Qué pasa en Gambia, el país africano con dos presidentes y tropas extranjeras que entraron por su frontera

Barrow juramentando.
Image caption Adama Barrow juramentó este jueves en la embajada de Gambia en Dakar, la capital del vecino país de Senegal.

Tras días de tensión, la crisis política y militar que se vive en Gambia parece más cerca de resolverse.

Este jueves, Adama Barrow debía asumir como mandatario del país. El empresario inmobiliario de 51 años se había proclamado vencedor de las presidenciales celebradas en diciembre en la nación africana.

Sin embargo, Barrow no juramentó en su país sino en el vecino Senegal. Y es que el mandatario saliente, Yahya Jammeh, quien estuvo 22 años gobernando, se había negado hasta ahora a entregarle el poder, alegando ilegalidades en el proceso electoral.

La situación escaló en tensión cuando, poco después de la juramentación de Barrow, tropas senegalesas y de otros países de África Occidental con el apoyo de Naciones Unidas (ONU)ingresaron a Gambia para asegurar que el presidente electo pueda asumir su cargo.

Este viernes, no obstante, las tropas ralentizaron su avance para darle la oportunidad a Jammeh de que abandone su cargo, algo que finalmente el presidente saliente aceptó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Yahya Jammeh tomó el poder en Gambia hace 22 años luego de un golpe de estado.

En una alocución televisiva Jammeh dijo que no sería necesario "derramar ni una gota de sangre".

"He decidido hoy en buena conciencia renunciar al liderazgo de esta gran nación con gran gratitud a todos los gambianos", aseguró el mandatario.

"Prometo frente a Alá y la nación entera que todos los problemas que enfrentamos en la actualidad se resolverán pacíficamente".

Tras la alocución, el presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdel Aziz, quien ha actuado como mediador, dijo que Jammeh abandonará el país, sin dar más detalles.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las fuerzas militares de Senegal (vistas en esta imagen de archivo) se encuentran entre las mejor entrenadas de África.

¿Quiénes han respaldado a Barrow?

Barrow tomó posesión del cargo en la embajada de Gambia en el país vecino de Senegal, que prácticamente rodea la totalidad del territorio gambiano.

Al acto concurrieron embajadores de países que integran el Consejo de Seguridad de ONU y miembros de la Comunidad Económica de África Occidental (Ecowas, por sus siglas en inglés).

De hecho, la comunidad internacional reconoce de forma mayoritaria la legitimidad de Barrow como cabeza de estado.

El empresario se encuentra en Senegal desde el fin de semana, cuando fue invitado a una cumbre de líderes africanos que respaldan su victoria.

Por razones de seguridad, ni siquiera regresó al país para el funeral este lunes de su hijo de 8 años, quien murió después de ser atacado por un perro.

Gambia y Senegal están formados por los mismos grupos étnicos, divididos por fronteras coloniales, por lo que hablan los mismos idiomas y comparten la misma cultura.

Se calcula que al menos 26.000 gambianos se encuentran en Senegal, a donde se mudaron en busca de refugio.

¿Porqué Jammeh se negaba a ceder el poder?

Jammeh, quien tomó el poder luego de un golpe de estado en 1994, aceptó inicialmente que Barrow había ganado las elecciones, pero luego revirtió su posición y anunció que no abandonaría el cargo, el cual terminó oficialmente en la medianoche del jueves.

El militar de 51 años presentó un recurso en la Suprema Corte objetando los resultados de la votación por presuntas irregularidades en el proceso, como errores cometidos por la comisión electoral.

La comisión aceptó que algunos de los resultados que publicó inicialmente contenían errores, pero que Barrow igual había ganado las elecciones.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Seguidores del presidente electo Adama Barrow se lanzaron a las calles del país vecino Senegal para apoyar su liderazgo.

Jammeh considera que la sola existencia de un recurso legal hace inconstitucional que Barrow asuma en el cargo.

A principios de esta semana, Jammeh declaró estado de emergencia y orquestó una votación parlamentaria -que ganó por dos tercios- para extender su presidencia por tres meses.

En su opinión, estas medidas impedirían un vacío de poder hasta que se celebren nuevas elecciones.

Según algunos expertos, Jammeh todavía puede reclamar con legitimidad su puesto como presidente de Gambia.

Sin embargo, tras las presiones diplomáticas y militares, el líder gambiano aceptó el resultado electoral.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Gambia logró su independencia de Reino Unido en 1965.

¿Hay riesgo aún de una guerra interna?

El poderío militar de las fuerzas lideradas por Senegal es considerablemente mayor a la del ejército de Gambia y, desde que ingresaron al país, no han enfrentado resistencia.

Por su parte, el jefe del ejército de Gambia ha sido citado diciendo que no arriesgaría la vida de sus hombres en una disputa política.

El regimiento de élite del ejército, procedente principalmente del mismo grupo étnico que Jammeh, está bien armado y es considerado ferozmente leal.

Hasta el momento, Jammeh ha permanecido en la casa presidencial, custodiado por un fuerte operativo de seguridad.

La lealtad de otros regimientos de Gambia es mucho menos segura. Periodistas de BBC en el lugar informan que se habla de que algunos están descontentos con los recientes acontecimientos y quieren una solución pacífica.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Cuando Barrow fue elegido presidente, algunos celebraron en Gambia. Ahora crece el temor de violencia interna.

¿Cómo está reaccionando la gente de Gambia?

Thomas Fessy, corresponsal de la BBC en Banjul, dijo: "Todo está extrañamente tranquilo en la capital de Gambia. La mayoría de las calles están desiertas. Tiendas, gasolineras y bancos están cerrados".

Y agregó: "La mayoría de las personas se quedan en sus casas, sin saber qué pasará, mientras que los turistas europeos continúan evacuando sus hoteles".

A principios de esta semana, la coalición que lidera Barrow instó a los gambianos a "contenerse, observar el estado de derecho y no responder a las provocaciones".

Umaru Fofana, periodista de la BBC que también está en Banjul, afirmó que la gente está "petrificada". Se están abasteciendo de comida y agua, contó.

"Todo el mundo ha estado orando por una resolución pacífica".

Temas relacionados

Contenido relacionado