La brutal violación de un joven presuntamente a manos de la policía en París que provocó indignación y protestas en Francia

Protesta en Aulnay-sous-Bois Derechos de autor de la imagen AP
Image caption "Justicia para Theo" exigían los manifestantes en las calles de Aulnay-sous-Bois, al norte de París.

Tres noches consecutivas de protestas, con actos vandálicos, han dejado claro el enojo de los habitantes de un barrio de la periferia de París tras la denuncia de la violación de un joven por parte de la policía.

Theo, de 22 años,dio un estremecedor relato de cómo fue presuntamente atacado por cuatro agentes sin ningún motivo aparente el jueves pasado.

Los detalles de su relato pueden resultar incómodos para algunos lectores.

El joven asegura que salió de su casa en el barrio de Aulnay-sous-Bois, al norte de la capital francesa, y por casualidad se encontró en medio de un operativo policial contra traficantes de drogas.

Explicó que los policías utilizaron la violencia contra él rápidamente y le bajaron los pantalones. Luego uno de ellos sacósu porra extensible y se la introdujo en el recto.

"Me caí de estómago, no tenía fuerzas", relató el joven.

Otros tres agentes usaron gas lacrimógeno que le rociaron sobre la cabeza y la boca. Además, recibió varios golpes en el cráneo.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La jefatura de la policía ha sido atacada por algunos manifestantes en Aulnay-sous-Bois, un barrio del norte de París.

Escuchó varios insultos racistas, le escupieron y golpearon sus genitales, de acuerdo con su relato.

Entonces fue llevado a la comisaría de policía donde un oficial "mucho más amigable" vio su condición y lo envió a un hospital.

Fue sometido a una cirugía de emergencia por las graves lesiones anales que sufrió y permanece ingresado en una clínica.

Acusados y suspendidos

El caso de Theo ha generado críticas a la actuación de la policía en las comunidades de inmigrantes como las que se asientan en los barrios de la periférica de París.

El presidente francés François Hollande pidió una investigación del caso, pues dijo que "la justicia es el garante de las libertades" incluso cuando son las fuerzas del orden las que están acusadas.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Tres noches de protestas consecutivas han derivado en vandalismo, con autos incendiados y decenas de personas detenidas.

A su vez, el primer ministro Bernard Cazeneuve, prometió "la mayor firmeza" contra los cuatro agentes acusados.

Uno de ellos ha sido acusado de violación y los otros tres de agresiones. Todos han quedado suspendidos mientras se conducen las indagatorias.

"Cuando hay errores graves de deontología hay que actuar con la mayor firmeza", aseguró François Hollande.

Sin embargo, el abogado del acusado de violación dijo que cualquier daño a Theo fue accidental.

Un jefe del sindicato de policías, Yves Lefebvre, le dijo a la agencia AP que el cargo de violación fue presentado "para calmar o detener un estallido violento" de protestas.

"Sentimiento de humillación"

Pero la reacción en la comunidad de Aulnay-sous-Bois y otros barrios vecinos ha sido de ira, con protestas en contra la violencia policial en las que han participado cientos de personas.

La noche del lunes, las manifestaciones derivaron en disturbios en los que 26 personas fueron arrestadas, cinco automóviles quedaron incendiados y hubo intentos de quemar restaurantes.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El gobierno nacional de Francia ha prometido una investigación.

"El sentimiento de humillación es sentido por la gente", dijo Abdallah Benjana, un ex vicealcalde que vive en el barrio.

"¿Qué están buscando los policías? ¿Provocar una chispa? ¿No hay suficiente pólvora en esos barrios? El desempleo, la inseguridad, altos alquileres... no hay perspectivas de futuro", criticó Benjana

Las tensiones se han reavivado recuerdos de los disturbios de 2005 en los alrededores de la capital francesa, los cuales también afectaron a Aulnay-sous-Bois.

En esa ocasión, la muerte de dos jóvenes musulmanes generó protestas violentas que se extendieron más allá de París luego de que el entonces ministro del Interior, Nicolás Sarkozy, llamó "escoria" a los manifestantes.

Temas relacionados