Cuerpos de seguridad de Venezuela detienen a otros dos de los magistrados del Tribunal Supremo nombrados por la mayoría opositora de la Asamblea Nacional

Jueces de la oposición. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los jueces fueron nombrados la semana pasada.

La Asamblea Nacional (AN) de Venezuela denunció este martes que el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) detuvo a otros dos de los 33 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que la semana pasada fueron nombrados por el Parlamento, controlado por la oposición.

Según señaló la AN en su cuenta de Twitter, los magistrados Jesús Rojas y Zuleima González fueron detenidos en el estado Anzoátegui (en el oriente del país) por funcionarios del Sebin.

Los tres arrestados son parte del grupo de 33 que la mayoría opositora de la AN nombró en sustitución de otros tantos jueces cuya designación los legisladores consideran irregular.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, juramentó a los nuevos magistrados el viernes pasado.

El sábado pasado, apenas un día después de haber sido juramentados por la AN, funcionarios de ese cuerpo de seguridad se llevaron bajo arresto al magistrado Ángel Zerpa, quien fue escogido como como integrante principal de la Sala Político Administrativa del TSJ.

Jesús Rojas fue nombrado como miembro de la Sala Electoral, mientras que a Zuleima González la nombraron suplente de la Sala Constitucional.

"Uno a uno"

La Asamblea Nacional, que desde enero de 2016 está controlada por una mayoría opositora, justificó los nombramientos realizados la semana pasada con el argumento de que los magistrados que serían sustituidos habían sido designados en un proceso irregular.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Maduro anunció sanciones en contra de los nuevos magistrados.

La oposición sostiene que esos jueces actúan al dictado del gobierno y cuestiona que hayan sido escogidos en sesiones extraordinarias convocadas durante el asueto navideño de 2015 por la que entonces era mayoría oficialista saliente de la AN tras las elecciones de ese mismo mes.

Aunque la AN es el órgano que constitucionalmente tiene la potestad para escoger a los magistrados del TSJ, ni el gobierno de Nicolás Maduro ni los integrantes del máximo tribunal reconocen los nuevos nombramientos como válidos.

El TSJ mantienen que la AN se encuentra en "desacato" y sus decisiones son nulas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las protestas callejeras han derivado con frecuencia en enfrentamientos entre manifestantes y los cuerpos de seguridad.

El domingo en su programa de televisión semanal, Maduro dijo que considera "ilegítimos" a los nuevos jueces y advirtió que enfrentarían sanciones.

"Esta gente que nombraron, usurpadores que andan por ahí. Todos van a ir presos, uno por uno, uno detrás de otros. Todos van a ir presos y a todos les van a congelar los bienes, las cuentas y todo, y nadie los va a defender", afirmó el mandatario.

Semana crítica

La detención de los nuevos magistrados se produce en una semana crítica para Venezuela, país que desde abril está inmerso en una ola de protestas antigubernamentales en las que han fallecido un centenar de personas.

El detonante de las manifestaciones fueron precisamente dos sentencias del TSJ en las que este tribunal se atribuía las competencias del Poder Legislativo y anulaba la inmunidad parlamentaria.

Aunque el alto tribunal posteriormente rectificó parcialmente ambos fallos, la oposición se lanzó a realizar protestas callejeras afirmando que el gobierno de Maduro había instaurado una dictadura.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La Guardia Nacional Bolivariana ha estado a cargo de la represión de las protestas opositoras.

Por su parte, el mandatario, acusa a la oposición intenta derrocarle alentando una intervención extranjera y ha convocado para el próximo domingo a la elección de una Asamblea Nacional Constituyente, con poderes plenipotenciarios para modificar la Constitución y cambiar la estructura institucional del país.

La oposición señala que esa elección es inconstitucional, al no haber estado precedida por una referendo popular para que fueron los ciudadanos los que la convocaran, y sostiene que la Constituyente es un mecanismo de Maduro para aferrarse al poder.

Contenido relacionado