Peshmerga: el grupo kurdo entrenado por la CIA que enfrenta a Estado Islámico

Peshmerga Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los Peshmerga kurdos, muchos de ellos veteranos de guerra están ajustando su defensa contra el Estado Islámico.

Su nombre significa "aquellos que enfrentan la muerte".

Y desde hace más de dos años le han hecho honor en la primera línea de combate contra Estado Islámico (EI), en el norte de Irak, con resultados positivos para la coalición que integran junto a EE.UU. y el resto del bloque occidental.

Hoy, cuando comienza a librarse la gran batalla por Mosul, el último bastión de resistencia de Estado Islámico en territorio iraquí, los Peshmerga confirman la importancia de su rol. Han sido clave para contener a EI.

Pero, ¿quiénes son y cómo un ejército de un país que técnicamente no existe como tal, Kurdistán, se volvió tan importante para derrotar al grupo extremista?

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Luego de los levantamientos en Irak en 1991, los Peshmerga lograron hacer retirar a las fuerzas iraquíes del norte del país.

El nacimiento de los Peshmerga

Hace dos años contaban con más de 190.000 combatientes y sus orígenes vienen de grupos tribales fronterizos poco organizados que datan de finales del siglo XIX, pero que posteriormente se organizaron como una fuerza de combate nacional del pueblo kurdo tras la caída del Imperio Otomano luego de la Primera Guerra Mundial.

Luego de los levantamientos en Irak en 1991, los Peshmerga lograron hacer retirar a las fuerzas iraquíes del norte del país.

Al tiempo en que el movimiento nacionalista iba creciendo, también lo hacía la identidad de los Peshmerga como parte importante de la cultura kurda, que los hizo evolucionar de guerreros tribales a combatientes nacionalistas que buscan un estado kurdo independiente.

Tras la Primera Guerra Mundial, el Kurdistán, que era una especie de zona estratégica de contención entre los imperios Otomano y Persa, empezó a verse a sí mismo como una de las múltiples naciones recientemente creadas en la región de lo que fue el imperio Otomano (Irak, Siria y Turquía). El desorden político regional dejó un vacío de poder que permitió a los kurdos empezar a luchar por un estado independiente propio.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En 1992 las facciones rivales kurdas del KDP y PUK establecieron el Gobierno Semiautónomo regional del Kurdistán.

La guerra Irán-Irak

En la década de los 70 los kurdos se habían dividido en dos facciones que controlaban las zonas norte y sur del Kurdistán iraquí. Sin embargo, ambas iniciaron un conflicto con el estado iraquí propiciando que tribus rivales se unieran mientras el movimiento independentista se fortalecía.

Al iniciarse la guerra Irán-Irak en 1980 los Peshmerga se habían convertido en una guerrilla efectiva.

Muchos de los combatientes kurdos eran desertores del ejército iraquí de Saddam Hussein, y cuando los Peshmerga decidieron unirse para reclamar los territorios del Kurdistán iraquí, Hussein decidió actuar.

El ataque a Halabja, 1988

El ataque a la localidad de Halabja fue conocido como el peor ataque con armas químicas en la historia moderna.

Una gran cantidad de soldados kurdos habían peleado previamente junto con las fuerzas armadas iraquíes en la guerra contra Irán, pero muchos Peshmerga se aliaron con tropas iraníes para ampliar el territorio del Kurdistán iraquí bajo su mando.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El ataque a la localidad de Halabja fue conocido como el peor ataque con armas químicas en la historia moderna.

Posteriormente, Saddam Hussein inició una campaña de castigo colectivo conocida como la "Anfal" contra los kurdos, por haber luchado junto a las fuerzas iraníes y buscar ampliar su territorio dentro de Irak.

El evento más notorio dentro de la campaña de Anfal fue el ataque con armas químicas en la zona sur de Kurdistán, específicamente en Halabja, llevado a cabo en 1988. Aproximadamente 5.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, murieron cuando aviones caza iraquíes atacaron a la población con gas venenoso.

Miles de ellos fallecieron a causa de asfixia como consecuencia de la mezcla de gas mostaza y agentes neurotóxicos.

Tras este ataque, los Peshmerga se vieron forzados a detener sus operaciones mientras que un millón de kurdos fueron desplazados y cientos de miles perdieron la vida durante la campaña de Anfal.

El conflicto con Saddam Hussein

A lo largo de la década de los 90 y en las postrimerías de la campaña de Anfal, pese a la gran cantidad de pérdidas, los Peshmerga continuaron sus combates contra las fuerzas iraquíes teniendo como telón de fondo la primera Guerra del Golfo y la Operación tormenta del Desierto.

Sin embargo, las tensiones internas siguieron creciendo que terminaron en una guerra entre las dos facciones rivales kurdas: el Partido Democrático de Kurdistán (KDP por sus siglas en inglés), liderado por Massoud Barzani, hijo del líder nacionalista Mustafa Barzani; y la Unión Patriótica de Kurdistán (PUK por sus siglas en inglés), dirigida por Jalal Talabani, quien posteriormente se convertiría en presidente de Irak.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Unidades élites de mujeres Peshmerga han sido entrenadas por el gobierno estadounidense para luchar contra Estado Islámico.

Durante este período se incorporaron mujeres soldados a los Peshmerga para reforzar a las tropas en la lucha contra Saddam Hussein.

Luego de que se sellara la reconciliación entre los dos grupos rivales kurdos en 1988 mediante el llamado "Acuerdo de Washington", las fuerzas especiales estadounidenses desplegaron elementos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) en el Kurdistán, en lo que sería el nacimiento de una relación de cooperación entre los Peshmerga y Estados Unidos para luchar contra el gobierno de Saddam Hussein.

De hecho, el rol de los Peshmerga fue vital para la caída de Hussein.

Luego de que el gobierno del partido Baath fue desmantelado, las fuerzas estadounidenses continuaron trabajando en conjunto con los Peshmerga, entrenándolos y llevando a cabo operaciones conjuntas en el área. Cuando Jalal Talabani fue electo presidente de Irak y Massoud Barzani como presidente del Kurdistán iraquí, comenzaron a crecer las esperanzas kurdas de autodeterminación.

Este artículo es una actualización de uno que publicó BBC Mundo en agosto de 2014, cuando el gobierno de Francia anunció que comenzaría a apoyar militarmente a los Peshmerga.

Temas relacionados

Contenido relacionado