¿Qué tipo de gobierno se puede esperar de Donald Trump?

Donald Trump con las manos en su cabeza. Derechos de autor de la imagen AP
Image caption ¿Es el futuro gobierno de Trump un escenario impredecible?

Desde el pasado 8 de noviembre, día en que Donald Trump ganó las elecciones de Estados Unidos, los ojos de muchos han estado puestos en las decisiones que toma y los nombramientos que hace.

En el marco del Hay Festival Arequipa, Perú, que se llevó a cabo desde el 8 al 11 de diciembre, un panel de tres periodistas y escritores analizaron los resultados de los comicios y sus posibles consecuencias. Y coincidieron casi en todo.

Para Jon Lee Anderson, escritor, y reportero de la revista New Yorker; Hugo Coya, periodista, escritor y ex director de la agencia de noticias UPI en Miami; y Francisco Goldman, escritor y periodista estadounidense, el futuro de EE.UU. bajo Trump genera más incertidumbre que esperanza.

A continuación, un extracto de la charla "Nuevos tiempos en Estados Unidos", que fue moderada por la editora general de BBC Mundo, Carolina Robino.

Image caption (De izquierda a derecha) Francisco Goldman, Jon Lee Anderson, Hugo Coya y Carolina Robino, durante el panel "Nuevos tiempos en Estados Unidos: resultados de las elecciones", en el Hay Festival Arequipa, Perú.

Carolina Robino: Se habló mucho al comienzo de que Donald Trump es un tipo pragmático, un empresario, y por lo tanto la ideología quedaría en segundo plano, pero los primeros nombramientos que ha hecho permiten ir leyendo un poco hacia dónde va. ¿Qué tipo de gobierno podemos esperar?

Hugo Coya: Creo que es bastante complicado.

Hay algunos analistas que dicen que Trump va a tener que retroceder en relación a sus promesas de mayor proteccionismo, de expulsar a los inmigrantes, de construir el muro famoso…

Pero también hay que pensar que Trump sabe perfectamente que si retrocede demasiado, su electorado, la gente que lo apoyó, se lo va a reclamar, va a tener una actitud muy agresiva y se va a sentir totalmente frustrada, engañada. Y él se debe a ese electorado.

Fuera de eso, también tenemos otra cosa: Trump no forma parte del sistema político norteamericano. No es una persona que responde a los parámetros clásicos de quien quiere hacer carrera política. No era un militante activo del Partido Republicano.

Él es un outsider, una persona fuera de la política que llegó a ser gracias a esa exposición mediática. Puede decir: 'Vamos con lo que yo hago' y no responder a los criterios políticos tradicionales. Entonces, ese análisis de que va a retroceder es bastante dudoso.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Muchos apoyaron a Trump por sus políticas proteccionistas y "sabe que si retrocede demasiado, su electorado se lo va a reclamar", opinó Hugo Coya.

Jon Lee Anderson: Hace 12 meses, cuando iniciaron las primarias, todos decían que Trump no iba a durar, porque nadie podía imaginarlo. Era inconcebible que un hombre incapaz de expresarse bien, burlón, durara más de una semana. Ha roto todos los moldes.

Los mismos que decían, 'No, tranquilo...', ahora están diciendo que habrá pragmatismo, que el sistema lo va a obligar a hacer concesiones. Tranquilo'.

Pero veamos a quiénes está nombrando: (Michael) Flynn, como Consejero de Seguridad Nacional, por algo lo despidió Obama. Decía cosas peores que Trump. Una cosa es que a él no le gusten los musulmanes, pero si estás en un puesto público, las consecuencias de eso son gordas.

(Steve) Bannon es un supremacista blanco y será su jefe de Estrategia de la Casa Blanca.

(Rex Tillerson), el secretario de Estado, es amigo de (el presidente de Rusia, Vladimir) Putin.

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) advirtió oficialmente, cosa que nunca ha hecho, que Rusia, una potencia extranjera, adversaria, intervino en la elección norteamericana a favor de Trump y en detrimento de Hillary Clinton.

No es una teoría, es un análisis a base de un estudio de inteligencia.

Trump ha desdeñado eso, dice que no cree en la CIA.

Pregunto: ¿la CIA va a querer dar inteligencia al presiente de EE.UU.? Esto sí es una crisis aguda. Y aquí es donde puede darse el gran tropezón de Trump.

Francisco Goldman: Trump es el presidente electo. Se supone que debe proteger el poder de Estados Unidos y la independencia. Es su responsabilidad. Pero no le importa.

Barack Obama dijo que en sus primeras semanas en el gobierno lo que le daba más terror era reunirse en las mañanas con la CIA y recibir la información clasificada de lo que estaba pasando, porque ahí empiezas a notar qué peligroso es el mundo y qué serio es este puesto.

A Trump no le interesa, no va a las reuniones, rechaza los informes, no cree en la CIA.

Estamos hablando de alguien muy peligroso.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "¿La CIA va a querer dar inteligencia al presiente de EE.UU.?", se preguntó Jon Lee Anderson

Relaciones internacionales

Jon Lee Anderson: El día que murió Fidel Castro, Trump empezó con sus tuits ofensivos, a diferencia del presidente Barack Obama que expresó en términos bastantes parcos pero normales sus condolencias, dentro del contexto de la nueva política de entendimiento.

Trump es el presidente electo de Estados Unidos. Imagínense cómo se sienten en Cuba. ¿Qué hará Raúl Castro? Si yo fuera él miraría hacia China y le diría Xi Jinping ven para acá.

Trump se muestra irresponsable. Y la gente en la administración actual no lo anda diciendo en público, pero están todos muy preocupados porque se nota que a base de tuits está acabando con los mejores logros de la política de la administración Obama antes de ni siquiera asumir.

La cosa no pinta bien, pinta bastante color de hormiga.

Hugo Coya: La cuestión de afuera es bastante preocupante. Trump tiene el botón que puede activar las bombas famosas que toda la vida nos han dado escalofríos.

Y alarma si él intenta revertir la política de apertura que ha tenido la administración Obama donde EE.UU. ha tenido un rol importante en la solución de conflictos, como en el caso de Cuba.

Evidentemente el liderazgo de EE.UU. entra en franco retroceso.

En la parte económica ya tenemos a una China poderosa que avanza a pasos agigantados y va a aprovechar evidentemente ese proteccionismo que quiere implantar Trump para comenzar a conquistar los mercados comerciales que Estados Unidos va a cederle, por las promesas que pueden ser parcialmente incumplidas.

Lo que podemos esperar es una gran volatilidad a nivel mundial. Porque EE.UU. no va a ser el gran líder. El gran elemento de tensión son las decisiones de Trump que pueden alterar la paz mundial, y eso es gravísimo.

Estamos a la puerta de los que algunos llaman la post-globalización,una cosa que puede cambiar el mundo como nosotros lo conocemos.

Derechos de autor de la imagen Donald Trump Twitter

Discurso

Francisco Goldman: Mientras Trump siga alto en las encuestas y el Partido Republicano siga manteniendo la mayoría en el Congreso, él va a poder hacer lo que quiera. Él no va a cumplir sus promesas, es imposible que vuelvan los trabajos a las fábricas estadounidenses.

Hay gente que cree que si él no cumple, muchos se van a sentir decepcionados, pero muchos otros dicen que no, que no importa que no cumpla mientras mantenga ese discurso populista con su gente.

Jon Lee Anderson: Es como los dictadores con discursos parecidos. ¿Qué cumplían ellos? Nada o muy poco, pero la gente quedó en vilo con ellos, porque querían escuchar esas palabras, mientras se desmoronaban las sociedades alrededor de ellos. Los humanos somos susceptibles a las canciones de encanto.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Numerosas protestas se sucedieron en Estados Unidos contra las políticas que expresó Trump, aunque "él no va a cumplir sus promesas", señaló Francisco Goldman.

Carolina Robino: en ese escenario tan impredecible, ¿cómo va a cambiar Estados Unidos internamente? ¿Qué papel jugarán el Partido Demócrata, los militares, la Corte Suprema? ¿A quiénes tenemos que mirar como referentes de que serán una oposición real? ¿Existirá eso?

Francisco Goldman: La mitad del país estaba acostumbrado a vivir en un ambiente definido por un discurso progresista. Y esto no va a desaparecer simplemente. Veo mucha resistencia formándose, mucho más activismo.

El Partido Demócrata parece perdido, pero no es completamente cierto. Lo que tiene que hacer es abrir un espacio para la energía joven. Uno puede emocionarse con una nueva generación activista que puede definirse en contra de esto, aunquedesafortunadamente está el gran ejemplo de los '60, cuando había mucho activismo, en contra de la guerra de Vietnam, etc. pero sus candidatos nunca ganaron. No es fácil.

Jon Lee Anderson: Es interesante qué pasó con ese espíritu de los años '60. Qué es lo que causó ese exabrupto de la generación joven en los países de occidente.

Algo puede producirse de nuevo, pero todavía no hay indicios de que haya inquietud en la calle como para que los jóvenes salgan y rechacen las políticas que van a venir. ¿Dónde están los chicos? Muchos están embobados, pasan la vida embobados con sus espejos mágicos (señalando el teléfono celular).

Sin embargo, no se puede menospreciar esto. Y así estamos todos. Si puedes estar curioseando por ahí, escapándote de tu condición humana en cualquier momento y en cualquier lugar, ¿para qué vas a mirar la miseria que te rodea?

Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival Arequipa, un encuentro de escritores y pensadores que se realizó en esa ciudad peruana entre el 8 y 11 de diciembre de 2016.

Temas relacionados

Contenido relacionado