La dirección de la Asamblea Nacional de Venezuela denuncia que oficialistas forzaron entrada del hemiciclo protocolar para preparar sesión de Constituyente

La AN publicó imágenes de cámaras de seguridad de personal trabajando en el hemiciclo. Derechos de autor de la imagen Twitter / Asamblea Nacional
Image caption La AN publicó imágenes de cámaras de seguridad de personal trabajando en el hemiciclo.

La dirección de la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, denunció este lunes que las puertas del hemiciclo protocolar del Palacio Federal Legislativo fueron forzadas por personas que trabajan en preparar la próxima sesión de la Constituyente el martes.

En su cuenta de Twitter, la AN señaló a la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, y otros dirigentes del oficialismo como los responsables del hecho.

"Este hecho es un abuso más contra 14 millones de venezolanos que el 6D votaron por la AN y los diputados de AMBAS toldas políticas", denunció la cuenta oficial de la AN en Twitter.

La oposición controla el Legislativo desde enero de 2016, tras haber ganado las elecciones celebradas el 6 de diciembre de 2015.

El hemiciclo protocolar está ubicado en el complejo sur del Palacio Federal Legislativo, donde también está el hemiciclo de sesiones, empleado por los miembros actuales de la Asamblea Nacional.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Venezuela lleva más de cuatro mees sumida en una ola de protestas.

Este martes era el primer día en que estaban previstas sesiones tanto de la AN como de la Constituyente, que está totalmente bajo control de los chavistas por el boicoteo a su conformación de parte de los contrarios al gobierno de Nicolás Maduro.

Sin embargo, un diputado de oposición le confirmó a BBC Mundo que el pleno de la AN no sesionará el martes, como acostumbran, y lo hará el miércoles.

La Constituyente, que tiene más de 500 miembros, había celebrado sus dos primeras sesiones en el llamado Salón Elíptico, un espacio del complejo norte, mucho más pequeño que los hemiciclos.

El sábado, en su primera sesión, la ANC, formada como un suprapoder por encima del resto de instituciones del Estado, destituyó a la fiscal general, Luisa Ortega.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La fiscal general, Luisa Ortega, se ha mostrado como una incómoda voz disidente para el gobierno.

La oposición así como diferentes gobiernos de la región al igual que Estados Unidos y la Unión Europea no reconocen la legitimidad de la Constituyente, sobre cuya elección pesa una denuncia de fraude hecha por Smartmatic, la empresa encargada de proveer las máquinas de votación.

La oposición considera la Constituyente el golpe definitivo a la democracia en Venezuela y que con ella Maduro, que busca evitar tener que convocar elecciones, se ha convertido en un dictador.

El presidente Maduro, por su parte, llamó a la Constituyente además de para hacer una nueva Constitución para devolver la paz al país, que lleva más de cuatro meses sumido en una ola de protestas que ha dejado más de 120 muertos.

También, según Maduro, la Constituyente servirá para recuperar la economía, aquejada de severos problemas de escasez de bienes básicos como comida y medicamentos, y con la mayor inflación del mundo.