EE.UU.: las fotos por las que Donald Trump acusa a los periodistas de estar entre las personas "más deshonestas" del planeta

Fotos aéreas de la toma de posesión de Donald Trump y Barack Obama Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La posesión de Donald Trump (izq.) y la de Barack Obama 2009. La imagen fue tomada del famoso obelisco que está en el centro de Washington, en el momento en que ambos presidentes juraban en su cargo.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo este sábado que los periodistas "estaban entre los seres humanos más deshonestos".

La disputa del nuevo mandatario con la prensa se dio a partir de la publicación de una imagen sobre la asistencia a su ceremonia de posesión, el viernes pasado.

Trump, que hizo la afirmación durante una visita a la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), criticó la publicación de dos fotografías que contrastaban la cantidad de público asistente a su toma de mando con la registrada en 2009 para la asunción de Barack Obama, a la vista mucho mayor.

"Los periodistas y los medios están entre los seres humanos más deshonestos del planeta. Al menos un millón y medio de personas se acercaron para estar en mi posesión", dijo el mandatario.

Después de estas declaraciones, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dio una conferencia de prensa en la que mostró otras fotografías de la toma de posesión y señaló que la ceremonia de asunción de Trump fue "la que ha tenido mayor cantidad de público en la historia de los juramentos presidenciales".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, acusó a los medios de "empañar el entusiasmo de las personas en la posesión".

"Los medios están malinterpretando las imágenes y utilizando datos pocos claros para minimizar el enorme respaldo que recibió el presidente el día de su toma de posesión", agregó.

Los señalamientos además se dieron mientras millones de personas alrededor de Estados Unidos marchaban para protestar en contra de Donald Trump en las Marchas de las Mujeres.

Las cifras señalan que cerca de tres millones personas salieron a las calles de ciudades de todo el mundo, siendo la de Washington D.C. la de mayor movilización.

Sin embargo, después de la fuerte reacción de los medios que rechazaron las declaraciones de Spicer, Kellyanne Conway, consejera del presidente Trump, dijo este domingo en el programa de la NBC "Meet the Press", que lo que hizo la Casa Blanca fue presentar "hechos alternativos".

"No es posible que se pueda probar la cantidad de personas que asistieron a la posesión. No hay manera de contar las multitudes", explicó Conway.

¿Cuáles son las cifras reales?

Por décadas, la Administración de Parques Nacionales dio a conocer las cifras sobre la asistencia de público a los eventos masivos que ocurrían en el National Mall.

Pero dejó de hacerlo en 1995, después de que fuera demandada por la organización de la "Marcha del Millón", por los derechos de las personas afroestadounidenses.

Esta vez, después de que se publicó la foto de la toma de mando de Trump y fue replicada por varios medios, la primera cifra que apareció fue la del propio gobierno, difundida este sábado, que hablaba sobre el "millón y medio de personas" que estuvieron con el republicano en las calles.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Centenares de miles de personas salieron a las calles de las principales ciudades de EE.UU. para exigir el respeto a los derechos de la mujeres.

Pero no dio ningún detalle de dónde se había sacado ese cálculo.

Para apoyar esa afirmación, Spicer fijó las cifras en 750.000 personas en el National Mall.

Y además, agregó que el número de personas que tomó el metro ese viernes hacia el Capitolio fue mucho mayor que el día que Barack Obama asumió el segundo mandato, en 2013.

Pero, de acuerdo a las cifras oficiales del metro de Washington, el 20 de enero de 2013 se utilizaron 782.000 tiquetes, mientras que este viernes se utilizaron 571.000.

Spicer apuntó que las cubiertas plásticas que se habían puesto para cubrir la grama habían ocasionado "el efecto de resaltar las áreas en que las personas no estaban de pie mientras que en años pasados la hierba eliminó ese efecto".

Pero en 2013 la grama también estaba cubierta con el mismo plástico.

Finalmente señaló que este año se habían instalado unas puertas electromagnéticas que "habían desalentado a muchas personas de asistir al National Mall".

"Primer ministro" Peña Nieto

La mayoría de los medios de Estados Unidos negaron las acusaciones hechas por Trump y el secretario de prensa.

Derechos de autor de la imagen Pool
Image caption El presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo sus señalamientos a la prensa desde los cuartes de la CIA.

El New York Times publicó que los dichos del vocero de prensa estaban basados en datos incorrectos y CNN señaló que el secretario de prensa había atacado a los medios por reportar de forma "correcta y precisa" los hechos.

Después de finalizar el señalamiento sobre las imágenes, en la conferencia de prensa se habló de otros temas y el secretario erróneamente se refirió al presidente de México, Enrique Peña Nieto, como "el primer ministro".

"Él (Trump) también habló con el primer ministro Peña de Nieto y hablaron sobre su visita, que ocurrirá el próximo 31 de enero, en la que se discutirán temas de comercio, inmigración y seguridad", dijo Spicer.

Al final de ofrecer su comunicado no permitió preguntas de la prensa.

Pero más allá de los errores, para el corresponsal de la BBC en Washington David Willis este es un "preocupante debut para el presidente Trump"

"En su primera vez antes los medios, Sean Spicer se fue contra los periodista de una manera que no tiene precedentes, según lo que muchos aquí recuerdan", anotó Willis.

"Ese mensaje de que 'haría responsable a la prensa' (de los supuestos errores publicados) no queda muy claro, pero sí dejó profundamente preocupados a veteranos reporteros de la Casa Blanca que llevan mucho tiempo cubriendo esta fuente", dijo.

Derechos de autor de la imagen Keystone
Image caption A la ceremonia de posesión de Lyndon B Johnson de enero de 1965 (esta foto pertenece a un evento en julio de ese año) asistieron 1,2 millones de personas.

"Lo que nos lleva a la pregunta que venimos haciendo en los últimos tiempos sobre qué será lo más desagradable de esta administración: ¿el mensaje o el mensajero?".

"Hechos alternativos"

Por su parte, Kellyanne Conway, consejera presidencial y exjefa de campaña de Donald Trump intentó maquillar lo sucedido afirmando que Spicer dio "hechos alternativos".

La curiosa respuesta de Conway, que fue entrevistada por la cadena de televisión estadounidense NBC, rápidamente logró eco en medios locales como en redes sociales.

Pocos minutos después de esta declaración, brindada el domingo en la mañana, la etiqueta #alternativefacts (hechos alternativos en inglés) fue tendencia en Twitter y Facebook.

Durante la entrevista, el presentador de NBC Chuck Todd le respondió a Conway que "los hechos alternativos no son hechos. Son falsedades".

Conway, sin embargo, siguió defendiendo a Spicer y acusó al periodista de ser "muy dramático"

Las cifras anteriores

De acuerdo a las cifras del distrito de Columbia, en 2009, cuando Barack Obama se posesionó como presidente de EE.UU., cerca de 1,8 millones de personas se hicieron presentes en el National Mall.

En 2013, cuando juró para un segundo mandato, asistió cerca un millón de personas.

George W. Bush atrajo 300.000 en 2001, Bill Clinton cerca de 800.000 en 1993. Para la posesión de Ronald Reagan en 1985 se vendieron cerca de 140.000 entradas. Pero la ceremonia tuvo que ser trasladada para un escenario cerrado debido a las bajas temperaturas.

Y antes de que la Administración Nacional de Parques dejara de realizar el conteo, la mayor asistencia de público se registró en 1965, cuando Lyndon B. Johnson juró por segunda vez para ser presidente de EE.UU., en un evento al que asistieron 1,2 millones de personas.

Contenido relacionado