5 cifras (y otros argumentos) para entender cómo cambió la guerra en Siria en 2016

Alepo, Siria Derechos de autor de la imagen AMEER ALHALBI/Getty
Image caption El conflicto en Siria dista mucho de llegar a su fin.

La devastación del Este de Alepo puede ser una metonimia brutal de la guerra civil en Siria.

La larga batalla de más de cuatro años y medio por la que fuera la ciudad más poblada del país ayuda a visualizar las consecuencias de la contienda en el conjunto de un país arruinado por seis años de conflicto.

El gobierno de Bashar al Asad anunció que había recobrado el "control total" de Alepo el 22 de diciembre, luego de la evacuación del último grupo de rebeldes.

Según Naciones Unidas, en la semanas anteriores al menos 34.000 personas, entre civiles y combatientes, habían abandonado la parte oriental de la ciudad, largamente sitiada por fuerzas leales al gobierno.

Y esto significa que el gobierno sirio ya controla el eje de norte a sur donde se emplazan las cuatro ciudades más pobladas del país: Alepo, Homs, Hama y Damasco.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption La recaptura de Alepo es un duro golpe para los rebeldes, pero no significa el fin del conflicto.

Lejos queda marzo de 2011, cuando al calor de la llamada "Primavera Árabe" las primeras manifestaciones contra el gobierno sirio se sucedieron en diversas ciudades del país: Deraa, Damasco, Alepo...

Aquellas protestas fueron duramente reprimidas.

Y la insurgencia armada se extendió por buena parte del país.

Puntos de inflexión

A lo largo de los últimos seis años de guerra, la balanza pareció inclinarse hacia uno u otro lado en función de los avances y retrocesos de los bandos en conflicto.

Y 2016 estuvo marcado en buena medida por la ofensiva del gobierno que, con el apoyo decidido de Rusia, ganó terreno frente a los rebeldes.

Las estadísticas son inacabables. Es un país que necesita desesperadamente ayuda humanitaria

Tom Craig, portavoz para Siria del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados

En otro frente, el autodenominado Estado Islámico perdió un 16% del territorio que controlaba hace un año, especialmente en Irak, según datos de IHS Conflict Monitor, una compañía privada que realiza informes de inteligencia.

El ataque iraquí sobre Mosul fue clave en este retroceso.

Pero, en Siria, aunque el ejército retomó la simbólica ciudad de Palmira en marzo de 2016, los yihadistas -que aún mantienen su principal bastión en Raqa, en el este sirio- volvieron a ocuparla en noviembre.

Derechos de autor de la imagen BULENT KILIC/Getty
Image caption La guerra no terminará con la toma de Alepo y podría darse una lucha continuada entre gobierno y oposición.

Por lo demás, pese a que la toma de Alepo por el ejército sirio puede ser vista como un punto de inflexión en la guerra, según los expertos, el conflicto dista mucho de llegar a su fin.

"El gobierno hizo avances considerables en la extensión de territorio que controla", dice James Gelvin, profesor de Historia de Medio Oriente en la Universidad de California Los Ángeles, EE.UU.

"Dicho eso, hay que tener en cuenta que es probable que el gobierno no tome control de buena parte de las zonas rurales, seguramente durante mucho tiempo. Si es que llega a hacerlo", advierte.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los expertos creen que no están dadas las condiciones para una solución negociada.

En el escenario actual, apunta el profesor, tampoco se dan las condiciones para una solución negociada.

"El exmediador de Naciones Unidas Lakhdar Brahimi dijo una vez que creía que al final Siria se convertiría en algo similar a Somalia. Con un gobierno que nominalmente controla todo el país pero no lo gobierna, con amplias zonas bajo dominio de otros grupos como los kurdos y la oposición", explica.

"En ese escenario hipotético habría una guerra continua de baja intensidad entre el gobierno y la oposición", asegura el experto.

Las cifras

Por lo demás, mientras los combates prosiguen sobre el terreno, la situación para la población civil se deterioró considerablemente.

En seis años de conflicto, según Naciones Unidas, el desarrollo de Siria retrocedió a niveles de cuatro décadas atrás.

BBC Mundo revisa algunos de los datos clave que ayudan a entender la dramática situación del país y cómo evolucionó en el último año.


4,8 millones de refugiados en los países vecinos

En los últimos 12 meses, la cifra de refugiados sirios registrados en los países vecinos aumentó en algo más de 200.000 personas: de 4,6 en diciembre de 2015, pasó a 4,8 en diciembre de 2016.

La mayor parte de los refugiados sirios se encuentra en los países fronterizos.

Derechos de autor de la imagen BULENT KILIC/Getty
Image caption Turquía es el país que más refugiados sirios alberga.

Turquía alberga a más de 2.762.000, en Jordania superan los 600.000 y en Líbano son más de un millón. Esto significa que aproximadamente uno de cada cuatro habitantes de ese país es refugiado sirio.

Antes de la guerra, Siria tenía cerca de 22 millones de habitantes. Seis años después, su población no llega a 17 millones.

"Hay que ver también quiénes son estos refugiados. Muchos de ellos son la flor y nata de la sociedad siria. Muchos son médicos. La mayor concentración de médicos sirios se da ahora en Alemania", indica Gelvin.

Más de 800.000 sirios solicitaron asilo en Europa desde el inicio del conflicto, cerca de 250.000 en 2016.

Sin embargo, el flujo de llegadas a Europa por mar se frenó considerablemente a partir de marzo de 2016 tras la puesta en marcha del acuerdo entre Turquía y la Unión Europea, que permite la devolución a Turquía de los inmigrantes que llegan a Grecia y no soliciten asilo o su demanda sea rechazada.


6,5 millones de desplazados internos

"Desde que el conflicto empezó en 2011, más de la mitad de la población siria se ha visto obligada a abandonar su casa", le dice a BBC Mundo Tom Craig, portavoz para Siria del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Derechos de autor de la imagen Anadolu Agency/Getty
Image caption Se espera que el número de desplazados sirios continúe aumentando.

En estos momentos, dentro del país hay más de 6,5 millones de desplazados internos, aproximadamente la misma cantidad que hace un año. Y las previsiones no son alentadoras.

"Lo que está sucediendo en estos mismos instantes en Alepo hace esperar que estos números aumenten aún más. Pero estos números son muchas veces difíciles de contextualizar… El número de desplazados que se ha producido en 2016 significa que 6.100 personas son desplazadas de sus hogares cada día", apunta Craig.


147% de aumento en la población bajo asedio

De acuerdo con datos de Naciones Unidas, casi un millón de personas se encontraba en estado de sitio en Siria a finales de noviembre de 2016, más del doble que el año anterior.

Derechos de autor de la imagen Anadolu Agency/Getty
Image caption Hay barrios sitiados en el Este de Alepo, y también en Damasco y Deir Ezzor, en el interior del país.

"No hay nada sutil ni complicado sobre la práctica del asedio: los civiles son aislados, privados de alimentos, bombardeados y se les niega la atención médica y humanitaria para obligarlos a entregarse o huir", aseguró Stephen O'Brian, secretario adjunto para asuntos humanitarios de la ONU, el pasado 21 de noviembre ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Además de los barrios sitiados en el Este de Alepo, también hay zonas bajo asedio en los suburbios de Damasco y en Deir Ezzor, en el interior del país.


13,5 millones de personas con necesidad de ayuda humanitaria

En 2014, esta cifra era de 12,2 millones. En los dos últimos años permaneció estable en 13,5, un dato que da idea de la dimensión de la tragedia en Siria y del bloqueo de la situación para la población civil.

Derechos de autor de la imagen ABD DOUMANY/Getty
Image caption La población siria necesita desesperadamente ayuda humanitaria.

Al menos 9 millones de sirios necesitan asistencia alimentaria. Como consecuencia de la guerra, cerca del 80% de la población vive bajo el umbral de la pobrezay más de la mitad se encuentra en situación de desempleo.

"Las estadísticas son inacabables. Es un país que necesita desesperadamente ayuda humanitaria. Y parece que hay muy pocas o ninguna perspectiva de una solución política en el terreno, al menos por lo que se percibe", asegura Craig.


Cientos de miles de muertos

Es muy difícil saber con precisión el número de víctimas mortales que dejó la guerra en Siria hasta la fecha.

A principios de 2014, Naciones Unidas dejó publicar cifras oficiales debido a la dificultad de verificar los datos. En aquel momento, la ONU hablaba de más de 250.000 muertos.

Derechos de autor de la imagen YASIN AKGUL
Image caption El número exacto de víctimas mortales es difícil de precisar.

"Hablamos por desgracia de cientos de miles de víctimas mortales. Pero la escala es muy difícil de establecer", señala Craig.

"Sin embargo, hay varias cuestiones que ofrecen contexto: estimamos que cada mes unas 30.000 personas sufren de algún tipo de trauma o herida relacionada con el conflicto. Y también hay que tener en cuenta las decenas de miles de sirios que están desaparecidos desde que comenzó el conflicto", agrega.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, una organización con base en Reino Unido que utiliza datos de activistas sobre el terreno, asegura que, a finales de 2016, el número de fallecidos supera los 470.000. De estos, cerca de 47.000 fallecieron en el último año.

Una cifra similar publicó el Centro Sirio para Política e Investigación, un centro de estudios con sede en Damasco.

Derechos de autor de la imagen Defne Karadeniz/Getty
Image caption El futuro sigue siendo oscuro para la mayoría de los sirios.

Temas relacionados

Contenido relacionado