Cómo funciona la alerta sísmica que salva vidas en Ciudad de México cuando ocurre un terremoto

El terremoto de 8,2 Richter devastó a Juchitán, Oaxaca. Derechos de autor de la imagen Pedro Pardo/AFP
Image caption El terremoto de 8,2 Richter devastó a Juchitán, Oaxaca.

Aunque decenas de personas aseguraron en las redes sociales que el sistema de alerta sísmica del país no funcionó o lo hizo de manera tardía, cuando el terremoto de magnitud 7,1 que sacudió el centro de México, este martes, muchos otros aseguran que sí lo escucharon a tiempo para salir de sus edificios y ponerse a salvo.

Irónicamente, este sismo sucedió en el 32 aniversario del terremoto más devastador en la historia del país, en 1985, a partir del cual se instituyó el mecanismo de alerta.

Funcionó correctamente el 7 de septiembre de 2017, cuando casi a la medianoche las alarmas sonaron en todas las calles, estaciones de radio y televisoras de Ciudad de México.

Los altavoces emitían el sonido de la Alerta Sísmica, el aviso de que un movimiento telúrico avanzaba por el país.

En unos segundos miles de personas salieron de sus casas, restaurantes, bares y oficinas. La tierra empezó a sacudirse.

El sismo de 8,2 Richter, el más intenso en casi un siglo, devastó a decenas de comunidades en el suroeste y el sureste del país.

Pero en Ciudad de México el saldo fue blanco. Cientos de miles de personas pasaron el susto en las calles.

Se trata de un mecanismo que se instaló en 1991 y que, con otras estrategias de protección civil, ha probado reducir sensiblemente el riesgo de morir por el efecto de un sismo.

Viejas lecciones

La Alerta Sísmica es una lección del terremoto de 1985 que devastó parte de la capital del país.

Derechos de autor de la imagen Derrick Ceyrac/AFP
Image caption El sistema de Alerta Sísmica es una lección del terremoto de 1985.

Más de 12.000 personas murieron, 40 mil resultaron lesionadas y decenas más nunca se localizaron. Más de 60.000 casas y edificios sufrieron daños.

El terremoto se registró a las 7:19 del 19 de septiembre de ese año, cuando muchos dormían, estaban en escuelas o se trasladaban a sus empleos.

No hubo señales previas. El epicentro del sismo fue en las costas de Michoacán y Guerrero, a 430 kilómetros de Ciudad de México.

La onda expansiva del terremoto llegó dos minutos después de su inicio a la capital del país.

En Guerrero se origina la mayor parte de los movimientos telúricos que afectan al centro de México, aunque existen otros puntos de riesgo en la costa del Pacífico.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En el área de Guerrero se origina la mayor parte de los sismos que afectan el centro de México.

Además de esta información los responsables del Sistema eligieron esta región porque, a pesar de su intensa actividad, no ha sufrido un sismo mayor a 7,5 grados Richter desde 1911.

Eso significa acumulación de energía, porque las placas siguen en movimiento.

Con esos datos se estableció una red de sensores para vigilar el movimiento del suelo en la zona.

El sistema permite detectar el momento en que inicia un sismo y emitir una alerta inmediata a la capital del país.

El mensaje se activa 50 segundos antes que las ondas del movimiento telúrico lleguen a Ciudad de México.

A este mecanismo el actual gobierno le llamó sistema de Alerta Sísmica Mexicano que incluye, además de la capital del país, a las ciudades de Oaxaca y Toluca, Estado de México.

También forman parte Chilpancingo y Acapulco, ambas en Guerrero.

Sensores inteligentes

¿Cómo funciona?

Los sensores monitorean permanentemente los movimientos de la tierra, y cuando detectan alguno que pueda convertirse en un sismo de 6 grados en la escala de Richter emiten inmediatamente una señal de radio.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El sistema de alerta se ha activado en numerosas ocasiones de terremotos que ocurren en otras partes del país.

En el caso de Ciudad de México el mensaje llega a una central que la retransmite a estaciones de radio, televisión y las algunas aplicaciones para teléfonos móviles.

La transmisión es radial porque sus ondas viajan más rápido que el sismo.

La señal también se transmite por los 10.000 altavoces que hay en la ciudad, de tal manera que la alerta pueda escucharse por la mayor parte de los capitalinos.

Originalmente el sistema de Alerta Sísmica contaba con 12 estaciones de monitoreo sólo en las costas de Guerrero.

Pero ahora existen 97 en varios estados del país. Algunos sensores se instalaron en zonas lejanas a la costa.

"No corro, no grito, no empujo"

La señal llega a centrales de las ciudades incluidas en el sistema, y de allí se envía a la red de medios que la retransmiten.

Originalmente, cuando el destino era sólo la capital del país, el mensaje se difundía por radio y televisión.

Derechos de autor de la imagen Alfredo Estrella/AFP
Image caption Hoy todas las escuelas mexicanas realizan simulacros de sismos.

Pero en los últimos años la Alerta Sísmica también se escucha en aplicaciones para teléfonos móviles.

En todo caso, el mecanismo de alerta serviría de poco si los mexicanos no tomaran en serio sus advertencias.

Desde el terremoto de 1985 se estableció en el país un sistema de protección civil particularmente intensivo en las escuelas de educación básica.

Ahora existen por lo menos tres generaciones de mexicanos que crecieron escuchando las siguientes frases:

"No corro, no grito, no empujo", las reglas básicas para evacuar su escuela, casa o donde se encuentren en caso de un sismo.

Por qué el terremoto de magnitud 8,2 que dejó 65 muertos en México fue oscilatorio y trepidatorio a la vez

Son parte de los ejercicios que, legalmente, deben realizarse con frecuencia en todas las instalaciones públicas del país.

Eso incluye, cada año, un macro simulacro en la capital donde la Alerta Sísmica se activa por unos segundos.

Este año, el simulacro ocurrió pocas horas antes del terremoto de 7,1 que sacudió el centro de México, incluida la capital.

Contenido relacionado