Brexit: ¿por qué Reino Unido mira a Noruega de cara al referendo que decidirá su futuro en la Unión Europea?

Paisaje en Noruega Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Noruega no forma parte de la UE, pero tiene acceso al mercado único.

Noruega, un país escandinavo conocido por sus montañas, sus glaciares y sus fiordos se convirtió en tema de conversación en Reino Unido por el referendo sobre la permanencia del país en la Unión Europea.

Pero no debido a sus hermosos paisajes, sino por su relación especial con la Unión Europea.

Noruega no es miembro de la Unión Europea, pero sí participa plenamente en el mercado único.

Así, un país de poco más de cinco millones de personas puede acceder a un mercado de más de 500 millones.

Una opción que puede ser atractiva para los británicos que quieren conservar los beneficios de la UE sin necesidad de seguir siendo miembros.

¿Qué es el mercado único?

  • El mercado único (o interior) es, entre otras cosas, un área de libre comercio, sin aranceles ni impuestos al comercio entre países
  • El mercado único, sin embargo, es mucho más que un área de libre comercio, porque incorpora el libre movimiento de personas, bienes, servicios y capitales
  • Y en su base está un marco común de regulaciones que significa que las empresas de países como Reino Unido, Francia o Polonia tienen que cumplir con los estándares comunes en su comercio tanto con países europeos como de fuera de Europa

Noruega, Islandia y Liechtenstein forman parte de la Asociación Europea de Libre Comercio, junto con Suiza.

Y los tres primeros son miembros del Espacio Económico Europeo (EEE), que entró en vigor en 1994 para dar a los países europeos que no son parte de la UE una forma de acceder al mercado único.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Noruega no tiene que aplicar la legislación europea en materia de pesca.

Ese acuerdo es el que ha permitido a Noruega, uno de los países más ricos del mundo, tener una relación especial con la UE.

Y ahora, esa relación se estudia en Reino Unido como una de las posibilidades en un escenario post-Brexit.

Se comparan sus ventajas y desventajas con respecto a otros países que, sin formar parte de la UE, también mantienen estrechas relaciones con ella, como Suiza.

La campaña a favor de la salida de la UE ("Leave") asegura que no apoya ninguno de los modelos conocidos y que si gana el Brexit, Reino Unido negociará con la UE un modelo de relaciones propio.

Pero, ¿en qué consiste esa relación especial de Noruega con la Unión Europea?

Un intenso contacto

El comercio con la UE tiene mucha importancia para Noruega: supone el 74,3% del total.

Y Noruega es el quinto país importador de productos de la UE, tras China, Rusia, Estados Unidos y Suiza.

Por eso, el dilema sobre si el país debería o no entrar en la UE se ha presentado repetidamente en su historia.

Noruega ha celebrado dos referendos sobre su entrada en la UE: en 1972 y en 1994.

En ambos ganó el no, y en la actualidad la mayoría de noruegos prefieren mantenerse fuera de la UE.

Según una encuesta de 2013, menos del 20% de los noruegos quieren entrar en la UE en la actualidad.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Noruega es uno de los países más ricos del mundo.

Sin euro...

Noruega, al igual que Islandia y Liechtenstein, no ha adoptado la moneda común europea, el euro: su moneda nacional es la corona.

Además, tampoco está obligada a participar en varias políticas comunes de la UE en sectores muy importantes para su economía, como la agricultura y la pesca, por lo que controla sus propias aguas y bancos pesqueros.

El acuerdo del Espacio Económico Europeo tampoco incluye la política comercial común, la política exterior o impositiva.

Pero Noruega sí participa en algunos programas importantes como Frontex (sobre el control de fronteras) y Europol (policía criminal).

...pero con obligaciones

Como miembro del Espacio Económico Europeo, Noruega tiene que aceptar el libre movimiento de personas y trabajadores, pero no tiene influencia sobre las normas que regulan estas libertades.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Noruega no utiliza el euro, sino su propia moneda: la corona.

Y tiene que cumplir con una gran parte de la legislación europea, aunque no sea miembro de la UE.

Un informe independiente del gobierno, publicado en 2012, calculó que el país ha adoptado unas tres cuartas partes de las directivas europeas.

"Noruega está más integrada en muchos aspectos con la UE que incluso algunos de los miembros de la propia UE", opinó en un artículo en The Guardian Espen Barth Eide, noruego y director ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Con voz, pero sin voto

A pesar de esta gran interrelación, Noruega no tiene gran influencia en muchas de las reglas que le afectan.

Puede expresar su opinión, pero no votar sobre lo que se decide.

El país no cuenta con voto en el Parlamento europeo, el consejo de ministros (salvo en materia de justicia y seguridad) ni la comisión.

Y aunque sí participa en grupos de trabajo y de expertos, su capacidad de influir en las leyes es solo ejerciendo presión (lobby).

El último recurso en caso de que Noruega no quiera aplicar la legislación europea sería vetar su incorporación al acuerdo del Espacio Económico Europeo, el procedimiento por el cual las regulaciones europeas se vuelven obligatorias para el país.

Pero esta capacidad de veto nunca se ha utilizado.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En Reino Unido se discute si el modelo noruego podría servir en caso de Brexit.

"El aspecto más problemático de la asociación de Noruega con la UE es el hecho de que Noruega está en la práctica obligada a adoptar las políticas y reglas de la UE en muchas cuestiones sin ser miembro, y sin derechos de voto", dice el mismo informe oficial.

Contribuye al presupuesto

Noruega contribuye al presupuesto europeo a través de fondos para el desarrollo regional de la UE y financiando los programas en los que participa.

El gobierno pagó en 2011 unos US$151 netos por ciudadano, según un informe del Centro de Desempeño Económico de la London School of Economics (LSE).

Y una estimación de la Confederación de la Industria Británica dice que Noruega es el décimo contribuyente de la UE, a pesar de no ser miembro.

No es parte de la unión aduanera...

Noruega no forma parte de la unión aduanera, lo que implica que puede imponer sus propios aranceles a terceros países y negociar independientemente sus relaciones comerciales con países fuera de la UE.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Noruega forma parte del espacio Schengen sin controles fronterizos de la Unión Europea.

Y los productos producidos fuera del Espacio Económico Europeo (es decir, fuera de los 28 países de la UE y de los tres del EEE) están sometidos a tasas aduaneras al atravesar la frontera noruega.

...pero sí del Espacio Schengen

Los ciudadanos europeos no necesitan un pasaporte para viajar por el Espacio Schengen, que abolió las fronteras internas europeas desde que entró en vigor, en 1995.

Todos los países de la UE, menos Bulgaria, Croacia, Chipre, Irlanda, Rumanía y Reino Unido forman parte del Espacio Schengen.

Además, también son parte de Schengen Noruega, Islandia, Liechtenstein y Suiza.

Por razones de seguridad, estos países mantienen una intensa cooperación policial.

Y por ser parte del espacio Schengen, Noruega participa en los consejos de ministros de Justicia y Asuntos Interiores de la UE.

Si gana el Brexit, el modelo noruego volverá probablemente al centro del debate en la política británica.

Contenido relacionado