Elecciones en EE.UU.: por qué la excandidata presidencial Jill Stein reúne fondos para volver a contar los votos en tres estados

Jill Stein, candidata del Partido Verde. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Jill Stein ha reunido fondos para que se vuelvan a contar los votos en Wisconsin.

¿Aún se pueden cambiar los resultados electorales de Estados Unidos?

Jill Stein, la excandidata presidencial del Partido Verde, está impulsando un recuento de última hora de los votos en Wisconsin y asegura que ha reunido suficiente dinero para financiarlo.

Mediante una campaña de crowdfunding, Stein quiere también impulsar un recuento en Michigan y Pensilvania.

Trump ganó en Pensilvania y Wisconsin por un estrecho margen y va vencedor en Michigan, donde todavía no se ha declarado un ganador más de dos semanas después de las elecciones.

En su página web, Jill Stein escribió que los recuentos eran necesarios "para esclarecer qué tan poco fiable es el sistema electoral de Estados Unidos".

A finales del jueves, había reunido más de US$4,3 millones. La campaña estima que se necesitarían hasta US$7 millones para pagar los recuentos en los tres estados.

Stein no es la única que quiere lograr un recuento.

El martes 22 de noviembre, la revista New York informó que un grupo de expertos, encabezado por el abogado de derecho de voto John Bonifaz y J Alex Halderman, director del Centro de Seguridad y Sociedad de la Universidad de Michigan, se había puesto en contacto con el equipo de campaña de Clinton.

Los expertos instaron al equipo a pedir recuentos en los tres estados mencionados.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Algunos críticos dicen que el voto electrónico puede manipularse fácilmente, pues no hay pruebas físicas para rastrearlo.

En un artículo en la página web Medium el miércoles, Halderman reiteró las preocupaciones que ha expresado en el pasado sobre las vulnerabilidades de las máquinas de votación electrónica.

El hecho de que los resultados en los tres estados fueran diferentes a lo que las encuestas predijeron "probablemente no" se haya debido a un hackeo, escribió Halderman.

Lo más probable es que las encuestas previas a las elecciones estuvieran "sistemáticamente equivocadas".

Pero también dijo que "la única manera de saber si un ciberataque cambió el resultado es examinar de cerca la evidencia física disponible".

Las peticiones de recuento, sin embargo, no han recibido apoyo por parte de la campaña de Hillary Clinton.

¿Por qué la urgencia?

Hay un plazo para que los candidatos exijan un recuento y necesitan pagar cuotas para presentar una solicitud.

La fecha límite para Wisconsin es el viernes 25 de noviembre. En Pensilvania es el lunes 28, y en Michigan,el miércoles 30.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump recibió bastante apoyo en Wisconsin, pero ¿está sujeto a cuestionamientos el resultado en este estado?

¿Qué pasó en Wisconsin?

Los resultados no oficiales del estado mostraron que Trump ganó por sólo 27.000 votos, según medios locales. Según los resultados de la BBC, el presidente electo ganó el 47.9% de los votos y Clinton obtuvo el 46.9%.

Jill Stein recibió solo el 1% de los votos allí.

En siete elecciones previas, el estado había votado por el Partido Demócrata.

Una victoria de Clinton en Wisconsin por sí sola no habría sido suficiente para llevarla a la Casa Blanca, ya que el estado aportaba sólo 10 votos electorales.

Pero una victoria en Wisconsin, Michigan y Pensilvania habrían asegurado la presidencia para la demócrata.

El director de la comisión electoral de Wisconsin, Michael Haas, informó que su oficina ya se estaba preparando para ejecutar el recuento, pero que no había visto "ninguna razón para sospechar que algún equipo de votación hubiera sido manipulado", según el periódico Wisconsin State Journal.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La ex candidata Hillary Clinton no ha pedido que se hagan recuentos de votos.

¿Qué han dicho los otros candidatos?

Nada aún.

No ha habido ningún comentario oficial del equipo de Trump, y mientras que los simpatizantes de Clinton han estado usando el hashtag #AuditTheVote (Auditen el voto), no ha habido una solicitud formal de recuento por parte de la ex secretaria de estado ni del partido.

Contenido relacionado