primera imagen de algo que por ahora sólo se conocía por palabras.

Y el presidente Juan Manuel Santos la calificó de histórica. "Es algo que el país hace unos años nunca hubiese creído que era posible, y fue posible gracias al empeño de muchísima gente, de ambas partes y de la gente que ayudo en este difícil proceso".

Derechos de autor de la imagen FARC
Image caption En el evento estuvieron Jean Arnault (izq.), jefe de la misión de la ONU, y el general argentino Javier Pérez Aquino, jefe de observadores de la misión.
Derechos de autor de la imagen Misión ONU Colombia
Image caption En decenas de contenedores como este, ubicados en las 26 zonas en que están los guerrilleros de las FARC, se almacenan las armas que luego serán destruidas.

En un acuerdo entre ese grupo insurgente, el gobierno y la ONU, lo que se mostró este martes es, por ahora, lo que se pudo ver, aunque las FARC dicen haber registrado todo el proceso y que en algún momento, tal vez, difundirán esas imágenes.

El desarme de la guerrilla es parte del acuerdo de paz alcanzado en noviembre de 2016, para poner fin a 52 años de un conflicto interno que dejó más de 220.000 muertos y millones de otras víctimas.

Las armas que se vieron este martes, fusiles, pistolas, lanzagranadas, en la ceremonia que tuvo lugar en la zona veredal transitoria de normalización de La Elvira (uno de los 26 puntos en todo el país en los que las FARC están completando su proceso de dejación de armas y comenzando su reincorporación a la vida civil), en el departamento del Cauca, son parte de las 7.132 que la ONU registró en manos de los alrededor de 7.000 guerrilleros que se encuentran en las zonas.

Derechos de autor de la imagen Misión ONU Colombia
Image caption Las armas entregadas por las FARC se convertirán en tres monumentos que se instalarán en Colombia, La Habana (Cuba) y Nueva York (EE.UU.).
Derechos de autor de la imagen FARC

Este miércoles, la misión de la ONU informó que recibieron el 40% de las más de 7.000 armas registradas, en vez del 60%, como se había anunciado el lunes.

La totalidad de las armas deberá ser entregada a la ONU el 20 de junio.

No son todas las armas de las FARC, sin embargo. Faltan las que están en manos de los milicianos (miembros de las FARC que operaban en ámbitos civiles y cuyas armas no se cuentan entre las 7.000), aunque se espera que para el martes unos 2.800 de ellos (cifra estimada por el gobierno) ya estén en las zonas y hayan dejado sus armas. En todo caso, las FARC dijeron recientemente que son pocas las armas en manos de los milicianos.

Derechos de autor de la imagen Misión ONU Colombia
Image caption Este es el certificado que reciben los guerrilleros que han entregado sus armas y que los acredita para iniciar su camino de reincorporación a la vida civil.

Más complejo será ubicar, vaciar y desactivar las armas de unas 900 caletas (escondites) de las FARC repartidas por todo el país. El cronograma acordado es de algo menos de tres meses, pero es posible que deba extenderse.

Por lo pronto, los colombianos pudieron ver una primera imagen de lo que por mucho tiempo creían imposible: armas de la guerrilla cedidas voluntariamente para ser destruidas.

Luego, serán convertidas en tres monumentos que se colocarán en Colombia, La Habana (donde por más de cuatro años se negoció la paz) y Nueva York (donde está la sede de la ONU), tal como acordaron gobierno y FARC.

Temas relacionados

Contenido relacionado