"La gente está en la calle, no se quiere ir a casa": residentes en Chiapas y Oaxaca cuentan cómo sintieron el terremoto que sacudió el suroeste de México

Residentes evacuados en un polideportivo en Chiapas. Derechos de autor de la imagen Protección Civil de Chiapas
Image caption Las autoridades de Chiapas ordenaron la evacuación de las zonas costeras del estado.

Fue una noche larga para los habitantes de Chiapas, epicentro del temblor de 8,2 que sacudió la madrugada de este viernes el suroeste de México, el más fuerte en un siglo.

"Fue horrible. Fue lo peor que vivimos aquí en Chiapas", le dijo a BBC Mundo Lizeth Coello, residente de Tuxtla Gutiérrez, la capital del estado.

Al menos 61 personas murieron en los estados de Oaxaca, Chiapas y Tabasco, según información proporcionada por el presidente de México, Enrique Peña Nieto este viernes.

"Hay mucha gente apanicada (asustada)", agregó Coello.

Muchos de ellos pasaron la noche en la calle por miedo a las réplicas, que hasta el momento suman más de 70, según las autoridades locales.

"Las alertas sísmicas siguen sonando. La gente está en la calle, no se quiere ir a casa".

Derechos de autor de la imagen CARLOS SANTOS
Image caption Las autoridades de Chiapas están monitoreando la situación para evaluar los daños.

Ángeles Mariscal, también residente en la capital de Chiapas, estaba trabajando en la computadora cuando empezó a temblar, casi a la medianoche, le contó a BBC Mundo.

"Se sintió sumamente fuerte", dijo. "Cuando empezó a temblar por unos segundos pensé en quedarme, pero después llamé rápidamente a mi hijo y a mi esposo y salimos a la calle".

"Se fue la luz y la señal de teléfono e internet. Permanecimos una hora afuera".

En el Hospital de la Mujer de San Cristóbal de las Casas, también en Chiapas, el temblor se sintió "muy muy fuerte", le dijo a BBC Mundo una de las médicos residentes. "Las paredes se movían", agregó.

Evacuaciones en las zonas costeras

Protección Civil emitió una declaratoria de emergencia para los 122 municipios del estado, situado en la frontera con Guatemala.

Además el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, pidió a la población de las zonas costeras que abandonen sus casas y se trasladen a sitios seguros tras la alerta de tsunami.

"Ha estado temblando desde el terremoto", le dice Nataniel Hernández desde Tonalá, Chiapas, a BBC Mundo.

Hernández, quien trabaja para una organización de derechos humanos, explicó las comunidades cercanas a la costa fueron evacuadas durante la noche, pero la mayoría ya regresaron.

"Querían ver cómo estaban sus casas, tenían miedo a los saqueos", cuenta.

Derechos de autor de la imagen Protección Civil de Chiapas
Image caption Los 122 municipios del estado de Chiapas están bajo declaratoria de emergencia.

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, alertó en su cuenta de Twitter sobre la probabilidad de que lleguen olas de hasta 4,2 metros en zonas bajas Chiapas y del vecino estado de Oaxaca.

En Oaxaca se encuentran importantes centros turísticos del Pacífico mexicano, como Huatulco.

Un recepcionista del hotel Bahía Huatulco, Yafet, le dijo a BBC Mundo que por ahora la situación está tranquila.

Los huéspedes "salieron al principio, cuando ocurrió el terremoto", contó, pero "ahora ya está todo el mundo dentro".

También en la ciudad de Oaxaca se sintió muy fuerte el temblor.

Liliana Jiménez le contó a BBC Mundo que estaba con su bebé de seis meses cuando "todo empezó a temblar, todo se movía".

Jiménez dijo que en la capital del estado hay varias fachadas dañadas, pero las consecuencias no son tan graves como en el Istmo de Tehuantepec.

Amancio Demetrio Bohórquez, coordinador de Protección Civil en Oaxaca, le contó a BBC Mundo que numerosas viviendas fueron derruidas por el sismo en la localidad de Juchitán.

Además en Matías Romero, en el mismo estado, el derrumbe de un hotel dejó varios heridos.

Contenido relacionado