La increíble historia de la montaña que los noruegos querían regalarle a Finlandia en su centenario

Una montaña cubierta de nieve en Noruega. Derechos de autor de la imagen Alamy
Image caption La cima del monte Halti está en territorio Noruego, pero gran parte de la montaña está en territorio finlandés.

El gobierno de Noruega rechazó esta semana un plan para darle una montaña a su país vecino, Finlandia.

En las últimas semanas, una campaña en las redes sociales en Noruega había emergido con la petición de darle a Finlandia el monte Halti, ubicado muy cerca de la frontera entre ambos países.

Y el motivo del "regalo" era marcar el centenario de la independencia finlandesa de Rusia.

Sin embargo, la primera ministra noruega, Erna Solberg, dijo que "tristemente" debía rechazar la propuesta porque la Constitución de Noruega prohíbe renunciar a cualquier parte del territorio del país.

Lo cierto es que la propuesta intentaba darle "el resto" del monte Halti, debido a que una parte se encuentra en el territorio finlandés. Sin embargo, el pico se encuentra en la superficie que pertenece a los noruegos.

La campaña intentaba mover levemente la línea de frontera para que el pico, de 1.330 metros de altura, quedara en Finlandia.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los impulsores de la campaña señalaron que sería un "maravilloso" regalo a Finlandia por el centenario de su independencia de Rusia.

Un regalo maravilloso

Los impulsores de la propuesta habían argumentado que "sería un maravilloso regalo a la nación hermana para resaltar el centenario de la independencia de Rusia".

Y agregaron que no sería una gran pérdida para Noruega porque este país tiene muchas más montañas.

La campaña alcanzó los 17.000 "Me gusta" en Facebook, tanto de noruegos como de finlandeses.

Sin embargo, tocó un tema sensible entre ambas naciones.

"Los ajustes en las fronteras entre dos países es un tema que contempla muchos problemas legales, especialmente los relacionados con la Constitución noruega", escribió Solberg al alcalde de la ciudad de Kaafjord, en el norte del país, que apoyaba la campaña.

La Constitución de Noruega, escrita en 1814, estipula que el país es indivisible - y ni siquiera un pedazo del tamaño de un campo de fútbol se le puede quitar.

"En vez de esto, vamos a considerar otro regalo que se ajuste a nuestras leyes para darle Finlandia en su centenario", añadió la primera ministra.

Temas relacionados

Contenido relacionado