El papa Francisco pide disculpas por sus declaraciones a favor del obispo Juan Barros que "hirieron" a las víctimas de abusos en Chile

Papa Francisco. Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Francisco dijo que reconocía que sus palabras fueron inoportunas.

El papa Francisco pidió este lunes disculpas a las víctimas de abusos sexuales en Chile y reconoció que "les hirió" al haberles solicitado unas "pruebas" que no podían tener.

"Debo pedir disculpas porque la palabra 'prueba' ha herido a muchos abusados, fue sin querer", dijo el sumo pontífice en declaraciones a bordo del avión que le lleva de regreso a Roma, tras una gira por Chile y Perú.

Su mensaje llegó después de que, durante su visita a Chile, defendiera al polémico obispo chileno Juan Barros, quien está acusado de encubrir casos de abuso sexual por parte de sacerdotes a menores en ese país.

Concretamente, Barros es señalado de haber supuestamente encubierto al sacerdote Fernando Karadima, quien en 2011 fue hallado culpable tras una investigación del Vaticano de abusar de adolescentes durante las décadas de 1980 y 1990.

Karadima fue suspendido de por vida de sus funciones.

"El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, ahí voy a hablar", dijo Francisco el pasado jueves, lo que provocó indignación entre los críticos de Barros.

Pero, este lunes, la máxima autoridad de la Iglesia católica admitió que sus palabras fueron inoportunas.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Durante la visita de Francisco a Chile hubo protestas contra el obispo Barros.

"Sé que mucha gente abusada no puede traer una prueba, no la tiene o a veces la tiene y siente vergüenza, sufre en silencio. El drama de los abusados es tremendo", agregó.

Francisco fue criticado abiertamente en una declaración del presidente de la Comisión para la Protección de los Menores, cardenal Sean O'Malley, quien dijo las palabras del sumo pontífice eran "una fuente de gran dolor para los sobrevivientes de abusos sexuales por parte del clero o de cualquier otro criminal".

En su conversación con la prensa, el Papa hizo referencia a la postura de O'Malley y reconoció haber errado, aunque también defendió lo que ha hecho en la lucha contra los abusos sexuales al interior de la Iglesia católica.

"Saben que empezó el papa Benedicto XVI con la tolerancia cero y yo seguí con esa tolerancia cero", apuntó.

Recordó que durante su visita a Chile habló en dos ocasiones "y con mucha fuerza" sobre el tema de los abusos sexuales por parte del clero.

Una disculpa inusual

Análisis de James Reynolds, corresponsal de la BBC en Roma

Es inusual que un Papa se disculpe por sus palabras. Pero Francisco claramente sintió que tenía que enmendarse por la forma abrupta como desestimó las acusaciones hechas por las víctimas de abusos sexuales cometidos por el clero en Chile.

Las víctimas habían acusado al obispo chileno Juan Barros de haber encubierto los abusos cometidos por otro sacerdote.

Durante su visita a Chile, el papa describió esas acusaciones como una calumnia sobre la cual no había evidencias.

Ahora, Francisco se ha disculpado por las palabras que escogió al hablar. Dijo que entendía que al retar a las víctimas a presentar pruebas, fue como darles una cachetada en el rostro.

Sin embargo, el Papa insiste en que una investigación había mostrado que no había evidencia que apoyara los cargos levantados en contra del obispo Barros.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado