Un juez en Brasil ordena retirar el pasaporte del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva para evitar que salga del país

Luiz Inácio Lula da Silva Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Luiz Inácio Lula da Silva aspira a presentarse a las elecciones generales de octubre de 2018, pero la ratificación de su condena por corrupción complica seriamente sus opciones de competir por la presidencia.

A la ratificación este miércoles de la condena a Luiz Inácio Lula da Silva por corrupción, se sumó este jueves una orden judicial que impide salir de Brasil al expresidente de la nación sudamericana.

El juez Ricardo Leite, de Brasilia, dispuso retener el pasaporte de Lula da Silva, quien tenía previsto viajar a Etiopía el viernes para participar en una cumbre sobre el hambre, organizada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

El juez Leite está investigando al exmandatario por supuesto tráfico de influencias a favor de Saab, una empresa sueca que vendió 36 aviones militares a Brasil, durante el gobierno de Dilma Rousseff, en 2013.

La Policía Federal brasileña confirmó que ya había recibido el mandato judicial de confiscar el documento de viaje de Lula, según agencias y medios locales.

Sentencia de prisión

Paralelamente al proceso por supuesto tráfico de influencias, el miércoles, un tribunal de apelaciones de Porto Alegre ratificó la condena por corrupción pasiva y lavado de dinero dictada contra Lula da Silva en julio de 2017.

Además, los 3 jueces de la corte aumentaron la pena impuesta al exmandatario de nueve a 12 años de prisión.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El exmandatario lidera las encuestas de intención de voto.

Los tres jueces de la corte de apelaciones concluyeron que Lula da Silva había aceptado sobornos por US$1,1 millones de la constructora OAS, una de las empresas implicadas en el escándalo conocido como "Lava Jato".

El exmandatario aspira a presentarse a las elecciones generales de octubre de 2018 y actualmente lidera las encuestas de intención de voto.

Pero el fallo de los magistrados complica seriamente sus opciones de competir por la presidencia.

El expresidente y sus abogados anunciaron que apelarán y que, fuese cual fuese el dictamen final, Lula mantendría su intención de participar en los comicios.

El líder del Partido de los Trabajadores niega haber cometido irregularidades y argumenta que el juicio en su contra tiene intereses políticos para menoscabar sus aspiraciones electorales.

Este jueves el Partido de los Trabajadores escogió a Lula como su precandidato de cara a las presidenciales que deben celebrarse en octubre.

Temas relacionados

Contenido relacionado