"Bienvenidos a Canadá": la respuesta del primer ministro Justin Trudeau a la orden ejecutiva de Trump que bloquea la llegada de refugiados a EE.UU.

Justin Trudeau Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, valoró positivamente la diversidad de la población de Canadá.

Su mensaje lo resumió en un tuit.

"A aquellos que huyen de la persecución, del terror y la guerra, los canadienses les damos la bienvenida, independientemente de su religión. La diversidad es nuestra fortaleza. Bienvenidos a Canadá".

Con estas palabras publicadas en su cuenta de Twitter la noche del sábado, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, fijó su posición sobre el tema de los refugiados.

Su tuit fue divulgado cuando en Estados Unidos se realizaban protestas en contra de la orden ejecutiva aprobada por el presidente Donald Trump que prohíbe el ingreso de refugiados a ese país por 120 días, así como la llegada de ciudadanos procedentes de Irak, Siria, Libia, Irán, Yemen, Sudán y Somalia.

El mensaje de Trudeau rápidamente fue replicado llegando a recibir más de 700.000 "me gusta" y siendo compartido más de 400 mil veces.

El mandatario canadiense, cuya política de refugiados alcanzó notoriedad por su decisión de permitir la entrada de casi 40.000 sirios en un año, también publicó un tuit con una foto en la que él aparece recibiendo a una niña refugiada en un aeropuerto canadiense en 2015.

Doble ciudadanía

Trudeau retuiteó un par de mensajes de su ministro de Transporte, Marc Garneu, quien informaba que estaba en contacto con el Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) para determinar el impacto de las restricciones impuestas en ese país.

Posteriormente, publicó un comunicado con una etiqueta que decía "un canadiense es un canadiense", en el que informaba que altos funcionarios de su país estuvieron en contacto con las autoridades estadounidenses las cuales les habrían informado que los poseedores de pasaportes de Canadá, incluyendo a los que tengan doble nacionalidad, no se verán afectados por la medida de Trump.

Image caption Trudeau publicó en su twitter esta foto suya recibiendo en el aeropuerto a una niña refugiada junto al mensaje "Bienvenida a Canadá".

El tema de la doble nacionalidad es especialmente relevante en Canadá, cuyo ministro de Inmigración, Ahmed Hussen, disfruta de esa condición pues llegó al país como refugiado procedente de Somalia.

Hussen anunció que Canadá ofrecerá permisos de residencia temporales a los viajeros que se queden atrapados allí al verse imposibilitados de entrar en Estados Unidos, por causa de la orden ejecutiva aprobada por Trump.

Sin embargo, Trudeau ha evitado realizar críticas directas a Trump y en apariciones recientes ante los medios ha optado por destacar la larga amistad que une a ambos países y los grandes vínculos económicos que hacen de Estados Unidos el principal socio comercial de Canadá.

El gobierno de Trudeau prevé permitir el ingreso de 300.000 inmigrantes en 2017, entre los cuales se incluyen unos 40.000 refugiados.

Injustificado

La orden ejecutiva de Trump no fue bien acogida en Alemania, país que en 2015 recibió un millón de refugiados, la mayor parte de los cuales procedían de Siria.

La canciller Ángela Merkel dijo este domingo, a través de su portavoz, que la lucha global contra el terrorismo no justificaba las medidas adoptadas y que "no está justificado colocar a gente de una religión o de un contexto específico bajo un estado general de sospecha".

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Ángela Merkel consideró que lass medidas de Trump sobre los refugiados no tienen justificación.

En Reino Unido, aunque la primera ministra, Theresa May, fue objeto de críticas en un primer momento por no condenar la medida aplicada por el gobierno estadounidense, luego emitió una declaración en la que deja claro que no comparte esa decisión.

"La política de inmigración de Estados Unidos es asunto del gobierno de ese país, al igual que la política de inmigración de este país debe ser fijada por nuestro gobierno. Pero no estamos de acuerdo con este tipo de estrategia y no es la que vamos a tomar", dijo un portavoz de la oficina de May.

Contenido relacionado