"Crisis y caos": las duras críticas de China a las "decadentes" democracias occidentales en vísperas del congreso de su Partido Comunista

Preparaciones para la celebración del 19 congreso del Partido Comunista de China. Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Todo está listo para la celebración del 19 congreso del Partido Comunista de China.

El adjetivo "democrático" no es necesariamente el primero que viene a la mente a la hora de describir al sistema político chino, donde las tareas de gobierno están exclusivamente reservadas para el Partido Comunista.

Pero en vísperas de la celebración del 19 congreso del partido de gobierno, los medios estatales del gigante asiático han estado destacando las lecciones que la "democracia ilustrada" de China le puede enseñar a las "decadentes" democracias occidentales.

El término fue reivindicado por la agencia Xinhua en un artículo sobre las diferencias entre la "democracia china" de "la crisis y el caos que empantanan a las democracias liberales occidentales".

Y es un ejemplo de la razón que tenía George Orwell cuando sostenía que "los defensores de todo tipo de régimen aseguran que el suyo es una democracia".

"Cooperación multipartidaria"

La Constitución china reserva para el Partido Comunista el derecho de liderar al gobierno y, en la práctica, todas las otras fuerzas políticas del país le están supeditadas.

Pero, según Xinhua, el "sistema de cooperación y consulta multipartidaria" que resulta de ese arreglo constituye un "sistema político completamente nuevo… muy diferente del sistema bipartidista de los países occidentales o los sistemas de partido único practicados en otros".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption En el sistema chino, el Partido Comunista lidera y los demás siguen.

Aunque, a la hora de las comparaciones, la agencia se centra sobre todo en destacar los problemas del modelo occidental fundamentado en el pluralismo político y el sufragio universal y directo.

"A diferencia de la política competitiva y confrontacional de Occidente, el CPC y los partido no comunistas cooperan entre sí, trabajando juntos para el avance del socialismo y para mejorarlas condiciones de vida de la gente", se lee en el artículo.

"Esta relación mantiene la estabilidad política y armonía social y garantiza la formulación e implementación eficiente de las políticas públicas", agrega.

Occidente, decadente

En el artículo abundan las críticas implícitas a un modelo occidental que "después de varios cientos de años, empieza a mostrar su edad".

Pero el artículo tampoco duda en formularlas con todas sus letras: "El sistema chino conduce a la unidad social en lugar de a las divisiones que son la inevitable consecuencia de la naturaleza antagonista de la democracia Occidental actual", se lee ahí.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Para China, el no permitir divisiones internas es una de las claves de su modelo.

Xinhua también denuncia que las eternas críticas, disputas y cambios de políticas -que, según la agencia, son la principal característica de la democracia liberal- han retrasado el progreso social y económico y terminado por ignorar los interese de la mayoría de los ciudadanos.

E incluso la celebración de elecciones periódicas es vista como un problema.

"Tanto en la política parlamentaria como presidencial los partidos obtienen su legitimidad por turnos a través de las urnas, causando frecuentes cambios de régimen y a menudo cambios completos en materia de políticas".

El resultado, al menos desde la óptica china, es que "cualquier progreso logrado a menudo se pierde y reina la ineficiencia".

Y Xinhua también hace notar que "en la medida en que los partidos en occidente cada ve representan más a grupos de interés y estratos sociales, la democracia capitalista se vuelve cada vez más oligárquica en su naturaleza".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El gobierno chino parece convencido que su modelo de "democracia" es superior al de los países occidentales.

"Las grietas se están haciendo notar, como prueban los resultados inesperados o excéntricos de varios plebiscitos recientes", advierte la agencia.

No se menciona nombres, pero en ocasiones anteriores los medios estatales chinos han mencionado la elección de Donald Trump y la decisión británica de abandonar la Unión Europea como ejemplos de los problemas de la democracia occidental, recuerda la agencia Reuters.

"Por un buen rato"

Por lo demás, el evidente objetivo del escrito es la defensa del sistema político chino tanto de las críticas internas como externas.

Como también recuerda Reuters, los activistas chinos que demandan pluralismo político son arrestados regularmente y las críticas al sistema silenciadas rápidamente.

Mientas que las esperanzas de reforma en su momento alentadas por la elección de Xi Jinping poco a poco se han ido diluyendo, pues el mandatario ha presidido una verdadera ofensiva contra la sociedad civil marcada por el arresto de numerosos activistas de derechos humanos y mayor censura de internet.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Todo indica que Xi Jinping será confirmado en el cargo por otros cinco años.

En contrapartida, el crecimiento económico del gigante asiático, y especialmente sus logros en reducción de pobreza, son a menudo presentados como ejemplo de las bondades de este modelo.

Y aunque no hay una correlación obligatoria el artículo de Xinhua no es la excepción, pues además de celebrar "los logros" del PC tajantemente afirma que "la democracia estilo chino nunca ha estado más saludable y China en lo absoluto necesita importar el fallido sistema de política partidaria de otros países".

Una conclusión que en cierta forma explica por qué nadie espere mayores sorpresas en el congreso, en el que Xi seguramente confirmará su poder y al final del cual, en palabras de Xinhua, el PC continuará llevado al país "por la vía correcta y por mucho tiempo más".

Temas relacionados

Contenido relacionado