Cómo Anjem Choudary se convirtió en uno de los hombres más peligrosos del Reino Unido sin empuñar un arma

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Choudari aseguró que "no aceptar el Islam es un crimen contra Dios" y afirmó que "la bandera del Islam se izará en el Reino Unido".

Nunca fue acusado de colocar una bomba, o de cometer un asesinato.

Sin embargo, durante años la policía británica consideró a Anjem Choudaryuno de los hombres más peligrosos en el Reino Unido.

El clérigo musulmán británico de 49 años predicó su mensaje de odio e islamismo extremo durante 20 años, usando su megáfono en esquinas, frente a mezquitas, embajadas, e incluso centros comerciales.

Choudary había sido cuidadoso de no rebasar el límite de la legalidad o tener vínculos directos con atacantes. Pero una de sus acciones le mereció finalmente una condena y la cárcel.

El predicador, junto a Mohammaed Mizanur Rahman, ambos residentes en el este de la capital británica, fueron hallados culpables de incitar a colaborar con el autoproclamado Estado Islámico, una acción que viola la ley antiterrorista británica aprobada en el año 2000.

Image caption Anjem Choudary jamás fue vinculado directamente a un acto de violencia, pero entre sus seguidores hay numerosos perpetradores de crímenes. "Él manipulaba su mente, y dejaba que ellos tomaran la decisión final", dijo un corresponsal de la BBC que investigó al clérigo durante años.

Ambos fueron condenados en julio, aunque el veredicto se dio a conocer por motivos legales este martes.

El arma más poderosa de Choudary y su mayor amenaza ha sido la manipulación de la mente.

Y para tener idea de la gravedad de esa amenaza basta recordar que entre los seguidores del clérigo están Michael Adebolajo y Michael Adebowale, los hombres que asesinaron a machetazos al soldado británico Lee Rigby en Londres en 2013.

¿Quién es Anjem Choudary y cómo logró transmitir de manera tan potente su mensaje?

"No pensar por si mismos"

Choudary es padre de cinco hijos. Se graduó en leyes y llegó a ser presidente de la Sociedad Británica de Abogados Musulmanes.

Inicialmente entró a la universidad a estudiar medicina, pero optó luego por abogacía.

Derechos de autor de la imagen Demotix
Image caption Brusthom Ziamani, condenado a 12 años de cárcel por planear ataques en Londres, era un seguidor de Choudary. El cartel reza: "que la democracia se vaya al infierno"

Esas oportunidades sugieren que "probablemente pudo haber logrado lo que quisiera en la vida", según Dominic Casciani, corresponsal de la BBC de asuntos británicos que investigó durante años al predicador.

En cambio, Choudary se transformó en "un ideólogo, un pensador que alienta a otros a no pensar por si mismos".

Una de sus mayores influencias según Casciani fue Omar Bakri Mohammed, un clérigo nacido en Siria y actualmente preso en Libia, a quien conoció en Londres.

Cuando Bakri huyó del Reino Unido luego de los atentados de 2005, aunque no estuvo directamente involucrado, su estudiante se transformó en maestro.

"Londonistán"

"A Choudary le fascinó pasar a ser el centro de atención y estar en los titulares de la prensa", señaló Casciani.

Uno de los mensajes favoritos del clérigo era "la bandera del Islam se izará en Downing Street", sede del gobierno británico.

También afirmó que "los musulmanes se están levantando para establecer la ley sharia, en Pakistán, Afganistán, y tal vez, queridos musulmanes, en Londonistán".

Choudary celebró el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York el 11 de setiembre en Estados Unidos y calificó a sus perpetradores como "magníficos mártires".

Y en otra ocasión señaló que "no aceptar el Islam es un crimen contra Dios", agregando que "lo que los judíos israelíes y sus amigos cristianos de los EE.UU. y el Reino Unido debería saber es que Alá está con los musulmanes".

Dos mundos

"El esquema mental de Choudary es simple", señaló Casciani.

"Para él hay dos mundos, el mundo de los creyentes, lo que significa musulmanes, y el de todos los demás, los infieles. Y estos mundos son incompatibles porque la forma de vida de uno amenaza la existencia del otro".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El británico Siddhartha Dhar, primero a la izquierda, otro hombre vinculado a Choudary, es sospechoso de ser el asesino de un rehén en uno de los videos de Estado Islámico. El cartel dice, "sharia para el Reino Unido".

Alguien que tomó ese mensaje muy en serio fue Michael Adebolajo, quien llegó a aparecer junto a Choudary en algunas manifestaciones.

Cuando Adebolajo y Michael Adebowale asesinaron brutalmente al soldado Lee Rigby, y grabaron el crimen, "su retórica parecía copiada de mensajes de Choudary en redes sociales", aseguró Casciani.

Choudary dijo que no estaba de acuerdo con el crimen, pero no lo condenó. Y tampoco condenó los atentados en Londres en 2005 que dejaron 52 muertos.

El británico Siddhartha Dhar, otro hombre vinculado a Choudary, es sospechoso de ser el asesino de un rehén en uno de los videos de Estado Islámico.

Image caption Su hijo en una mano y el arma en la otra. Siddhartha Dhar en Siria.

Para Casciani, "Choudary manipulaba mentes de jóvenes, pero dejaba que ellos tomaran la decisión final".

Jóvenes como Omar Sharif, el atacante suicida británico responsible de un ataque en Tel Aviv en 2002, o Brusthom Ziamani, condenado a 12 años de cárcel por planear ataques en Londres.

El comandante de la policía antiterrorista Dean Haydon dijo que Choudary y Rahman "hicieron cosas que estaban apenas dentro de la ley, pero no hay duda, para los que trabajamos en el mundo del contraterrorismo, de la influencia que han tenido, el odio que han destilado y la gente a quienes han animado a unirse a organizaciones terroristas".

"Una y otra vez hemos visto a gente enjuiciada por transgresiones graves que habían asistido a los eventos de estos hombres", agregó.

"Simplicidad"

No quedan dudas de las palabras radicalizadoras de Choudary, la gran pregunta a qué se debe el impacto de su mensaje.

Una y otra vez hemos visto a gente enjuiciada por transgresiones graves que había asistido a los eventos de Choudary

Dean Haydon, policía antiterrorista británica

Adam Deen era uno de los seguidores de Choudary, pero trabaja hoy en la Fundación Quilliam, que combate el extremismo.

"Lo que me atrajo de su mensaje era la simplicidad. Yo era musulmán, debía vivir en un estado islámico y todo lo demás era la encarnación del mal", dijo Deen a la BBC.

"Una visión tan clara era tranquilizadora para un hombre joven como yo, inmerso en un mundo tan complejo, sin saber cuál era la diferencia entre el bien y el mal".

"Es una visión que divide al mundo en una batalla cósmica entre el bien el mal y esa polarización crea una predisposición contra los no musulmanes, de forma que uno comienza sin saberlo a racionalizar actos de violencia."

"Aprobación tácita"

Deen dice que nunca escuchó a Choudary incitar a actos de vilencia o terrorismo, pero había "una actitud y una atmósfera de aprobación tácita de esos actos".

Image caption Choudary cuando era estudiante universitario en Londres. Comenzó estudiando medicina pero se graduó en abogacía.

Cuando Choudary expresó su apoyo a Estado Islámico, pensó que no corría peligro porque expresaba su respaldo a una noción política, un califato regulado por la ley sharia.

Sin embargo, la justicia británica determinó que sus mensajes muestran apoyo no a un "estado islámico" genérico, sino al grupo islamista radical EI prohibido por la ley antiterrorista de 2.000. E incitar a otros a apoyar ese grupo es una violación de la ley británica.

Amenaza en prisión

Sólo el mes entrante se conocerá a cuántos años de cárcel será condenado Choudary.

El gran desafío será como evitar que el clérigo siga difundiendo su mensaje, aún en la cárcel.

Image caption Michael Adebolajo, a la izquierda, era seguidor de Choudary. En 2013 asesinó a machetazos junto a Michael Adebowale al soldado británico Lee Rigby.

Un informe comisionado por el gobierno estableció el mes pasado que el extremismo islamista es un problema creciente en las cárceles británicas. El documento recomienda el establecimiento de unidades especiales para aislar prisioneros influyentes.

En el caso de Choudary, "las autoridades carcelarias deberán pensaren la situación muy cuidadosamente", dijo a la BBC Raffaello Pantucci, director de estudios en seguridad internacional del Royal United Services Institute, en Londres.o .

"Anjar Choudary es un individuo muy carismático y va a estar rodeado de personas muy vulnerables y fáciles de impresionar".

"No me sorprendería que tenga algún tipo de impacto en ellos".

Temas relacionados