Hallan los restos carbonizados de Salvador Adame, el séptimo periodista en México en ser asesinado este año

Salvador Adame Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption De acuerdo a las autoridades, el periodista murió a manos de un grupo criminal.

Salvador Adame, encontrado sin vida en un lugar conocido como Barranca del Diablo, se convirtió en el séptimo periodista en México en ser asesinado este año.

Adame fue secuestrado por un grupo armado el 18 de mayo y este lunes la fiscalía del estado de Michoacán, uno de los más violentos del país, informó que los restos carbonizados hallados el 14 de junio corresponden al director de Canal 6TV, de la ciudad de Nueva Italia.

Tras el hallazgo, se realizaron pruebas de ADN cuyos resultados determinaron que se trataba de Adame.

De acuerdo a las autoridades, el periodista murió a manos de un grupo criminal. El fiscal Martín Godoy señaló que, según la declaración de un detenido, el asesinato se habría ocasionado por un problema personal.

Sin embargo, su esposa comentó a principios de mes que su desaparición estaba vinculada con su labor.

"Estamos plenamente convencidos de que es respecto al trabajo periodístico de mi esposo", afirmó Frida Urtiz, "puesto que su línea era crítica política y social, era la línea que él seguía".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La esposa de Adame había comentado a principios de mes que su desaparición estaba vinculada con su trabajo.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés) había recogido testimonios de colegas de Adame que aseguraron que era crítico del gobierno municipal.

En abril del año pasado la policía había detenido al periodista y a Urtiz, copropietaria del canal, mientras cubrían una protesta ante el gobierno local.

Su secuestro se dio apenas tres días después del asesinato de Javier Valdez, el periodista de más renombre del país en perder la vida.

Desde 2000 han sido asesinados 106 periodistas en México, considerado por organizaciones internacionales el tercer país más peligroso para ejercer la profesión, sólo por detrás de Siria y Afganistán, dos países en guerra.

Durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto 33 periodistas han sido asesinados, que se suman a los 73 crímenes durante las dos administraciones anteriores.

La inmensa mayoría queda impune.

La organización Artículo 19 estableció que de las casi 800 denuncias por agresiones que se han presentado, en sólo tres hubo castigo a los responsables.

Desde 2012 existe en el país un Mecanismo de Protección a Periodistas donde más de 220 periodistas reciben medidas de seguridad tras haber sido amenazados.

El sistema ha sido criticado por no lograr evitar ataques, el gobierno admite que es necesario reforzarlo y organizaciones han urgido a las autoridades a hacerlo más eficiente.

Temas relacionados

Contenido relacionado