Opositores en Venezuela desafían la prohibición de manifestarse con cierres de vías antes de las elecciones a la Constituyente del domingo

Un manifestante en Caracas. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La avenida Francisco de Miranda, una de las principales de Caracas, fue cerrada por los manifestantes con el uso de ladrillos.

La tensión política se mantiene en las calles de Venezuela ante la polémica elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), prevista para este domingo.

Este viernes, los opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro cerraron calles y avenidas en varias de las principales ciudades del país para protestar ante la inminente conformación de la ANC, que dispondrá de poderes para reformar la Constitución y cambiar la estructura del Estado.

La oposición considera que con esa iniciativa Maduro busca aferrarse al poder e instaurar una dictadura en el país.

El gobernante, por su parte, afirma que se trata de un mecanismo para que Venezuela recupere la paz, tras casi cuatro meses de protestas antigubernamentales durante las cuales han fallecido más de un centenar de personas.

En tanto, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo el viernes que su gobierno no reconocerá los resultados de la ANC porque "esa Constituyente tiene un origen espurio".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La Guardia Nacional Bolivariana estaba a cargo de hacer cumplir la prohibición de manifestar.

Con el cierre de vías de este viernes, la oposición desafió a la prohibición de realizar reuniones y manifestaciones públicas en todo el país, anunciada el jueves por el ministro de Interior, Néstor Reverol.

El funcionario advirtió que quienes participen en marchas o eventos similares para protestar contra la votación serán penados con de 5 a 10 años de prisión.

"Toma de Venezuela"

Originalmente, la oposición tenía previsto realizar este viernes una manifestación callejera llamada la "Toma de Caracas", pero tras la prohibición optó por convertirla en una "Toma de Venezuela", una forma de mantener la agenda de protestas ante las evidentes dificultades que iban a encontrar para movilizar a sus partidarios a la capital del país.

"Hacemos un llamado a todo el pueblo a que se sume a la protesta que por derecho nos corresponde #VzlaTomaLasCalles", dijo la alianza de partidos de oposición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en un mensaje en su cuenta de Twitter.

Durante la jornada se registraron algunos incidentes y se reportaron choques entre manifestantes y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana en Caracas y otras ciudades del país, aunque según informaciones llegadas desde Venezuela el llamado a las protestas no tuvo tanto seguimiento como en días anteriores.

Pese a todo, los preparativos para la elección de la ANC prosiguieron.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, Tibisay Lucena, anunció que el 96% de las mesas de votación que se usarán el domingo ya habían sido instaladas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En Caracas y en varias ciudades del país se reportaron refriegas entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Lucena, además, anunció que se permitirá a los votantes a sufragar en cualquier centro de votación del municipio donde residen, en lugar de tener que acudir al centro de votación concreto donde están registrados.

Esta medida, al igual que la creación de centros de votación de contingencia, busca -según el CNE- facilitar la participación de los electores que viven en zonas afectadas por las protestas.

El diputado opositor Tomás Guanipa cuestionó esta flexibilización de las normas de votación.

"Desesperados por el fracaso de este domingo, CNE autoriza a electores a votar en cualquier centro de su municipio. Otro fraude", dijo en un mensaje a través de su cuenta de Twitter.

Cierre de campaña

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Maduro llamó a la oposición a "abandonar el camino de la insurrección" y a sentarse a dialogar en una "mesa de paz".

El jueves, con un llamado al diálogo pero en un tono desafiante, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cerró oficialmente la campaña para la elección de la Asamblea Constituyente.

En un acto celebrado en Caracas, el mandatario llamó a la oposición a "abandonar el camino de la insurrección" y a sentarse a dialogar en una "mesa de paz", a la vez que acusó nuevamente a Estados Unidos, México y Colombia de estar detrás de las manifestaciones que tienen lugar en el país desde abril pasado.

"A los gobiernos extranjeros les tenemos preparada una sorpresa. Al emperador Donald Trump también le tenemos preparada una sorpresa, y esa sorpresa se llama elecciones el 30 de julio, cuando el pueblo le dará una lección al imperialismo y a los gobiernos extranjeros vasallos", afirmó.

Cientos de simpatizantes del chavismo acudieron a la céntrica avenida Simón Bolívar de la capital para mostrar su apoyo a Maduro, mientras, en otras zonas de la ciudad, se celebraba el segundo día de la huelga general de 48 horas convocada por la oposición y que se saldó con al menos seis muertos.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La actual oleada de protestas en Venezuela iniciada el pasado abril ha dejado más de 100 muertos.

Al mismo tiempo, el jueves también el Departamento de Estado de Estados Unidos, anunció que autorizó la evacuación de los familiares de los diplomáticos estadounidenses en Caracas y dejó abierta la posibilidad de que los funcionarios de la embajada también abandonen el país "a voluntad".

La noticia se conoció un día después de que Washington anunciara una nueva ronda de sanciones contra 13 altos funcionarios de Venezuela relacionados con la elección a la Constituyente, la represión de las protestas y el manejo de áreas clave de la economía.

La actual oleada de protestas en Venezuela iniciada el pasado abril ha dejado más de 100 muertos.

Contenido relacionado