Badlands, el parque nacional rebelde que se opuso a Trump desde su cuenta de Twitter y dio lugar a una inusual campaña

Parque Nacional Great Basin, en Nevada, EE.UU. Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Desde las cuentas de Twitter de varios parques nacionales se han divulgado mensajes para sensibilizar al público sobre los efectos del cambio climático.

Empezó como una anécdota y creció hasta convertirse en una campaña para contrarrestar los mensajes del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre el cambio climático.

Desde la cuenta de Twitter de un parque nacional estadounidense se compartieron el martes varios tuits llamando la atención sobre los efectos del cambio climático.

Horas después, los mensajes habían desaparecido pero elespíritu de la iniciativa no hizo más que cobrar fuerza.

Derechos de autor de la imagen Twitter

Ahora hay distintas cuentas de Twitter de parques nacionales de EE.UU. (reales y alternativas) desde las que se están enviando mensajes sobre el medio ambiente.

¿Qué está pasando?

Revuelo en Twitter

Este martes, la cuenta del Parque Nacional de Badlands (Dakota del Sur, EE.UU.) empezó a publicar tuits con información precisa sobre el cambio climático.

Uno de los mensajes decía: "Hoy la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera es más alta que en cualquier momento de los últimos 650.000 años. #clima".

Los seguidores se volvieron locos de entusiasmo y crearon el hashtag #badasslands (juego de palabras entre badass, un término coloquial para elogiar algo, y Badlands, el nombre del parque).

Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption Nathan Rott, reportero de la emisora de radio pública NPR, grabó unos pantallazos de los mensajes de la cuenta del parque nacional Badlands antes de que fueran borrados.

Otros apodaron al parque Breaking Badlands en referencia a la serie televisiva Breaking Bad.

Los mensajes fueron borrados poco después.

Desde el Servicio de Parques Nacionales (NPS, por sus siglas en inglés) dicen que no fue por censura sino porque los mensajes eran obra de un exempleado que no debería haber tenido acceso a la cuenta de Badlands.

"Al parque no le dijeron que borrara los tuits pero se decidió hacerlo porque se dieron cuenta de que la cuenta había sido puesta en peligro".

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El Servicio de Parques Nacionales celebró el 100 aniversario el año pasado.

Efecto dominó

Esta respuesta no convenció a todos, especialmente en una semana en la que el gobierno de Trump ordenó a los funcionarios de la Oficina de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) restringir el uso de las redes sociales y su contacto con la prensa.

"¿Será genuina la explicación del NPS o es que el nuevo gobierno desea enterrar datos preocupantes e inconvenientes sobre el clima?", se preguntaban algunos.

Así, desde otras cuentas asociadas a parques nacionales, como la del parque nacional Golden Gate en California, se comenzaron a divulgar mensajes similares sobre el clima y sobre el nuevo gobierno.

Derechos de autor de la imagen Twitter
Image caption "Estamos deseando que el presidente Trump nos califique como noticias falsas. Pueden quitarnos el Twitter oficial ¡pero nunca nos quitarán nuestro tiempo libre!", dice este mensaje de la cuenta alternativa AltUSNatParkService.

Y ha aparecido una cuenta no oficial que se llama AltUSNatParkService en la que se están publicando mensajes de oposición a Trump.

Enfrentar las medidas del nuevo gobierno

Los activistas del medio ambiente se preparan para una legislatura combativa.

Justo después de la toma de posesión de Trump el pasado 20 de enero, un bloque de información sobre el cambio climático desapareció de la página de la Casa Blanca en internet.

La única referencia al incremento de las temperaturas en la web renovada es un compromiso a "eliminar políticas perjudiciales e innecesarias como el Plan de Acción del Clima".

Este Plan era la estrategia fundamental de Barack Obama para reducir las emisiones de carbono.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Ya en campaña Donald Trump expresó su escepticismo hacia el alcance real del cambio climático.

El breve documento de la Casa Blanca contiene una indicación de las prioridades verdes del nuevo gobierno: la EPA debe centrarse en su "misión esencial de proteger el aire y el agua".

Mientras la administración averigua cómo lograr ese nuevo enfoque, al personal de la EPA le han dicho que congele todas las subvenciones y que permanezca callado al respecto.

Esto significa que no habrá comunicados de prensa externos y no se permitirán publicaciones en redes sociales. No está claro cuándo se retirarán las restricciones.

Estrategia "ctrl-alt-delete"

La vuelta atrás no se detendrá ahí, con páginas web de la EPA a la espera de ser cerradas.

Alden Meyer, un veterano activista climático está muy preocupado.

"El presidente Trump y su equipo persiguen lo que yo llamo una estrategia de 'ctrl-alt-delete': control a los científicos en las oficinas federales, alteración de las políticas basadas en la ciencia para que encajen en su estrecha agenda ideológica y eliminación de la información científica de las páginas gubernamentales", le dijo Meyer a la BBC.

"Esta es una estrategia global que estamos viendo en múltiples oficinas federales en una serie de asuntos, aunque claramente la negación del cambio climático es la punta de lanza".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Según el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, los cambios son normales en todo proceso de transición política.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, lo niega: "No creo que sea una sorpresa que cuando hay cambio de gobierno se revisan las políticas".

"Pero la desaparición de los tuits mencionados desató inquietudes de que el equipo de Trump no sólo está cambiando regulaciones sino tomando una posición ideológica contra lo que considera "la propaganda del calentamiento", completó.

Contenido relacionado