Por qué ha sido tan difícil recuperar Mosul, el último bastión de Estado Islámico en Irak

Tropas iraquíes cerca de Mosul
Image caption Las fuerzas iraquíes comenzaron a bombardear posiciones de EI en el sur de Mosul el domingo.

Es el último bastión del autodenominado Estado Islámico (EI) en Irak, y ahora comenzó una nueva ofensiva de las fuerzas iraquíes, apoyadas por Estados Unidos, para recuperarlo.

Las tropas iraquíes reanudaron este domingo su campaña militar, que comenzó en octubre de 2016, para liberar la ciudad de Mosul que ha estado bajo control de EI desde junio de 2014.

En enero las fuerzas iraquíes lograron recuperar la parte oriental de la ciudad ubicada en el norte de Irak, y la declararon liberada. Y ahora esperan recuperar la parte occidental de la ciudad.

La ofensiva fue formalmente anunciada el domingo por el primer ministro iraquí, Haider al Abadi, quien describió la batalla como "un nuevo amanecer" y pidió a sus soldados "avanzar con coraje para liberar lo que queda de la ciudad".

Poco antes el primer ministro dijo en un discurso televisado: "Anunciamos el comienzo de una nueva fase en la operación, vamos hacia Nínive para liberar la parte occidental de Mosul".

"Nuestras fuerzas están comenzando la liberación de los ciudadanos del terror de Daesh (EI)", agregó.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las fuerzas iraquíes intentarán recuperar el control del occidente de Mosul, bajo control de EI.

La nueva ofensiva militar se lleva a cabo casi tres años después de que la ciudad fue tomada por EI.

Mosul fue declarada la capital de facto de EI, y fue aquí donde el grupo militante extremista declaró su llamado "califato".

Desafíos

La batalla para recuperar la ciudad, sin embargo, ha demostrado ser mucho más rigurosa y ha tomado más tiempo de lo que se esperaba.

Los soldados iraquíes se encontraron con una feroz resistencia de los militantes yihadistas que utilizan francotiradores, bombas colocadas en las calles y vehículos cargados con explosivos.

Y ahora, lo que enfrentan en el occidente de Mosul, será aún más difícil.

"Mosul sería una batalla dura para cualquier ejército del mundo", declaró el domingo el teniente general Stephen Townsend, comandante de las fuerzas de la coalición dirigida por Estados Unidos.

Image caption El corresponsal de la BBC, Quentin Sommerville, quien está asignado con las fuerzas iraquíes, envió esta foto desde el frente.

A pesar de que geográficamente la zona es más pequeña que el oriente, estratégicamente será un mayor desafío.

Tal como señalan los oficiales militares, la parte occidental, además de estar densamente poblada, está formada por barrios de callejones y calles estrechas y sinuosas.

Se dice que algunos de estos caminos son tan estrechos que es imposible que pasen los vehículos blindados del ejército iraquí, lo que significa que los soldados tendrán que entrar caminando.

Así las fuerzas iraquíes se verán mucho más vulnerables a los ataques suicidas de EI, que fueron una de las principales formas de combate del grupo en la batalla en el este de la ciudad.

La parte occidental también incluye varios distritos que se considera son simpatizantes del grupo militante.

En esta parte de la ciudad las fuerzas iraquíes deberán enfrentar también otra de las técnicas de combate que EI ha utilizado recientemente: la construcción de una red de túneles.

Esto permite a los yihadistas esconderse de la vigilancia sobre la superficie y, al mismo tiempo, usar cada vez más drones para detectar y bombardear a su enemigo desde su escondite subterráneo.

Derechos de autor de la imagen Quentin Somerville/BBC
Image caption Un soldado mira hacia el desierto durante la ofensiva para tomar el occidente de Mosul.

Otra complicación para las fuerzas iraquíes es que no pueden avanzar desde el oriente de la ciudad porque todos los puentes que unen esa zona con el occidente, a través del rio Tigris, han sido destruidos.

Así, los soldados iraquíes están avanzando desde el sur de Mosul.

También se han expresado temores por los que se cree son hasta 650.000 civiles que están atrapados en la zona.

Se han estado repartiendo folletos advirtiendo a los residentes sobre el inicio de la ofensiva en el occidente de Mosul.

Según Save The Children entre los residentes puede haber unos 350.000 niños.

"Esta es la lúgubre elección para los niños en el occidente de Mosul: bombas, fuego cruzado y hambre si se quedan, o ejecuciones y francotiradores si tratan de huir", declaró el director de la organización en Irak, Maurizio Crivallero.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El domingo las fuerzas iraquíes tomaron los poblados de Athbah y Al-Lazzagah en el sur de Mosul.

Avances

El domingo se informó que las fuerzas iraquíes lograron recuperar el control de varios poblados en el sur de la ciudad y están cerca del aeropuerto de Mosul.

El teniente general Abdulamir Yarallah indicó en una declaración que las unidades de respuesta rápida de las fuerzas de élite iraquíes tomaron los poblados de Athbah y Al-Lazzagah.

Tal como informa Quentin Somerville, el corresponsal de la BBC asignado con las fuerzas iraquíes, las unidades especiales iraquíes lograron detonar varias bombas que EI había colocado en autos en ambas localidades.

Al retraerse, los yihadistas abandonaron tarjetas SIM, ropa, café y armas, informa el corresponsal.

Derechos de autor de la imagen Quentin Somerville/BBC
Image caption El corresponsal de la BBC, Quentin Somerville, captó imágenes de la ofensiva que las fuerzas iraquíes llevan a cabo en Mosul.
Image caption "Poblados en el sur bajo ataque", tuiteó el corresponsal de la BBC Quentin Sommerville, quien está asignado con las fuerzas iraquíes en la batalla de Mosul.

Mientras tanto, el comisionado de la ONU para Derechos Humanos pidió al gobierno iraquí que investigue videos publicados en las redes sociales que parecen mostrar a soldados iraquíes cometiendo abusos y ejecutando a combatientes de EI en las calles del este de Mosul a fines del año pasado.

Los videos no han podido ser verificados por algún gobierno o grupo independiente. Pero la oficina del primer ministro iraquí indicó que se está investigando.

Desde que comenzó la batalla de Mosul, en octubre pasado, unas 1.096 personas han muerto y 694 han resultado heridas en la provincia de Nínive.

Según la ONU, la mitad de las víctimas son civiles.

Temas relacionados

Contenido relacionado