Por qué la oposición en Bolivia está tan dividida (y cómo esto facilita las continuas victorias electorales del presidente Evo Morales)

Plataforma de líderes opositores de Bolivia. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Exautoridades y líderes políticos opositores forman una plataforma que cuestiona algunas acciones del gobierno.

Evo Morales ya habla de ganar una nueva elección después de que el Tribunal Constitucional de Bolivia decidiera la anterior semana que el límite de dos mandatos que establece la Carta Magna del país viola los "derechos políticos" del presidente.

La oposición boliviana poco pudo hacer para evitarlo.

El fallo del Tribunal Constitucional, que habilita al mandatario para volver a ser candidato en las presidenciales cuantas veces quiera, ignora un referendo de 2016 en el que la mayoría de los bolivianos dijo "No" a las intenciones de Morales de seguir al frente de Bolivia por un cuarto mandato.

Aún así, los opositores en Bolivia no han conseguido frenar su afán por seguir en la presidencia de Bolivia.

Como antes, no pudieron evitar que el mandatario saliera vencedor en tres comicios presidenciales seguidos.

No pueden hacerle sombra

Desde hace años, en Bolivia se señala que las divisiones internas de la oposición, el pasado político de varios de sus referentes y las dificultades para plantear una alternativa de país allanan el camino para las victorias de Morales y su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Evo Morales celebró el fallo que lo habilita para ser candidato presidencial en 2019.

Uno de ellos es el politólogo Roger Cortez, quien califica a las alternativas opositoras existentes como "corresponsables del viraje antidemocrático" que se vivió en Bolivia, en referencia al fallo del TCP.

"La gran incompetencia de la oposición por su mala lectura política le regaló al oficialismo los dos tercios de la Asamblea Legislativa (congreso) para que hagan lo que quieran", le señaló a BBC Mundo el docente universitario.

El experto añadió que los referentes opositores repitieron hasta ahora el "mismo caudillismo que presenta Morales, que parece que quiere llegar hasta anciano en el poder".

El oficialismo, en cambio, insiste en que la decisión del TCP es una ampliación de derechos democráticos y que será "el pueblo el que decida" si Morales será presidente hasta 2025.

Las cifras de Morales

El mandatario boliviano ganó tres comicios presidenciales, todos con más del 50% de los votos.

Desde 2009 que su partido tiene el control total del Congreso porque cuenta con dos tercios en las dos cámaras legislativas.

Además, salió victorioso en un referéndum revocatorio en 2008 con el 67% de votos a favor de su continuidad y en otro en 2009 en el que se aprobó la Constitución que su gobierno promovió y ahora rige Bolivia.

Su única derrota en las urnas, desde 2005 hasta ahora, se dio en 2016, año en que los bolivianos votaron en contra de permitir que pudiera estar en el cargo una vez más.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El partido de Evo Morales está acostumbrado a realizar masivas concentraciones de apoyo a su líder.

De todas formas aquel solitario traspié ahora no vale nada por el fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia (TCP) anunciado a fines de noviembre y que terminó habilitándolo para ser candidato por cuarta vez y las que él disponga.

Esa derrota de Morales, sin embargo, no fue considerada una victoria directa de los partidos de oposición locales.

Diferentes analistas atribuyeron ese resultado al trabajo de colectivos ciudadanos que tomaron el protagonismo en la campaña por el "No" y al rechazo que provocó que el mandatario intente modificar la Constitución para ser reelecto por una cuarta vez.

La unidad que no fue

Morales bromeó el martes sobre la incapacidad de la oposición de articular durante todos estos años una alternativa unitaria.

"La derecha, en vez de cuestionar, más bien debería de prepararse para ir a las elecciones. (...) Si no pueden unirse, yo puedo dar talleres de capacitación, seminarios para que se unan, que nos enfrenten", señaló el mandatario.

Anteriormente había dicho que su victoria en 2019 "estaba asegurada" y que lo único que lo separaba de su cuarto mandato era el impedimento constitucional que ahora fue superado con el fallo del TCP.

El presidente boliviano llegó a llamar a los líderes de oposición "eternos candidatos y eternos perdedores".

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El acaudalado empresario Samuel Doria Medina intentó derrotar en las urnas tres veces a Evo Morales.

Pese a que realizaron múltiples intentos en todos estos años, nunca una candidatura de unidad se enfrentó a Evo Morales.

De la misma manera, ninguno de los líderes políticos bolivianos oposición logró la notoriedad internacional de, por ejemplo, referentes opositores venezolanos como Henrique Capriles o Leopoldo López.

Sin embargo, la falta de unidad no es el único problema con el que tropiezan los detractores de Morales en la actualidad.

Existen contra la mayoría de ellos diferentes cuestionamientos que minan su capacidad electoral.

¿Quiénes son?

En las tres elecciones presidenciales ganadas por Morales la batalla electoral se concentró en un solo candidato haciéndole frente, aunque siempre existieron otras postulaciones menores que dividieron el voto opositor y le facilitaron las cosas a Evo.

En la primera de 2005, sorpresivamente superó con el 54% de los votos a Jorge Tuto Quiroga, quien había sido presidente de Bolivia entre 2000 y 2002.

Después de estudiar en Estados Unidos, Quiroga se sumó a un partido de derecha encabezado por un general que fue presidente de facto de Bolivia en la década de los 70.

Hoy se mantiene en actividad política, pero nunca repitió el 30% de votos que alcanzó en aquella oportunidad.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tuto Quiroga (centro, sentado) es el heredero político del extinto general Hugo Banzer (izquierda), quien gobernó de facto a Bolivia en la década del 70.

Después, en 2009, Morales se enfrentó a Manfred Reyes Villa, quien fue alcalde de Cochabamba, una de las tres ciudades más grandes de Bolivia.

El 63% del electorado dio su apoyo a Morales en una votación en la que, además, logró los dos tercios de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

Reyes Villa, en cambio, tuvo que irse del país pocas semanas después denunciando que era víctima de una persecución judicial en su contra y ahora reside en Estados Unidos.

Anuncio varias veces que retornaría a la política, pero no volvió a pisar Bolivia desde 2009.

Finalmente, en 2014 fue la oportunidad de Samuel Doria Medina, un rico empresario que también ya había sido candidato en los comicios de 2005 y 2009.

Evo superó el 60% de los votos, mientras el líder opositor no llegó a la mitad de ese porcentaje.

Así, Morales se aseguró un nuevo mandato hasta 2020 y retuvo los dos tercios de los escaños del Congreso.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El expresidente Carlos Mesa aparece en las encuestas de Bolivia como el mejor posicionado para competir con Evo Morales en una elección.

Doria Medina fue ministro durante la década del 90, una etapa que es asociada por muchos en Bolivia como los años del neoliberalismo, la crisis económica y la privatización de los recursos y empresas de ese país.

Ahora se mantiene al frente de su partido y aboga sin éxito por la unidad de toda la oposición "como en Venezuela" desde hace años.

Oposición sin poder en las calles

En criterio del investigador Alejandro Almaraz, la oposición necesita tener capacidad de realizar movilizaciones masivas, un campo en el que Evo Morales casi siempre fue el más fuerte.

Almaraz, quien fue viceministro de Morales en sus primeros años de gestión y es ahora parte de los críticos del mandatario, señala que la única forma de frenar un cuarto mandato del presidente será desde las calles.

"No tendremos victoria si no nos la da nuestra presencia bloqueando calles, carreteras y caminos. Ese es el único recurso que nos queda", indicó Almaraz en una entrevista con un canal de televisión boliviano.

Almaraz sostiene que el partido de Evo Morales ha copado gran parte de la institucionalidad pública por lo que la resistencia civil es la alternativa ante la imposibilidad de participar desde otras instancias del sistema democrático boliviano como los poderes legislativo y judicial.

Lo que se viene...

La última iniciativa opositora consiste en una plataforma de líderes políticos y exautoridades que realiza pronunciamientos públicos ante determinadas situaciones de la coyuntura boliviana.

Está integrada, además de por Tuto Quiroga y Samuel Doria Medina, por el alcalde de La Paz, Luis Revilla y el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas.

También son parte el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) y el ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas (1993-1997).

De todos ellos, el que mejor aparece en las encuestas es Mesa, quien nunca se enfrentó en las urnas con Evo Morales y ya anunció no tener intención de hacerlo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Diferentes agrupaciones ciudadanas anunciaron protestas por el nuevo intento de reelección de Morales.

De todas formas, este bloque de seis líderes no anunció jamás que sería el germen de una candidatura única de unidad de la oposición o que imitará las características de la Mesa de la Unidad Democrática venezolana.

En criterio de Víctor Hugo Cárdenas, lo que existen en Bolivia son oposiciones regionales, sectoriales, gremiales o generacionales, entre varias, y que el objetivo de esos liderazgos es canalizar el rechazo a Morales en una alternativa "unitaria y no personalista".

"Tenemos que construir una alternativa que represente a toda la rebeldía que se desató en Bolivia en este último tiempo, con desprendimiento y sin personalismos", manifestó la exautoridad a BBC Mundo.

Consultado sobre los ataques del presidente a la oposición y su aparente incapacidad de unirse, Cárdenas señaló que Morales está desesperado por iniciar la batalla electoral para que los problemas de su gobierno sean eclipsados por una larga campaña de dos años.

"Además, para nosotros Evo Morales no es candidato aún", indicó en referencia de que no está todo dicho respecto al controversial fallo de la anterior semana.

Temas relacionados

Contenido relacionado