"Maduro reacciona como si fuera prisionero de los miembros más conservadores del chavismo": entrevista a Temir Porras, quien fuera el colaborador más cercano del presidente de Venezuela

Temir Porras
Image caption Porras afirma que para el gobierno venezolano era muy difícil presentar unas cifras de participación en la Constituyente inferiores a las de la consulta de la oposición.

Conoce muy bien a Nicolás Maduro.

Temir Porras trabajó durante más de un lustro junto al actual presidente de Venezuela. Cuando Maduro era ministro de Relaciones Exteriores (2006-2013), aparecía como su más estrecho colaborador.

Porras fue su jefe de gabinete y vicecanciller para Europa, Asia, Medio Oriente y Oceanía. Antes de ello, cumplió las funciones de viceministro de Educación Superior y asesor de política exterior del fallecido presidente Hugo Chávez.

Sus últimos puestos de responsabilidad fueron las presidencias del Banco de Desarrollo Económico Social y del Fondo de Desarrollo Nacional, cargos de los que salió en septiembre de 2013 sin que el gobierno ofreciera mayores explicaciones.

En la actualidad es profesor del prestigioso Instituto de Estudios Políticos de París, mejor conocido como Sciences Po.

En entrevista con el programa Newshour de la BBC, Porras ofreció su visión sobre la actual crisis política en Venezuela, marcada en los últimos días por la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) cuestionada por la oposición y diferentes gobiernos del mundo, incluyendo Colombia, Estados Unidos, México y la Unión Europea.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Durante años, Porras fue considerado en Venezuela como el brazo derecho de Maduro.

¿Qué opina de las denuncias de fraude en la elección de la ANC?

En el contexto de la enorme polarización que vive Venezuela ahora, cada declaración debería ser tomada con mucha precaución. Ha habido una serie de eventos. Primero, la oposición realizó una consulta. Desde el punto de vista político, pienso que era muy difícil para el gobierno organizar su propia elección y anunciar una participación menor.

En este momento, hay una guerra política y comunicacional entre el gobierno y la oposición y, por supuesto, cada declaración y cada cifra y cada prueba de adhesión de los venezolanos a un lado u otro tiene que ser tomada con cuidado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Según el CNE, más de 8 millones de venezolanos votaron en la elección de la Constituyente, una cifra que supera en casi 2,5 millones de votos el apoyo logrado por el chavismo en los comicios parlamentarios de 2015.

Entonces, usted dice que claramente había una tentación para el gobierno para generar una cifra de participación mayor que la que dice haber obtenido la oposición.

Personalmente, creo que la cifra que anunció la oposición también era exagerada.

No creo que haya razón para decir que en la Venezuela de hoy algún número importe porque lo que más importa a los actores políticos es motivar a sus seguidores para transmitirles el mensaje de que van por el camino correcto, venciendo en esta pelea. Y, sí, el gobierno seguirá adelante con su propia estrategia que consiste en instalar esta Asamblea Nacional Constituyente.

Pese a cualquier crítica o señalamiento, dirá que se trata de un complot internacional o de la presión internacional que, ciertamente, se ha estado ejerciendo durante las últimas semanas. Probablemente cada uno de los chavistas dirá que esto es parte de la campaña internacional en contra de su gobierno.

Pero un presidente electo gobierna para todo el país no solo para su propia base y no asalta a líderes de la oposición como ocurre en Venezuela inmediatamente después de las elecciones del domingo.

Por supuesto, en un país normal tendrías un Ejecutivo que gobierna para todos y una oposición leal, pero eso no es lo que hay en Venezuela. Allá tienes un gobierno que quiere hacer una revolución y una oposición en la que hay una parte grande de la misma que usa tácticas insurreccionales, cuyo objetivo es derrocar al gobierno.

Cuando te refieres a los dos opositores (el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma; y el líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López) que fueron enviados de vuelta a la cárcel -porque ya estaban allí pero habían sido puestos en régimen de arresto domiciliario-, se trata de oponentes a quienes el gobierno considera como insurrectos que organizaron en 2014 una serie de manifestaciones que fueron, de hecho, muy violentas.

Una vez más, este no es un conjunto de instituciones normales, ni un sistema político normal. Hoy estamos a punto de que la violencia política se convierta en la norma.

Media playback is unsupported on your device
El momento en que se llevan de sus casas a Leopoldo López y Antonio Ledezma

¿Por qué no dejarle esta carrera por el poder a los ciudadanos, realizar unas elecciones generales y dejar que la gente decida como propone la oposición?

Creo que debes tener condiciones para organizar elecciones. ¿Qué pasaría después de las elecciones?, ¿qué le pasará al sistema político en Venezuela?, ¿será puesto preso todo el liderazgo chavista?, ¿tendrán que huir del país? Para tener elecciones necesitas tener un acuerdo sobre la situación de cada dirigente político. No tienes elecciones en un país que está al borde de la guerra civil.

¿Es usted todavía chavista?

Soy un chavista en el sentido de que trabajé para el presidente Chávez y en que creí y aún creo en su visión para el país. Hay millones de personas en Venezuela que se consideran chavistas, que son demócratas y creen con firmeza en la coexistencia política y que no necesariamente están de acuerdo con las políticas aplicadas por el gobierno de Maduro.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Durante el funeral de Chávez, Porras acompañó en el mismo auto a los principales dirigentes del chavismo junto al mandatario de Bolivia, Evo Morales.

¿Cómo era trabajar con Maduro? ¿Es alguien que puede estar abierto a su sugerencia de abrir un diálogo con la oposición?

Él es el presidente, es el líder del chavismo. Esto va a ser un proceso muy difícil, pero es la única salida del punto muerto actual.

¿Es Maduro alguien testarudo?

¿Qué líder político no es un poco testarudo? El liderazgo se trata de que crees que tienes razón, ¿no? Lo conocí bastante bien, trabajé con él por varios años. Para mí, solía ser un político bastante pragmático, pero ahora en su papel de presidente se enfrenta a muchas tensiones. El chavismo es muy complejo y hay mucha presión sobre el líder de la etapa post-Chávez.

Él ha sido retado permanentemente por todos estos elementos que le están supervisando. ¿Está siguiendo él las políticas chavistas correctas?, ¿habría hecho el presidente Chávez las mismas cosas que Maduro? Entonces, él ha reaccionado como si fuera prisionero de algunos de los miembros más conservadores del movimiento chavista.

Contenido relacionado