Estados Unidos: California azotada por la "bombogénesis", la tormenta más poderosa en años

Un bombero evacúa a una mujer de su automóvil, que quedó atrapado en una inundación. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Tras años de severa sequía, una tormenta en el sur de California ha provocado inundaciones y destrozos.

Una "bomba meteorológica", una de las tormentas más fuertes posiblemente en décadas, azota desde este viernes al estado de California, lo que ha provocado cuatro muertes, inundaciones, deslizamientos de tierras y destrozos en líneas eléctricas.

En más de 150.000 casas se registraron cortes eléctricos y varias vías se tragaron automóviles tras romperse.

Centenares de hogares fueron evacuados tras la alerta de posibles avalanchas de lodo cerca de Los Ángeles.

Este sábado continuarán las ráfagas y fuertes lluvias, pero la tormenta debería disminuir el domingo.

Más de 300 vuelos fueron interrumpidos en el aeropuerto internacional de Los Ángeles, y algunas autopistas principales fueron clausuradas.

La potente tormenta proviene del Pacífico y llega después de cinco años de severa sequía en el estado oeste del país.

Desde Los Ángeles, la corresponsal de BBC Mundo, Beatriz Díez, informa que las lluvias son intensas pero no están afectando tanto como en las afueras de la ciudad o en otros condados.

"Se nos ha recomendado que evitemos la tormenta y que nos alejemos de las carreteras", señala Díez. "Sin embargo, no todos pueden o quieren seguir las indicaciones y hay múltiples autos varados en autopistas principales".

Qué es la "bombogénesis"

Los meteorólogos describen la "bombogénesis" como una zona ciclónica extratropical de baja presión, o una "Weather Bomb" ("bomba meteorológica", en inglés).

"La tormenta se ve como la más fuerte que impactará el suroeste de California esta temporada", informó el Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU. (NWS, por sus siglas en inglés).

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Las lluvias de este viernes en Los Ángeles, California.

"Posiblemente sea la más fuerte en los últimos seis años y quizá aún más que las de diciembre de 2004 y enero de 1995", señaló.

Un hombre de 55 años falleció este viernes tras ser electrocutado por una línea eléctrica caída en la zona de Sherman Oaks, en Los Ángeles, reportaron medios locales.

En la localidad de Victorville, en el condado de San Bernardino, los rescatistas encontraron a una persona fallecida dentro de un vehículo sumergido, informó el departamento de bomberos de la ciudad.

Otro conductor en el mismo cruce se salvó al subirse al techo de su automóvil.

Otros dos murieron en accidentes automovilísticos en la ciudad de San Diego.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Así se ve la tormenta proveniente del océano Pacífico en una imagen satelital obtenida por NOAA.
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Un camión se volteó este viernes tras los fuertes vientos en la localidad de Marina, California.
Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Un árbol de eucalipto se derrumbó este viernes encima de un automóvil en la localidad de Goleta, California.

Medidas

Las ráfagas que se han registrado en la autopista costera Big Sur marcaron los 140 km/h.

Ryan Maue, meteorólogo de la compañía Weather Bell Analytics, le dijo al diario Los Angeles Times que diez billones de galones de agua caerán sobre California la semana entrante, suficiente para brindar electricidad a las cataratas del Niágara durante 154 días.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los meteorólogos pronostican que será la tormenta más poderosa en seis años en California.

Cientos de vuelos han sido cancelados o demorados para entrar y salir del estado.

La pistas del aeropuerto del condado de Santa Bárbara se inundaron, según reportó el diario Los Angeles Times.

Las autoridades de ese condado emitieron alertas de evacuación que implican que los residentes deben estar listos para irse en caso de que la alerta se convierta en orden.

"Sugerimos a la población en la zona de la alerta que se tomen el tiempo para reunir a los familiares, preparar sus mascotas y localizar los objetos de valor y los documentos importantes para poder abandonar sus hogares en el momento más inesperado", escribió la oficina del alguacil del condado en un comunicado.

Los parques estatales de El Capitán y Refugio están cerrados y todas las carreteras de la zona en alerta de evacuación fueron cerradas al tráfico general.

También se ha recomendado la evacuación de centenares de casas en la ciudad de Duarte, al pie de las montañas San Gabriel, en el este de Los Ángeles, y en partes de Camarillo Springs, en el condado de Ventura.

La tormenta no debería afectar el extremo norte del estado, donde inundaciones en el lago Oroville obligaron a la evacuación de 188.000 personas el fin de semana pasado.

Temas relacionados

Contenido relacionado