Francia: ¿se pueden realmente evitar los ataques de camión como el de Niza?

Un camión chocando contra una barrera.
Image caption Probando una barrera: esta es solo una de las opciones para detener un ataque de camión.

¿Se pueden evitar un ataque como el ocurrido en Niza este jueves que dejó 84 muertos?

Lo cierto es que si queremos vivir en una sociedad libre y abierta, ninguna infraestructura de seguridad puede eliminar todos los riesgos.

Pero sí hay métodos efectivos para evitar ataques con camiones y proteger espacios públicos. Estoy entre un pequeño grupo de periodistas lo suficientemente afortunados como para haber visto uno de los métodos antiataque puesto a prueba, literalmente, hasta la destrucción.

Si este método que vi en 2009 se hubiera usado en un lugar como Niza, probablemente hubiera detenido al camión en un instante.

Estados Unidos, Israel y Reino Unido están entre las naciones que han liderado el desarrollo de sistemas de protección de espacios públicos, como la instalación de barreras o la introducción decambios en las calles que tú y yo apenas notaríamos.

Cualquiera que visite las capitales de estos países verá la seguridad física que rodea a algunos edificios públicos.

El Parlamento británico está rodeado por un sistema de barreras negras. El área alrededor de la Bolsa de Nueva York, por rampas contra vehículos, y cualquier visitante en Israel no necesita que le expliquen en qué consiste el sistema de seguridad.

"Endurecimiento de los objetivos"

Con un planeamiento cuidadoso, las ciudades pueden ser "reforzadas" con el uso creativo de barreras especiales y bolardos (obstáculos de hierro, piedra u otro material colocados en el suelo de una calle) capaces de soportar impactos directos e impedir que un camión alcance su objetivo.

Image caption Imagen de una prueba para detener ataques de camión, presenciada por la BBC en 2009.

¿Esta ingeniería y otras medidas relacionadas convierten una ciudad en una fortaleza?

Volvamos al ejemplo del Parlamento británico. Las barreras negras que rodean el Palacio de Westminster son obvias.

Están diseñadas para detener a un camión avanzando a alta velocidad. Pude ver un prototipo de ellas puesto a prueba en 2009.

Pero a menos de 100 metros del parlamento queda Whitehall, la casa de muchos de los ministros de Reino Unido. Parece que hay barreras ahí. Pero eso no es completamente cierto.

Las barreras están ahí, pero uno no puede identificarlas como tales porque están integradas en la arquitectura de la calle y permiten el libre movimiento de los peatones. Pero serían capaces de detener a un camión.

Image caption Las barreras en Whitehall están integradas en el paisaje, pero en realidad sirven para detener camiones.

Evidentemente los gobiernos protegen puntos sensibles. Lo que hace que el ataque a Niza sea tan aterrador es que ocurrió en un lugar lejano a la capital, donde la gente estaba divirtiéndose.

Si los atacantes cambian los puntos de referencia nacionales por lo que se conoce en la jerga de seguridad como "objetivos blandos", ¿cómo podría quedar algún lugar que sea seguro?

Consejeros dedicados

La respuesta de Reino Unido ha sido tener un equipo de dedicados policías, ingenieros, arquitectos y otros expertos que aconsejan a las municipalidades y hasta los clubes de fútbol de la Liga Premier sobre cómo reducir el riesgo de ataques con vehículos en lugares llenos de gente.

Existen guías de planeamiento y el Instituto Real de Arquitectos Británicos tiene su propio protocolo sobre diseño antiterrorista.

Cuando los consejeros de seguridad antiterrorista de la policía asesoran a alguien, no simplemente dicen "pon concreto y espera a que funcione de la mejor manera".

Cada medida recomendada para un lugar de Reino Unido ha sido probada por criterios reconocidos internacionalmente, incluyendo las especificaciones oficiales del Instituto Británico de Estándares.

Así que, dependiendo del lugar de Reino Unido, muchas de las barreras que se ven en la calle han sido probadas para ver si pueden soportar el impacto frontal de un camión de siete toneladas conducido a 80 kilómetros por hora.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El camión con el que se perpetró el ataque en Niza ya fue remolcado.

El mejor ejemplo de esas medidas puede encontrarse en el estadio de fútbol del Ársenal, en Londres, donde las letras gigantes que reproducen el nombre del equipo, son en realidad, un escudo.

Si alguien intentara perpetrar un ataque como el de Niza en este campo, las letras absorberían la energía del choque.

Lo más probable es que el camión quede hecho pedazos. Otros lugares públicos alrededor de Reino Unidos han sido "reforzados" de manera similar.

Derechos de autor de la imagen Alamy
Image caption Estadio del Arsenal: las letras son en realidad una medida antiataques.

Evidentemente, nadie quiere ver barreras negras del estilo del parlamento inglés en los logares de vacaciones. Pero hay medidas que pueden reducir el riesgo.

Por ejemplo, para eventos públicos pueden colocarse en las calles barreras temporales hechas de bloques de concreto reforzado, que pueden fijarse al suelo con mínimos cambios al paisaje.

Medidas menores pueden ser suficientes para detener un ataque con un camión hasta que llegue la policía. Por ejemplo, una serie bordes que crean curvas artificiales en medio de las calles,

Estas estructuras suelen verse en eventos políticos grandes, como cumbres o convenciones de partidos, pero no tanto en eventos públicos.

Las guías para eventos públicos grandes en espacios abiertos pide a los organizadores seguir algunos pasos clave:

  • Identificar amenazas y pedir consejos de gente que sepa
  • Establecer qué es vulnerable y qué se quiere proteger
  • Identificar las mejoras de seguridad que podrían ofrecer protección
  • Revisar y ensayar para asegurarse de que esté todo bien

Cuando las autoridades investiguen las circunstancias de cómo el atacante del camión fue capaz de causar tanto daño, tendrán que preguntarse si tienen un sistema que pueda prepararlos y protegerlos en el futuro.

Temas relacionados

Contenido relacionado