¿Está Argentina ocupando el vacío que dejó Brasil en la escena internacional en medio de su profunda crisis política?

Temer mirando una silla vacía Derechos de autor de la imagen EVARISTO SA
Image caption ¿Está Argentina ocupando en el ámbito internacional el vacío dejado por Brasil tras el estallido de la crisis política?

Argentina ha vuelto a entrar en las giras internacionales de los mandatarios extranjeros.

Desde que Mauricio Macri llegó al gobierno en diciembre de 2015, el país sudamericano ha recibido al menos una visita oficial al mes de jefes de Estado o líderes de organismos internacionales.

La lista incluye a gobernantes de Estados Unidos (en aquella época, Barack Obama), Italia, Japón y Alemania. Países que no pasaron por Brasil en sus recientes viajes por América del Sur.

La Casa Blanca informó la semana pasada que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, visitará Colombia, Argentina, Chile y Panamá. Brasil no fue mencionado en el comunicado de prensa.

Al mismo tiempo, Macri ha participado en eventos internacionales a los que Argentina no solía acudir, como el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

También ha realizado viajes frecuentes a destinos como el Vaticano (donde ha estado dos veces con el Papa Francisco), Estados Unidos y China. Así como a naciones vecinas como Chile, donde estuvo hace poco.

Derechos de autor de la imagen World Economic Forum
Image caption Argentina ha vuelto a participar en eventos internacionales como el Foro Económico Mundial de Davos.

Para completar la apertura argentina al exterior, Buenos Aires será este año sede de la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y, en 2018 del encuentro de los países del G20.

El país incluso preside ahora el organismo internacional de combate el lavado de dinero, Gafi (Grupo de Acción Financiera Internacional), que entre 2011 y 2014 reprendió al gobierno argentino por "deficiencias" en esa área.

Todos estos hechos han generado debates sobre si Argentina está llenando un posible vacíodejado por Brasil en la política internacional.

Pero también ha creado en el país expectativas sobre si este "regreso a la escena internacional", como lo llaman los especialistas, tendrá efectos prácticos en la economía y para la población.

El factor novedoso

Argentina se ha convertido en una "novedad" que está, como mínimo, despertando la curiosidad de líderes mundiales, según los analistas consultados por BBC Brasil.

"Ahora mismo, está ocurriendo aquí lo que ocurría cuando Lula era presidente (de Brasil). Él era un sindicalista que llegaba a la presidencia y se convirtió en una novedad que otros líderes e inversores querían ver y entender de cerca", aseguró el consultor y experto en ciencias políticas argentino Sergio Berensztein.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Argentina recibe visitas oficiales internacionales con frecuencia desde la llegada de Macri al poder.

"Lo mismo sucede con Macri, pese a ser pro mercado y tener una trayectoria muy diferente a la de Lula", añadió.

Con Brasil inmerso en una crisis, varios líderes internacionales han dejado de incluir a Brasilia en sus visitas al continente. Algo que los diplomáticos brasileños consultados por BBC Brasil calificaron de "previsible".

"Naturalmente, es complicado porque Brasil vive una crisis política y económica inédita y la impresión que tenemos es de que algunos mandatarios esperan que esa etapa pase(para volver a viajar al país)", afirmó uno de ellos, que pidieron mantener el anonimato.

Para el exembajador argentino en Brasil Juan Pablo Lohlé, del Centro de Estudios Políticos Estratégicos Internacionales (Cepei), la llegada de Macri representó, a su vez, un "cambio político-ideológico en la política exterior" del país.

Argentina pasó "del nacionalismo subregional expresado en el kirchnerismo a una visión global-liberal", dijo.

Lohlé cree que el hecho de que Brasil esté en una situación política delicada contribuye a que exista un mayor interés por su vecino del sur.

"Pero eso debe cambiar cuando la economía brasileña crezca de nuevo y haya una renovación política en Brasil", opinó.

El economista Dante Sica, de la consultoa argentina especializada en la relación bilateral entre ambas naciones Abeceb, coincide con Berensztein en afirmar que Argentina es "la novedad" del momento.

Derechos de autor de la imagen NICHOLAS KAMM
Image caption Obama visitó a Macri y el nuevo vicepresidente estadounidense ha incluido Argentina en su gira por Sudamérica.

"Argentina es hoy una novedad internacional y muchos vienen aquí para verla de cerca. Tal vez no viajen a Brasil por la inestabilidad política, pero Brasil es un país fundamentalpara lasgrandes inversiones", aseguró.

La secretaria de prensa de la presidencia del gobierno de Michel Temer, el mandatario brasileño, respondió en un correo electrónico que "un país continental como Brasil no produce vacíos".

Y añadió que "la defensa de la política externa que atienda a los deseos concretos de la sociedad brasileña es la mejor forma de defender nuestros intereses reales".

Un péndulo que produce cautela

En Buenos Aires, los analistas admiten que pese al "cambio" en política externa de Macri, inversores todavía ven a Argentina con "cautela".

Durante los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) y de su antecesor y marido, Néstor Kirchner (2003-2007), era raro que Buenos Aires recibiera visitas de autoridades extranjeras o que el país participara en eventos internacionales.

"Macri es lo contrario a Fernández, que demostraba inconstancia y prepotencia (en política externa) y, en algunos casos, hasta falta de educación", opinó el profesor de comercio internacional de las universidades de Buenos Aires y la Católica, Raúl Ochoa.

Derechos de autor de la imagen NELSON ALMEIDA
Image caption Los líderes internacionales estarían esperando el fin de la crisis política brasileña antes de volver a visitar el país.

"La política del presidente pasa claramente por devolver a Argentina a la escena internacional con una apertura comercial e inversiones. Sin embargo, los resultados no se ven de un día para otro".

La historia argentina todavía le genera desconfianza al mercado internacional: la crisis de 2001 y las idas y venidas en materia de política nacional e internacional no estarían contribuyendo a que la apertura de la economía real tuviera efectos inmediatos.

Los historiadores suelen definir al país como una nación "pendular" por sus cambios radicales con cada gobierno nuevo.

"Hoy en día, hay dos imágenes de la misma película. Los inversores y los políticos tienen la esperanza de que, con Macri, Argentina pueda atraer inversiones porque aquí hay muchas oportunidades. Pero también cuestionan si los cambios (actualmente en curso) serán los mismos a largo plazo", analizó Ochoa.

Para el economista y consultor de empresas Orlando Ferreres, los empresarios nacionales y extranjeros prefieren esperar el resultado de las elecciones legislativas de octubre para definir sus posibles inversiones.

La elección es vista como un referéndum sobre el gobierno, porque se dará en la mitad del período presidencial y porque definirá si Macri continuará teniendo minoría en el Congreso o si conseguirá la mayoría necesaria para aprobar sus proyectos en el Parlamento.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La crisis política brasileña ha sacado al país de la ruta de las giras de mandatarios internacionales.

"Hay mucho interés (de los inversores), pero también una gran cantidad de dudas", dijo Ferreres.

"En términos prácticos, lo que vemos hoy es un mayor volumen (de transacciones) en el sector financiero, pero una precaución en inversiones a largo plazo."

"Más credibilidad"

En su viaje a Argentina en junio, la canciller alemana Angela Merkel dijo que el país "se ha abierto" y que "las condiciones de su economía ahora tienen más credibilidad, algo esencial para que lleguen las inversiones de grandes, medianas y pequeñas empresas".

Fue la primera vez que Merkel visitó Buenos Aires, a pesar de haber ido anteriormente a América Latina siete veces, incluyendo Brasil, que esta vez no entró en la gira.

En la capital argentina, Merkel alimentó las expectativas para apoyar el ingreso de Argentina en la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, un grupo llamado "club de los ricos").

Hubo rumores sobre una reunión bilateral entre Merkel y Michel Temer en julio de este año en Alemania, donde se reunirá el G20. Pero el encuentro no ocurrirá y Temer ni siquiera deberá asistir a la cita.

Fuentes gubernamentales brasileñas declararon que, a pesar de la crisis, el comercio bilateral y la presencia de empresas alemanas en Brasil "no permite que la relación sea distante".

Pero añadieron que la confirmación de viaje de Temer sólo se dará en el último momento.

El viaje a Alemania, de realizarse, sería uno de los pocos viajes internacionales que el mandatario brasileño haya realizado, que incluyen Japón, Rusia y Noruega.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Angela Merkel dice que Macri "abrió a Argentina" y que con él "las condiciones de la economía argentina tienen ahora más credibilidad".

De vuelta a Argentina, para Sica, algunas medidas de política internacional del gobierno actual ya han comenzado a dar sus frutos, como el acuerdo con Colombia para exportar vehículos.

"Pero no sólo en esta área. Hay negociaciones avanzadas en otros sectores, como en la agroindustria, que no existían antes. El fin del aislamiento internacional de Argentina significa un acceso más fácil a la financiación (para los gobiernos locales y las empresas), que tampoco ocurría en el pasado", dice Dante.

Para él, la "dinámica" de incluir a Argentina en el ámbito internacional "ya ha comenzado", pero sus efectos se verán a largo plazo y no necesariamente estarán vinculados a las elecciones legislativas de este año.

"Las elecciones serán un buen termómetro, pero no serán decisivas", afirmó.

En cambio, el diputado de Parlasur Oscar Laborde, del Frente para la Victoria (de los Kirchner), publicó un artículo en el diario Página 12 en el que calificaba de "desastrosa" la política exterior.

Laborde citó la suspensión de Venezuela del Mercosur por "prejuicios ideológicos", el presunto cambio de la integración regional de América Latina "por un alineamiento incondicional con EE.UU." y la "falta de resultados" de estas visitas internacionales.

Para Lohlé, sin embargo, Macri simboliza la previsibilidad que no existe hoy en día en Venezuela, por ejemplo.

Contenido relacionado