Si Corea del Norte usa armas nucleares EE.UU. responderá de forma "efectiva y abrumadora", advierte el secretario de Defensa, James Mattis

El ministro de Defensa de Estados Unidos, James "Perro rabioso" Mattis, con su homólogo surcoreano, Han Min-koo, en Corea del Sur. Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El ministro de Defensa de Estados Unidos, James "Perro rabioso" Mattis, se reunió con su homólogo surcoreano, Han Min-koo, en Corea del Sur.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James "Perro rabioso" Mattis, advirtió que Corea del Norte usa armas nucleares se encontrará con una respuesta "efectiva y abrumadora".

Las declaraciones las hizo este viernes en Corea del Sur, tras mostrarle apoyo al gobierno y antes de partir para Tokio.

Mattis le aseguró a Seúl que el gobierno del presidente Donald Trump "permanece firme" en sus "férreos" compromisos de defensa con la región, informó después el Pentágono.

Y después de conversar con su homólogo surcoreano, Han Min-koo, Mattis se dirigió a los periodistas.

"Cualquier ataque contra Estados Unidos o nuestros aliados será derrotado y cualquier uso de armas nucleares se encontrará con una respuesta efectiva y abrumadora", les dijo.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption EE.UU. mantiene una fuerte presencia militar en Corea del Sur.

Y también confirmó los planes para instalar un sistema de defensa antimisiles en Corea del Sur, que es resistido por algunos sectores en ese país y por China.

El gobierno de Pekín sostiene que puede alterar el equilibrio regional.

Presencia militar

Con sus declaraciones quiso responder a las pruebas nucleares que ha llevado a cabo Pyongyang, así como a su retórica sobre el tema, lo que tiene a la región en alerta.

EE.UU. tiene una presencia militar considerable en Corea del Sur y Japón por un acuerdo posterior a la Segunda Guerra Mundial.

En el país hay unos 28.500 soldados estadounidenses, por los que Seúl paga US$900 millones al año.

El presidente de EE.UU., el republicano Donald Trump, dijo durante la campaña electoral que quería que Corea del Sur y Japón pagaran más por esa presencia.

Temas relacionados