Torturas, la amenaza de Rusia y México: las principales contradicciones entre Trump y los miembros de su futuro gabinete

Jeff Sessions con Trump Derechos de autor de la imagen AP
Image caption La nominación de Jeff Sessions (izquierda) para fiscal general generó gran malestar entre organizaciones como la Unión para las Libertades Civiles en América.

En menos de una semana Donald Trump será presidente de EE.UU. y deberá enfrentarse junto a los miembros de su gobierno al desafío de dirigir el destino de la nación más poderosa del planeta.

Esta semana en varias comisiones del Senado de Estados Unidos comenzaron las audiencias de confirmación de los nominados a formar parte del gabinete del presidente electo.

El próximo fiscal general, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), director de Seguridad Nacional y secretario de Estado, entre otros, ya respondieron a las primeras preguntas de los senadores sobre lo que piensan hacer en caso de ser confirmados en sus puestos.

Llamativamente, muchas de las respuestas no estuvieron en sintonía con algunas de las posiciones que Trump expresó durante la campaña electoral.

Estas contradicciones, además, se dan en temas que dominan la agenda política estadounidense desde hace meses, como las relaciones de EE.UU. con Rusia y México, el trato a los musulmanes, el cambio climático o el uso de tortura para obtener información de sospechosos de extremismo.

Las diferencias quedaron tan en evidencia que este viernes Donald Trump publicó en Twitter una felicitación para sus nominados pidiendo que "sean ellos mismos y expresen sus propios pensamientos".

A continuación te presentamos algunos de los temas en los que, al menos públicamente, el presidente electo no tiene la misma opinión que sus elegidos.

1. Rusia

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Donald Trump anunció a "Perro Loco" Mattis como su elegido para dirigir el Pentágono.

"Estados Unidos debe estar listo para confrontar a Rusia cuando sea necesario".

Fueron las duras palabras del nominado de Trump para dirigir el Pentágono, James "Perro Loco" Mattis.

Por si fuera poco, el veterano general de cuatro estrellas de la Infantería de Marina, les dijo a los senadores que el orden mundial vive su mayor amenaza desde la Segunda Guerra Mundial y colocó a Rusia como el mayor peligro, por encima de los grupos extremistas y las actividades de Pekín en el Mar de China Meridional.

Las duras palabras de Mattis contra Moscú coinciden poco con el entusiasmo con que que se refirió Trump a la relación entre Estados Unidos y Rusia durante la campaña.

Hace menos de una semana, Trump escribía tuits sobre lo positiva que será la relación con Moscú y como juntos "trabajaran para resolver algunos de los mayores y más urgentes problemas y asuntos mundiales".

Sin embargo, Mattis no fue el único que le llevó la contraria.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En el Capitolo estadounidense ya se ultiman los detalles para la ceremonia de inauguración presidencial del 20 de enero.

Mike Pompeo, a quien Trump eligió para dirigir la CIA, también señaló que Rusia es "una de las principales amenazas" para Estados Unidos.

"Rusia se ha reafirmado de forma agresiva, invadiendo y ocupando Ucrania, intimidando a Europa y haciendo prácticamente nada para ayudar en la destrucción de Estado Islámico", afirmó Pompeo.

El futuro director de la CIA, siempre y cuando el Senado no frene su nombramiento, añadió que Moscú es un "sofisticado adversario" en el ámbito de la ciberseguridad.

Por si fuera poco, el nominado por Trump para secretario de Estado, Rex Tillerson, afirmó en su audiencia de confirmación que "aunque Rusia busca respeto y relevancia en el escenario mundial, sus recientes actividades no han respetado los intereses de Estados Unidos".

2. México

"México es desde hace mucho tiempo un vecino y amigo de este país. (...) Nunca caracterizaría a una población entera de gente con un solo término, en absoluto", afirmó Rex Tillerson en su audiencia de confirmación del miércoles.

Las palabras del nominado a futuro secretario de Estado se dieron después de que los senadores le preguntaron por los numerosos ataques que hizo Donald Trump contra los mexicanos durante la campaña presidencial.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Activistas ambientales protestaron a las afueras del Senado por los vínculos de Tillerson con las petroleras.

Trump llegó a decir que México envía "criminales y violadores" a Estados Unidos cuando comenzó su campaña en 2015, en la que fue una de sus más polémicas declaraciones desde entonces.

"Vamos a relacionarnos con México por su importancia para nosotros en este hemisferio, y tenemos muchos, muchos asuntos en común, muchas áreas de preocupación compartida", remató Tillerson.

El general retirado John Kelly, nominado por el presidente electo para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional, le restó valor a una de las propuestas que Trump más defendió: el muro en la frontera con México.

"Una barrera de defensa física no hará el trabajo por sí sola", dijo Kelly.

El nominado, además, señaló que parte de la solución debe incluir "trabajar más estrechamente con países aliados", entre ellos México y los de Centroamérica.

Asimismo, sostuvo que gran parte de quienes cruzan la frontera desde el sur lo hacen "escapando de la violencia", una lectura del problema migratorio que jamás expresó Trump.

3. Cambio climático

"El riesgo de cambio climático sí existe y las consecuenciaspodrían ser lo suficientemente serias como para que sea necesariotomar medidas", afirmó Rex Tillerson, quien desembarcará en el gabinete de Trump desde la dirección de la petrolera ExxonMobil.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En el Senado, Tillerson marcó diferencias con Trump en más de un tema.

Esa frase suena más a la de un colaborador de Barack Obama.

Pero viene del elegido por el mandatario electo para dirigir la diplomacia estadounidense por los próximos cuatro años.

Trump en varias oportunidades se declaró escéptico sobre la existencia del cambio climático e incluso llegó a afirmar, en 2012, que se trataba de una "farsa china" para limitar la competitividad de las manufacturas estadounidenses.

4. Tortura por ahogamiento simulado

"Absolutamente no".

Mike Pompeo, el candidato de Trump para dirigir la CIA, no dudó ni un segundo cuando se le preguntó si accedería que se practiquen torturas como el ahogamiento simulado o "submarino" para obtener información.

Esa cuestionada técnica, utilizada por el Gobierno de George W. Bush para extraer información a los sospechosos detenidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, fue prohibida por el presidente Barack Obama poco después de su llegada al poder en 2009.

Sin embargo, Trump defendió su efectividad durante la campaña electoral para extraer información de inteligencia.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Grupos de derechos civiles interrumpieron en varias oportunidades la audiencia de Jeff Sessions.

El senador Jeff Sessions, nominado por Trump para ser fiscal general, también condenó la posibilidad de practicar ahogamientos simulados.

En repetidos actos públicos, el mandatario electo afirmó estar de acuerdo con aquella técnica de tortura que consiste en sumergir en agua a una persona por largos periodos o taparle el rostro con una tela y verter agua encima de ella.

"Si ellos no siguen la ley, por qué nosotros debemos seguirla", dijo en 2016.

"Incluso si no sirviera (para obtener información), ellos se lo merecen", añadió.

5. La entrada de los musulmanes

"No apoyo la idea de que se les niegue la entrada al país a los musulmanes como grupo religioso", señaló Jeff Sessions.

Así, el senador nominado por Trump para dirigir el Departamento de Justicia se desmarcó de la propuesta hecha por Trump de cerrar las fronteras estadounidenses a los musulmanes y comenzar a vigilar las mezquitas.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El general retirado John Kelly, nominado por el presidente electo para dirigir el Departamento de Seguridad Nacional, le restó valor a una de las propuestas que Trump más defendió: el muro en la frontera con México.

Paradójicamente, Sessions es conocido por sus duras posturas en inmigración y sus propuestas para implementar "la ley y el orden".

La nominación de Sessions generó un gran malestar entre organizaciones como la Unión para las Libertades Civiles Estadounidense (ACLU) y más de 1.400 profesores de Derecho de EE.UU., que enviaron cartas al comité judicial del Senado para alertar del supuesto racismo del senador.

Pese a los cuestionamientos, Sessions se "comprometió" a ser la voz de la razón del futuro Gobierno y a decir "no" al millonario neoyorquino "si se excede" en su poder.

Temas relacionados

Contenido relacionado