Puerto Rico no sufrió un "verdadero desastre" como el del huracán Katrina: las polémicas declaraciones de Donald Trump al visitar la isla

Donald Trump y el gobernador Ricardo Roselló Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Donald Trump recorrió varios puntos de Puerto Rico junto al gobernador Ricardo Roselló.

Luego de casi dos semanas desde que el huracán María golpeó severamente a Puerto Rico, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, visitó la isla este martes.

Se reunió con las autoridades puertorriqueñas y los equipos de rescate que trabajan en lo que ha sido catalogado como la mayor catástrofe natural de la historia moderna de Puerto Rico.

Pero algunas de las palabras de Trump sobre la situación en la isla, donde murieron 16 personas y miles quedaron sin hogar, parecían desestimar la emergencia.

El presidente insinuó que la devastación que sufre la isla no es si quiera cercana a la vivida en sur de Estados Unidos en 2005, cuando el huracán Katrina causó más de 1.800 muertes.

"Toda muerte es horrible, pero si ustedes se fijan en un verdadero desastre como (el huracán) Katrina, y se fijan en los cientos y cientos y cientos de personas que murieron, y miran lo que pasó aquí, con una tormenta que fue realmente abrumadora, nadie ha vuelto a ver algo como eso", señaló.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El presidente demoró casi dos semanas para visitar a los afectados del huracán María en Puerto Rico.

A su lado estaba el gobernador puertorriqueño Ricardo Roselló, a quien Trump le preguntó: "¿Cuál es el saldo de muertes al momento? ¿17? 16 muertes confirmadas, 16 frente a miles", dijo en una comparación entre ambos casos.

El presidente tenía una agenda de cinco horas en la que, además de reunirse con el gobernador Roselló y los equipos de reconstrucción, habló durante algunos minutos con habitantes de la isla.

Hizo frente a las críticas que han venido tanto de congresistas como de autoridades de Puerto Rico, sobre la respuesta del gobierno de Estados Unidos a la emergencia en este territorio.

El propio gobernador Roselló había aludido en días anteriores a la aparente lentitud en la respuesta de Washington.

"Una crisis humanitaria está ocurriendo en Estados Unidos", advirtió al tiempo que pidió más asistencia. "Puerto Rico es parte de EE.UU. y necesitamos que se tome una acción inmediata", había declarado hace unos días.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El presidente Donald Trump estuvo acompañado por su esposa Melania.

El presidente defendió una y otra vez la actuación de su gobierno: "Creo que ahora se reconoce que hemos hecho un gran trabajo y la gente está mirando a eso".

"Ya en Texas y en Florida, recibimos una calificación de A+ (tras los huracanes Harvey e Irma de hace unas semanas). Creo que lo hemos hecho muy bien en Puerto Rico", dijo el presidente.

Pero también aprovechó para mencionar que la ayuda a Puerto Rico ha causado problemas de presupuesto en su administración.

"Odio decirlo, Puerto Rico, pero ustedes han dejado nuestro presupuesto un poco fuera de control", dijo Trump en uno de sus mensajes.

El tema es sensible en Puerto Rico, pues la isla tiene una deuda de US$72.000 millones y enfrenta el mayor caso de bancarrota en la historia de EE.UU., lo que exacerba la actual emergencia.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El presidente estuvo en uno de los centros de repartición de ayuda en Guaynabo, donde su presencia generó gran expectación.

Contenido relacionado