La guerra por el futuro de los ciudadanos de la Unión Europea tras el Brexit en Reino Unido

Nina Hoffman, con sus hijos Sophia y Benjamin.
Image caption Nina Hoffman, una alemana madre de dos hijos (Sophia y Benjamin, en la foto), teme que en algún momento la obliguen a dejar Reino Unido.

Nina Hofmann llegó a Reino Unido desde Alemania en 2006, se casó con un británico, tuvo con él dos hijos y trabaja como profesora de idiomas.

Pero desde que en el referéndum del 23 de junio la mayoría de los británicos votara por salir de la Unión Europea (la opción llamada Brexit), no vive tranquila.

"Tengo miedo de que en algún momento me obliguen a irme", le cuenta a la BBC.

Ya pensó en pedir la residencia permanente, a la que pueden acceder los inmigrantes que han vivido y trabajado en Reino Unido ininterrumpidamente durante cinco años o aquellos que, si estuvieron desempleados, pagaron por un seguro médico a todo riesgo.

Sin embargo, su abogado se lo desaconsejó.

Y es que Hofmann dejó de trabajar durante un tiempo para criar a Benjamin, quien ahora tiene 6 años, y Sophia, de 8.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El futuro de los tres millones de ciudadanos comunitarios de Reino Unido es uno de los principales temas tras el Brexit.

Además, como muchos comunitarios en Reino Unido, nunca pagó por un seguro a todo riesgo, ya que al menos hasta el momento tienen acceso al Sistema Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés).

En vista de esto, el letrado consideró que Hofmann no contaba con garantías suficientes para conseguir la residencia permanente.

Y previó que se la negarían, como le ocurrió al 25% de los que la solicitaron en 2015, según datos del Observatorio de Migración de la Universidad de Oxford.

El futuro de ellos y de los tres millones de ciudadanos de la Unión Europea que viven en Reino Unido, según datos del Instituto Nacional de Estadística, es ahora uno de los principales temas de debate tras el Brexit.

Tanto, que ha sido la causa de la primera derrota del gobierno durante la tramitación de la Ley del Brexit, con la que el ejecutivo de la primera ministra Theresa May quiere dar inicio a la salida de su país de la UE.

Enmienda en los Lores

La victoria fue precisamente de una enmienda que se presentó el miércoles en la Cámara de los Lores (considerada la cámara alta británica).

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La decisión de los lores es el primer traspié del plan de Theresa May para ejecutar el Brexit en los primeros días de marzo.

Con 358 votos a favor y 256 en contra, los lores aprobaron el anexo que insta al gobierno a asegurar que los ciudadanos de la UE que residen en el territorio de Reino Unido serán "tratados de la misma forma en cuanto a sus derechos como comunitarios" tras el Brexit.

Estos derechos tienen que ver con el libre movimiento de personas y trabajadores, uno de los pilares de la UE.

Esto permite a los comunitarios vivir en cualquier país del bloque siempre que no supongan un peso para éste, y a trabajar sin necesidad de permiso de trabajo y en las mismas condiciones que los trabajadores nacionales.

"Esta gente necesita saber ahora y no dentro de dos años o 12 meses (qué va a ser de su vida). No pueden poner sus vidas en espera", reclamó durante el debate la baronesa Dianne Hayter, laborista y miembro de la Cámara de los Lores.

Y pidió que no sean utilizados como moneda de cambio, para que tras el Brexit los estados de la Unión Europea en las que viven ciudadanos británicos les garanticen a estos los mismos derechos que tienen ahora.

"De preocuparnos por algo (…), deberíamos hacerlo por los derechos de los británicos que viven libre y pacíficamente en otros lugares de Europa", dijo por su parte el barón Norman Tebbit, conservador.

"Porque hoy, de una manera u otra, parece que no estamos pensando más que en los derechos de los extranjeros".

Sea como sea, la enmienda se aprobó por mayoría, con una diferencia de más de 100 votos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La votación de los lores puede demorar el plan de Theresa May de activar el Brexit.

Fue una rectificación al proyecto original, al que se le dio luz verde sin modificaciones en la Cámara de los Comunes a principios de febrero, y que no incluía ningún condicionamiento a la salida de la Unión Europea.

Y aunque ahora la ley deberá regresar a la cámara baja —donde los conservadores tienen mayoría y podrían eliminar el anexo—, la decisión de los lores se ha interpretado como una primera derrota de May, ya que retrasaría el calendario previsto para que el Brexit se haga efectivo.

The3Million

Sin embargo, no ha sido el primer intento para tratar de garantizar los derechos a los ciudadanos de la UE en Reino Unido tras el Brexit.

Ya varios parlamentarios liberal-demócratas y laboristas propusieron poner en marcha un procedimiento rápido para que a los ciudadanos de la UE, del Espacio Económico Europeo y de Suiza el derecho de vivir permanentemente en Reino Unido.

Y luego está The3Million, una organización sin ánimo de lucro fundado por el francés Nicholas Hatton, que aboga también por ello.

"Pedimos al gobierno que garantice de manera unilateral los derechos de los ciudadanos comunitarios en el Reino Unido post Brexit", señala el grupo su página web.

Porque "la angustia y el estrés permanente que esto está causando a los individuos y a las familias es inmenso".

Mientras, cientos de británicos que viven en la Unión Europea ya se han apresurado a solicitar la ciudadanía a los países que los acogieron, por miedo a lo que pueda pasar tras el Brexit.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Decenas de británicos que viven en países de la Unión Europea ya han pedido la ciudadanía en estos.

Según una investigación del diario británico The Guardian, durante los primeros seis meses de 2016 al menos 2.800 ciudadanos británicos la pidieron en 18 países de la UE, 10 veces más que el año anterior.

Y los países que más peticiones recibieron fueron Dinamarca, Italia, Irlanda y Suecia.

Según las estadísticas oficiales de Reino Unido, en total más de 900.000 ciudadanos británicos viven en la UE, 300.000 de ellos en España.

Pasaporte de la UE

Además, una campaña fundada por el ingeniero británico Glyn Hughes y llamada Choose Freedom (Elige libertad), está abogando para que aquellos connacionales que viven en distintos países de la UE tengan acceso a un pasaporte de la Unión Europea.

Su objetivo es conseguir un millón de firmas de ciudadanos de la UE para poder presentar la propuesta al Consejo Europeo.

Derechos de autor de la imagen PA
Image caption España es el país de la Unión Europea en la que viven más británicos, 308.000, según estadísticas oficiales de Reino Unido.

Si lo lograra, el Consejo estaría obligado a considerar la proposición, tal como lo contempla la Iniciativa Ciudadana Europea, un mecanismo aprobado en el marco del Tratado de Lisboa y que entró en funcionamiento el 1 de abril de 2012.

Éste permite a los ciudadanos de la UE presentar propuestas a las instituciones y a la Comisión para que legisle sobre determinados temas e influir así en sus políticas.

Aprovechando el mecanismo, Choose Freedom quiere que la Comisión Europea considere emitir pasaportes para los británicos que viven en la UE.

La institución tiene una capacidad limitada de emitir esos documentos, y hasta ahora sólo la utiliza para diplomáticos y funcionarios.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Un pasaporte de la Unión Europea, eso es lo que está pidiendo una iniciativa para los británicos que viven en la UE.

Pero la norma 1417/2013 que regula esa capacidad también contempla que pueda emitir pasaportes "con carácter excepcional y con la debida motivación, a solicitantes especiales".

Sue Wilson ya se adhirió a la iniciativa.

"Sea cual sea el resultado de la campaña, espero que al menos sirva para probar a los gobiernos europeos cuánto valoramos la ciudadanía de la Unión Europea, y hasta dónde estamos dispuestos a llegar para preservar esos derechos y esas libertades", escribe en la página web.

Puede que Wilson esté en el otro lado, pero la suya es la misma guerra que la los ciudadanos de la UE que viven en Reino Unido.

Contenido relacionado