EE.UU.: acusan de homicidio a la agente de policía que mató a un hombre negro en Tulsa

La oficial Betty Shelby a la izquierda y Terrence Crutcher a la derecha con su hermana. Derechos de autor de la imagen Policía de Tulsa/Familia Crutcher
Image caption La oficial Betty Shelby abrió fuego contra Terence Crutcher, lo que resultó en la muerte del afroestadounidense en Tulsa, Oklahoma.

Homicidio en primer grado es el cargo que enfrenta una agente de policía de Tulsa, Oklahoma (EE.UU.) por la muerte de un afroestadounidense que presuntamente estaba desarmado.

Betty Shelby, una policía de 41 años, enfrentará un juicio por la muerte de Terence Crutcher, de 40, quien murió por los disparos de esta.

Videos del incidente, ocurrido el 16 de septiembre, muestran a Crutcher con las manos arriba cuando camina hacia su vehículo, el cual estaba detenido en medio de una carretera porque se había averiado.

En las imágenes se ve a otros tres agentes que llegan a la escena mientras Shelby sigue al hombre apuntándole con su arma.

El agente Tyler Turnbough primero utilizó su pistola de descargas eléctricas contra de Crutcher cuando este se aproximaba a su camioneta, según la policía de Tulsa.

Pero a continuación Shelby disparó su arma de fuego contra el hombre, quien cayó herido de muerte.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Crutcher caminó con las manos arriba hasta la puerta de su vehículo y luego recibió una descarga eléctrica y disparos de la policía.

En los videos de la escena no se aprecian los movimientos que pudo haber hecho el afroestadounidense cuando bajó las manos y se inclinó sobre la ventana de su vehículo.

Los abogados de la agente acusada aseguran que el hombre se había negado a seguir las instrucciones de la policía y Shelby temía que pudiera sacar un arma de su vehículo.

Pero la familia de Crutcher asegura que el vehículo tenía las ventanas arriba, por lo que le hubiera sido imposible buscar un arma.

Derechos de autor de la imagen Ronald Grant
Image caption El caso de la muerte de Crutcher ha motivado protestas pacíficas en Tulsa.

La gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, dijo que espera que esta decisión "traiga algo de paz a la familia Crutcher y al pueblo de Tulsa", y pidió que haya tranquilidad durante este proceso judicial.

"Debemos recordar que en nuestro sistema de justicia la agente Shelby es inocente hasta que se demuestre lo contrario", dijo Fallin en un comunicado.

De ser encontrada culpable, Shelby enfrentaría un mínimo de cuatro años en prisión.

El caso se suma a la muerte de otro afroestadounidense, Keith Lamont Scott, en la ciudad de Charlotte, Carolina del Norte, lo cual ha generado fuertes protestas en contra de la violencia policial.

Temas relacionados

Contenido relacionado