Dos ataques en Reutlingen y Ansbach cierran una semana de violencia en Alemania

En Ansbach un hombre detonó un explosivo en un bar, cerca de la puerta de entrada a un popular festival de música. Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption En Ansbach un hombre detonó un explosivo en un bar, cerca de la puerta de entrada a un popular festival de música cuya entrada se le negó.

Este domingo se cierra una semana de violencia en Alemania: cuatro ataques sin relación alguna entre ellos dejaron más de una decena de personas muertas en distintas zonas del país.

Dado que tres de los cuatro ataques fueron perpetrados por inmigrantes que buscaban asilo, especialistas estiman que esta semana el debate sobre la política con los refugiados en Alemania puede reavivarse.

El último de los ataques ocurrió en la ciudad de Ansbach, en el sur de Alemania, a las 22:00 horas (20:00 GMT) del domingo.

Según las autoridades, un hombre de 27 años de origen sirio detonó un explosivo cerca de la puerta de entrada a un popular festival de música al cual se le negó el acceso.

Como resultado de la detonación, el atacante identificado como Mohammad D. murió y al menos 15 personas resultaron heridas.

La policía luego encontró un video de Mohammad D. donde juraba lealtad al autodenominado Estado Islámico. La organización se adjudicó el ataque y dijo que el hombre era uno de sus "soldados".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Al menos diez personas resultaron heridas en una explosión en Ansbach. El atacante murió en la detonación.

El ministro del interior bávaro, Joachim Herrmann, dijo que el atacante había ingresado a Alemania en 2014 y que se le había negado el asilo el año pasado y que su deportación a Bulgaria estaba en proceso.

El hombre estaba viviendo en un apartamento provisto por las autoridades de Ansbach.

Tras el ataque, más de 2.000 personas fueron evacuadas del festival al aire libre, que luego fue cancelado.

Las autoridades han bloqueado los accesos a la zona mientras intentan determinar qué tipo de explosivo utilizó el atacante.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El ministro del interior bávaro, Joachim Herrmann, dijo que al atacante de Ansbach se le había negado el asilo el año pasado.

Ataque con machete

Antes, a las 16:30 horas (14:30 GMT) en el centro de la ciudad de Reutlingen, en el suroeste de Alemania, un solicitante de asilo de origen sirio de 21 años mató con un machete a una mujer y dejó a dos personas heridas.

La policía todavía desconoce el motivo del ataque, pero según informó, el hombre actuó solo y hasta el momento no hay evidencias que sugieran un vínculo terrorista.

La teoría más fuerte, según informaron luego las autoridades, es que se trató de un "crimen pasional".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Según testigos, el atacante de Reutlingen y la víctima mortal tuvieron una discusión antes de que él la matara.

El incidente ocurrió luego de que el hombre tuviera una discusión con la mujer, una polaca de 45 años, agregó la policía.

Según medios alemanes, ambos trabajaban juntos en un restaurante de comida rápida turca.

El hombre fue detenido inmediatamente tras el ataque.

La policía también informó que el hombre había estado involucrado antes en incidentes donde provocó heridos, pero no se brindó más información al respecto.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En la ciudad de Reutlingen el hombre de 21 años usó un machete como arma.

Una semana sangrienta en Alemania

Con estos dos ataques ya son cuatro los ataques violentos de alto impacto ocurridos esta semana en Alemania.

El viernes David Ali Sonboly, un estudiante de 18 años, mató a 9 personas y dejó 27 heridos en un centro comercial en la ciudad de Múnich.

Tras el ataque, que planeó durante al menos un año, el joven de nacionalidad alemana e iraní se suicidó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption David Sonboly, de 18 años, planificó el ataque en Múnich donde mató a 9 personas durante al menos un año.

Todavía se desconoce su motivación, pero las autoridades han dicho que no tenía historial criminal y que no hay evidencia alguna de una posible relación con el autodenominado Estado Islámico ni con ningún otro grupo extremista.

No obstante, dijeron, el joven nacido en Múnich "estaba obsesionado con los tiroteos masivos".

A su vez, el lunes la policía mató a un joven de 17 años de origen afgano armado con un hacha y un cuchillo que hirió a cinco pasajeros en un tren cerca de la ciudad de Wurzburgo, en la región de Baviera, al sureste de Frankfurt.

Temas relacionados

Contenido relacionado