"Fue encontrado con golpes y desorientado": las incógnitas que rodean el caso de Marco Antonio Sánchez, el estudiante que estuvo desparecido 5 días tras ser detenido por la policía en México

Un cartel con la foto de Marco Antonio Sánchez Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Marco Antonio Sánchez había desaparecido el 23 de enero, luego de ser detenido por policías de Ciudad de México.

La reaparición con vida del joven Marco Antonio Sánchez causó alivio en Ciudad de México, aunque no terminó con la gran indignación que produjo su desaparición a manos de cuatro policías.

"Hay mucha indignación. La policía se llevó a un joven en buen estado y ahora aparece muy lastimado", le dice a BBC Mundo Margarita Ruiz, familiar de Marco Antonio Sánchez.

El estudiante de 17 años fue entregado en la madrugada de este lunes a su familia tras estar desaparecido por 5 días después de ser arrestado por la policía en la Ciudad de México el pasado martes 23 de enero.

Sin embargo en este caso todavía hay muchas preguntas sin respuesta.

Ruiz cuenta que no ha hablado con Marco Antonio ni con los familiares que fueron a su encuentro la noche del domingo en el ministerio público de Tlalnepantla, en el Estado de México.

Dice que todavía no se sabe mucho de su situación, pero que de acuerdo con las fotografías y videos que se han hecho públicas se ve muy lastimado.

"Marco Antonio está en muy mal estado", dice.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las autoridades ubicaron a Marco Antonio Sánchez en una agencia del Ministerio Público, pero luego le perdieron la pista.

Desde que aparecieron en las redes sociales, las imágenes causaron asombro: parece desubicado, con la mirada perdida, con golpes en la mejilla derecha y cojea al caminar.

Dista mucho de ser el joven sonriente que se presentaba en los carteles de su búsqueda.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México, Nashieli Ramírez, confirmó a BBC Mundo que "Marco Antonio fue encontrado con golpes, desorientado y con un grado importante de deshidratación", pero no puede asegurar que fuera maltratado por la policía.

Aseguró que están analizando el caso para continuar clasificándolo o no como desaparición forzada.

Enfrentamiento con la policía

El estudiante de preparatoria fue detenido por cuatro policías mientras tomaba fotografías de un grafiti en la calle, cerca del metrobús Rosario, en el norte de la ciudad.

Un amigo que lo acompañaba logró tomar una fotografía en la que Marco Antonio se ve tirado con cara de dolor en el piso, reducido por dos de los agentes.

Los policías declararon que lo habían liberado poco después de detenerlo, pero nadie supo de su paradero por 5 días.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Decenas de personas protestaron en el centro de Ciudad de México para exigir la reaparición del joven, luego de 5 días desaparecido.

En este tiempo hubo manifestaciones en la calle y pedidos en las redes sociales para que fuera regresado con vida a su familia.

Según informó en una rueda de prensa el jefe de gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, la pista que llevó a encontrarlo fue una llamada de un ciudadano que vio "deambulando a un joven" con las características de Marco Antonio.

El secretario de Seguridad Pública de la ciudad, Hiram Almeida dijo que los policías que detuvieron al joven serán sancionados por no cumplir "con algunos protocolos".

Sin embargo, Almeida negó que se tratara de una desaparición forzada, como la calificó en un principio la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal.

"Hemos confirmado que esta persona está viva y hemos desplegado todas nuestras fuerzas den conjunto con las del Estado de México para poder localizarlo", aseguró Almeida.

"Detención arbitraria"

Pero en México no todos están de acuerdo.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El alcalde Miguel Ángel Mancera y su gabinete de seguridad comparecieron el domingo.

En el caso de Marco Antonio "hubo evidentemente un excesivo uso de la fuerza", asegura a BBC Mundo el expresidente del comité contra las desapariciones forzadas de la ONU, Santiago Corcuera.

"Hay mucho que averiguar y que las autoridades deben explicar. Fue una detención arbitraria y muy posiblemente una desaparición forzada", según Corcuera.

Corcuera asegura que la duración es irrelevante para considerar un caso de desaparición forzada, pues también las hay de corta duración.

De acuerdo a los protocolos, una persona detenida tiene que ser registrada de inmediato y ponerse a disposición de la autoridad correspondiente en caso de haber cometido un delito o infracción.

A pesar de que en todo México hay miles de desaparecidos, algunos por fuerzas de seguridad, en la capital del país no es "nada frecuente", explica Corcuera.

"Por eso el caso de Marco Antonio causa tanta alarma e indignación", dice.

Las dudas

El último caso data de 2002 cuando el joven Jesús Ángel Gutiérrez Olvera fue detenido por fuerzas de seguridad en el taller mecánico donde trabajaba y nunca se volvió a saber de él.

La Procuraduría General de la república reconoció en 2012 la responsabilidad del Estado mexicano en la desaparición.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El jefe de la policía de Ciudad de México reconoció que hubo fallas de "protocolo" de los uniformados que detuvieron al joven.

El expresidente de la Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México, Luis González Plascencia, coincide que la detención arbitraria y desaparición fueron violaciones graves por parte de la policía, en especial cuando se trata de un menor de edad al que tendrían que haber protegido.

"En Ciudad de México hay testimonios de extorsiones a jóvenes, en especial de clase baja, que habría que investigar. Cuentan que los detienen y extorsionan diciéndoles que alguien los acusa de un delito y después esa persona desaparece o nunca existió", dice a BBC Mundo.

Todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre la desaparición de Marco Antonio Sánchez.

Contenido relacionado