El exministro Rafael Ramírez deja el cargo de embajador de Venezuela ante la ONU y afirma haber sido destituido por sus opiniones críticas con Maduro

Rafael Ramírez Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Rafael Ramírez era embajador de Venezuela ante la ONU desde enero de 2015.

El embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez, anunció este martes su renuncia al cargo "a solicitud del Presidente de la República".

Ramírez, quien bajo el presidente Hugo Chávez estuvo durante más de una década al frente de la estatal petrolera PDVSA, encabezaba la representación de Venezuela en la ONU desde enero de 2015.

"Se me ha removido por mis opiniones, me mantendré, pase lo que pase, leal al Comandante Chávez!", dijo Ramírez en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter junto a una carta de renuncia.

Durante los últimos meses, en artículos publicados en la prensa venezolana, Ramírez había expresado cada vez críticas más abiertas hacia la conducción de la política económica del gobierno de Nicolás Maduro.

Su nombre, sin embargo, también había estado inmerso en la polémica durante los últimos meses tras la detención por órdenes de la Fiscalía de más de medio centenar de altos cargos de PDVSA, acusados de actos de corrupción por miles de millones de dólares, e incluso de algunos familiares.

Entre los detenidos están Eulogio del Pino y Nelson Martínez. quienes ocuparon la presidencia de PDVSA después de la salida de Ramírez.

Salida anticipada

La semana pasada, la agencia Reuters ya anticipó la salida de Ramírez del cargo en la ONU ante las crecientes denuncias de la Fiscalía sobre manejos dolosos en PDVSA, algo que Ramírez siempre ha negado que haya ocurrido durante su gestión.

El Parlamento, controlado por la oposición, cifra en US$11.000 millones el dinero que desapareció de la estatal durante el mandato de Ramírez.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Ramírez llegó a ser uno de los altos cargos que pasó más tiempo dentro del gobierno de Hugo Chávez.

El viernes 1 de diciembre, el fiscal designado por la Asamblea Constituyente, Tarek William Saab, anunció la detención de Diego Salazar Carreño, un primo de Ramírez al que acusan de estar involucrado en una trama de blanqueo de dinero en Andorra.

En su mensaje de Twitter, Ramírez publicó una carta de cuatro páginas dirigida al ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, en la que deja claro que presenta su renuncia en respuesta al "deseo manifiesto" de Maduro de que se separara del cargo.

"Para mí en lo personal, esta decisión resulta muy difícil, pues significa cesar en mis funciones como servidor del Estado venezolano", escribe Ramírez. "No obstante, ante la decisión del presidente no he tenido otra opción", agrega.

Ramírez también defiende las críticas que ha formulado hacia la política del gobierno al asegurar que las ha hecho de forma honesta.

Venezuela sufre una severa crisis económica como consecuencia, entre otras cosas, de la caída del precio del petróleo y de la producción.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tras la llegada al poder de Nicolás Maduro, Rafael Ramírez fue separado de la presidencia de Pdvsa.

"En estas circunstancias y dadas las limitaciones a las que he sido sometido, me he visto obligado a expresar mis opiniones en público, después de expresarlas en los espacios políticos correspondientes, siempre con la orientación de contribuir a la solución de los problemas", apunta.

"No quisiera imaginar que ahora arreciarán los ataques y los vilipendios por expresar mis opiniones y fijar una posición de alerta en defensa de la revolución y el país, como ya han hecho algunas voces ofensivas y arteras. Es la nueva forma de hacer política con ´p´ minúscula que se ha impuesto, en una comunión de intereses y bajos propósitos", advierte.

Miembros de la oposición venezolana han desestimado las gestiones de la Fiscalía ante los supuestos casos de corrupción en PDVSA, al selañar que no se trata de un fenómeno nuevo y que más que un verdadero combate es un ajuste de cuentas entre grupos rivales dentro del chavismo.

Rafael Ramírez, el "superministro" al que Chávez confió el gran tesoro de Venezuela: el petróleo

Del corresponsal en BBC Mundo, Daniel García Marco

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Rafael Ramírez cumplió la misión de Chávez de poner el petróleo al servicio de la revolución bolivariana.

Rafael Ramírez se crió en un hogar vinculado a la lucha política de izquierda. Su padre se relacionó con movimientos de guerrilla y uno de sus hermanos se llama Fidel.

Llegó a estar preso cuando era estudiante. Su ideología socialista no se debilitó durante sus estancias laborales en Estados Unidos y Francia.

En el último año de su carrera universitaria ya ingresó a Pdvsa, la petrolera estatal, que abandonó luego decepcionado por la cultura heredada de las transnacionales extranjeras.

Regresó al país en 1995 y cuando ganó Hugo Chávez las elecciones de 1998, el ingeniero decidió que quería trabajar para ese gobierno. Su mentor político había sido Adán Chávez, hermano del nuevo presidente en ese momento.

Pdvsa, una empresa eficiente basada en la meritocracia, fue en los primeros años el gran bastión de resistencia a las políticas de Chávez, que buscaba que la empresa se vinculara más con el país y con el gobierno.

En abril de 2002 se produce el golpe de Estado que saca a Chávez del palacio de Miraflores durante unas horas. Ramírez y el chavismo culparon a Pdvsa, entre otros sectores.

Poco después, en julio de ese año, el presidente llamó a Ramírez para que asumiera el puesto de ministro de Energía y Minas.

Para 2004, ya superado el paro petrolero de la industria de entre 2002 y 2003, Ramírez se consolida en su cargo de ministro y asume también como presidente de Pdvsa.

Fue un funcionario obediente y disciplinado, pero sobre todo exitoso en la tarea que le encomendó Chávez: convertir a la petrolera en brazo financiero de la llamada revolución bolivariana y liderar las nacionalizaciones que empezaron en 2007.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Rafael Ramírez se presenta como defensor de los ideales de Chávez y critica que no se permita el disenso.

Ramírez creó la Pdvsa "roja, rojita" que se alejó de su función puramente comercial para suministrar a la revolución los dólares de la bonanza petrolera de los años 2000.

Desde entonces, sus misiones no dejaron de crecer: fue vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y vicepresidente de reorganización territorial.

Mano derecha de Chávez, Ramírez estuvo cerca del presidente en los últimos momentos antes de morir. Por ello estuvo entre los candidatos a la sucesión, que finalmente, por designación del propio Chávez, ganó Nicolás Maduro.

Maduro se alió con él y lo nombró vicepresidente económico. Pero cuando la crisis empezó a asomar, el presidente lo apartó de la caja del país y del Ejecutivo y lo nombró representante ante Naciones Unidas en diciembre de 2014.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Rafael Ramírez mostró aspiraciones presidenciales y eso puede estar detrás de la pelea con Maduro.

En las últimas semanas había hecho públicas en varias columnas sus críticas por el manejo de una crisis económica que él dice que había anticipado sin ser escuchado.

Detrás de ese papel crítico puede estar su deseo de desafiar a Maduro como candidato oficialista en las próximas elecciones presidenciales aprovechando su ascendencia con la familia Chávez y con los veteranos de la revolución bolivariana.

Varios analistas señalan que eso estaría detrás de la purga en Pdvsa por corrupción que ha emprendido el Estado contra hombres cercanos a Ramírez, familiares y contra proyectos firmados por él.

El oficialismo coincide así con la acusación de la oposición de que durante el mandato de Ramírez en Pdvsa desaparecieron US$11.000 millones.

"Al agredirme en lo personal afectan la unidad de las fuerzas revolucionarias y el legado del comandante Chávez", alertó al oficialismo en su escrito de renuncia al cargo en la ONU, publicado este martes.

¿Cuál será su próximo movimiento? El que fuera mano derecha de Chávez y hombre fuerte del petróleo, el gran tesoro de Venezuela, mantiene ahora en vilo al chavismo a poco de las presidenciales.

Temas relacionados

Contenido relacionado