"Ya no tenemos las manos atadas": los polémicos nuevos asentamientos que Israel aprobó realizar en Jerusalén después de la asunción de Donald Trump

Toma aérea de Jerusalén Oriental Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Esta zona de Jerusalén Oriental verá pronto nuevos asentamientos.

Con el anuncio de la construcción de 566 viviendas, Israel decidió desoír a la comunidad internacional.

Este domingo, el gobierno israelí dio luz verde a cientos de nuevos asentamientos en Jerusalén Oriental, algo calificado en Naciones Unidas como "una flagrante violación al derecho internacional"..

El polémico plan había sido frenado a finales del año pasado, en buena parte por la posición contraria a los nuevos asentamientos del expresidente de EE.UU. Barack Obama

Sin embargo, de acuerdo con el vicealcalde de Jerusalén Meir Turgeman: "Ahora finalmente podremos construir".

Turgeman fue enfático al señalar que tener un mandatario pro Israel en la Casa Blanca modifica todo el panorama.

"Las reglas del juego han cambiado con la llegada de Donald Trump como presidente, ya no tenemos las manos atadas como en la época de Barack Obama", aseguró el vicealcalde de Jerusalén.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los asentamientos israelíes fueron calificados en la ONU como "una flagrante violación al derecho internacional".

Quieren llegar a 5.600

Aunque Jerusalén fue declarada la capital de Israel, la parte oriental es considerada por la Organización de Naciones Unidas como un territorio ocupado, por lo que nunca se ha oficializado esa declaración.

Israel anexó Jerusalén Oriental después de la Guerra de los Seis Días contra los palestinos en 1967.

Con la oficialización del plan para centenares de nuevas viviendas de parte del Ayuntamiento de Jerusalén, arrancó un plan que puede ser mucho más grande.

Días antes, el alcalde Turgeman afirmó a los medios locales que esta es apenas una primera etapa porque se planea autorizar la construcción de 5.600 viviendas en total.

"Espero que el gobierno de Israel y el nuevo gobierno de EE.UU. nos apoyen y podamos revertir la falta de construcción durante los ocho años de la administración Obama", le dijo Tugerman al diario Israel Hayom.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los asentamientos en Jerusalén generan roces diplomáticos entre Israel y la comunidad internacional desde hace décadas.

El factor Trump

Pocas semanas antes de abandonar la Casa Blanca, Barack Obama provocó la furia del gobierno de Israel con la aprobación de una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que exige el cese "inmediato" y "completo" de la construcción de asentamientos judíos en "territorios ocupados" por Israel en Cisjordania y Jerusalén Oriental.

Estados Unidos se abstuvo de vetar la resolución en esa histórica votación, cuando su posición invariable hasta ese 23 de diciembre de 2016 había sido apoyar al aliado Israel.

El gobierno israelí llegó a afirmar que el documento aprobado por el Consejo de Seguridad había sido orquestado por Obama y poco después el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, pidió que se frene la aprobación de los nuevos asentamientos.

Luego Israel reconoció que el motivo de la suspensión fue "evitar un conflicto" con el gobierno de Obama y "que la comunidad internacional relacione" la aprobación de estas viviendas con la resolución de la ONU.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Donald Trump conversó con Benjamin Netanyahu este domingo por teléfono.

Con Barack Obama de vacaciones y un nuevo inquilino en la Casa Blanca, el "conflicto" simplemente desapareció.

Donald Trump manifestó contundentemente su respaldo a Israel antes de asumir el mando de Estados Unidos.

"No podemos seguir permitiendo que Israel sea tratado con ese total desdén y falta de respeto", escribió Donald Trump en Twitter en el peor momento de la crisis diplomática entre los dos países a finales del año pasado.

"¡Permanece fuerte, Israel. El 20 de enero se acerca rápidamente!", aseguró el 28 de diciembre.

Y el 20 de enero llegó.

Una "cálida" conversación telefónica

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirmó este domingo que Trump lo invitó a una reunión en Washington en febrero, en una fecha por definir.

A través de un comunicado, añadió que sostuvieron una conversación telefónica "muy cálida" en la que discutieron temas como el acuerdo nuclear de Irán y el proceso de paz con los palestinos.

Mientras tanto, desde la Casa Blanca se emitió una declaración que destacaba la postura de Trump a favor de la paz entre Israel y los palestinos "negociada directamente sólo entre las dos partes".

El comunicado señaló, además, que los dos líderes acordaron consultarse mutuamente sobre temas regionales, incluyendo las "amenazas planteadas por Irán".

Pese a que medios israelíes señalaron que Washington anunciará este lunes el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, ninguno de los dos gobiernos confirmaron esta posibilidad el domingo.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Israel tiene un plan para realizar 5.600 viviendas nuevas en Jerusalén Oriental, lugar que fue declarado por Naciones Unidas como "Territorio ocupado".

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, señaló que el tema recién está en "etapa de discusión".

Naciones Unidas, Estados Unidos y numerosos países tienen sus sedes diplomáticas en Tel Aviv como acto de repudio a la ocupación israelí de Jerusalén.

¿Qué son los asentamientos y por qué su aprobación es controvertida?

Los asentamientos son comunidades establecidas por Israel en tierras ocupadas como Jerusalén Oriental.

Más de 500.000 judíos viven en unos 140 asentamientos construidos desde la ocupación de la zona en 1967.

Las construcciones fueron y son desde el principio una fuente importante de controversias entre Israel y la mayor parte de la comunidad internacional, incluidos los Estados Unidos.

La última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU declaró que el establecimiento de asentamientos "no tiene validez legal y constituye una violación flagrante en virtud del derecho internacional y un obstáculo importante para lograr la solución de dos Estados y una paz justa, duradera y global".

Las negociaciones entre Israel y los palestinos se rompieron en 2014.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Todavía es un misterio si Estados Unidos moverá la sede de su embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

Una cumbre encaminada a iniciar las conversaciones de paz se celebró en París el pasado domingo, pero ninguna de las partes fue invitada a participar.

Por supuesto que los palestinos no se quedaron callados con esta última decisión de Israel.

Nabil Abu Rdainah, un portavoz del presidente palestino Mahmoud Abbas, afirmó que "condenan enérgicamente la decisión israelí de aprobar las nuevas construcciones".

Contenido relacionado