Argentina acuerda con el FMI un préstamo de US$50.000 millones que le compromete a bajar el déficit y la inflación

Ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El acuerdo financiero fue anunciado por el ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne (derecha), y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

Argentina anunció este jueves que acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo por US$50.000 millones por el que se compromete a bajar el déficit y la inflación.

El gobierno argentino busca que la línea de crédito, de modalidad "stand by" y a desembolsar en tres años, le ayude a responder al desplome del peso.

El acuerdo está sujeto a la aprobación final del Directorio Ejecutivo del FMI, que examinará el plan económico de Argentina en los próximos días.

La noticia fue confirmada este jueves por el ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central Argentino, Federico Sturzenegger, tras una reunión mantenida por el directorio del organismo internacional.

"Estamos convencidos de que vamos por el camino correcto y hemos logrado evitar una crisis", dijo Dujovne durante su comparecencia.

"Decidimos acudir al fondo en forma preventiva, para evitar una crisis. Actuamos con muchísima responsabilidad, con muchísima premura, siempre pensando que tenemos que evitar la crisis porque eso es lo que ha provocado en Argentina pobreza y destrucción de contratos".

Dujovne también dijo que el acuerdo incluye "cláusulas de salvaguarda social" inéditas.

Según explicó Dujovne, el pacto prevé relajamientos en la meta de déficit para ser aplicado a programas sociales en caso necesario.

Lagarde felicita a Argentina

Según la periodista de BBC Mundo en Buenos Aires, Verónica Smink, el anuncio del acuerdo sorprendió porque la cifra acordada fue mucho más alta de lo esperado.

"Los rumores económicos hablaban de un préstamo de US$30.000 millones, por lo que la cifra es leída como un fuerte respaldo del mercado a la gestión de Macri", señaló.

"No obstante, los críticos del presidente ven esto como una nueva señal de preocupación de que el país podría volver a endeudarse más allá de sus capacidades", agregó la periodista.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La directora del FMI Christine Lagarde, que se encuentra en Canadá para participar en la cumbre del G-7, felicitó al gobierno argentino por el acuerdo.

Por su parte, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, felicitó a las autoridades argentinas a través de un comunicado por haber alcanzado el acuerdo e hizo énfasis en la necesidad de acelerar la reducción del déficit en el país.

"El plan económico del gobierno gira en torno a un reequilibramiento de la posición fiscal. Avalamos plenamente esa prioridad y celebramos la intención de las autoridades de acelerar el ritmo de reducción del déficit del gobierno federal, restableciendo el balance primario para 2020", señaló.

Asimismo, agregó que el FMI respalda los "redoblados esfuerzos" por reducir la inflación que "carcome los cimientos de la prosperidad económica de Argentina y recae directamente en los segmentos más vulnerables de la sociedad".

Macri va al G-7

Se espera que el apoyo del FMI ayude a abastecer al mercado de dólares y detener una corrida cambiaria que podría traducirse en una mayor inflación.

Antes de darse a conocer el acuerdo, el presidente argentino, Mauricio Macri, calificó el préstamo como "un punto de partido importantísimo" para el país.

Macri, que viajará el viernes a Quebec, Canadá, para participar en la cumbre del G-7, anunció que tiene previsto reunirse allí con la directora del FMI, Christine Lagarde.

El presidente argentino anunció a comienzos de mayo que su gobierno había iniciado conversaciones con el organismo internacional para negociar un acuerdo de "apoyo financiero" después de que el peso argentino se devaluara un 15% en dos semanas.

El Banco Central argentino intentó mitigar el desplome sacando US$5.000 millones de sus reservas en una semana para abastecer el mercado de dólares y subió la tasa de interés a 40% para promover el ahorro en pesos.

Estas medidas, sin embargo, no lograron detener la caída del peso y el país acabó pidiendo el apoyo del FMI.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El desplome del dólar en el país motivó el inicio de conversaciones de Argentina con el FMI en busca de apoyo financiero.

"Esto nos va a permitir fortalecer este programa de crecimiento y desarrollo, dándonos un mayor respaldo para enfrentar este nuevo escenario global", dijo entonces el presidente Macri.

"Somos uno de los países del mundo que más dependemos del financiamiento externo", agregó.

Macri criticó haberse encontrado con unas cuentas públicas en muy mal estado tras el gobierno de Cristina Kirchner, que enfocó su política económica proteccionista en promover el consumo y financiar al Estado con grandes inyecciones de capital del Tesoro nacional.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado