Corea del Norte y Malasia imponen medidas recíprocas y prohíben la salida de su territorio a los ciudadanos de la otra nación

Personas miran noticias sobre Kim Jong-nam en un televisor. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Kim Jong-nam era el primogénito del fallecido líder Kim Jong-il y, por lo tanto, algunos lo consideraban el verdadero sucesor del régimen comunista norcoreano.

Las tensiones entre Corea del Norte y Malasia desatadas tras la muerte del medio hermano del líder Kim Jong-un, Kim Jong-nam, siguen creciendo.

Este lunes el gobierno de Pyongyang temporalmente prohibió salir a todo ciudadano de Malasia que se encuentre actualmente en Corea del Norte.

El objetivo, explicó la agencia estatal de noticias KCNA, es proteger la seguridad de los diplomáticos y otros ciudadanos norcoreanos en Malasia.

Por eso, informó KCNA, la medida continuará "hasta que el incidente que ocurrió en Malasia se resuelva adecuadamente".

Najib Razak, primer ministro de Malasia, dijo en un comunicado: "Este acto aborrecible de retener a nuestros ciudadanos como rehenes va en contra de todas las leyes internacionales y las normas diplomáticas".

Como respuesta, el gobierno de Malasia tomó una medida recíproca y ahora ningún ciudadano de Corea del Norte puede abandonar el país.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La embajada de Corea del Norte en Kuala Lumpur tiene cordón policial y agentes malasios controlando la puerta de acceso.

Razak, quien convocó a una reunión del Consejo Nacional de Seguridad, ordenó a la policía que no permita "la salida del país a todos los ciudadanos norcoreanos hasta que se confirme la seguridad y bienestar de todos los malasios en Corea del Norte".

El gobierno malasio cree que actualmente hay 11 ciudadanos del país en Corea del Norte, la mayoría de los cuales son diplomáticos.

También estiman que unos 1.000 norcoreanos se encuentran en este territorio del sur de Asia.

Escalada diplomática

Kim Jong-nam fue envenenado en el aeropuerto de Kuala Lumpur el 13 de febrero, después de que dos mujeres le arrojaran en la cara una peligrosa toxina llamada agente nervioso VX.

Derechos de autor de la imagen AFP / Getty Images
Image caption Malasia expulsó del país al embajador de Corea del Norte en Kuala Lumpur, Kang Chol.

Corea del Norte ha negado toda vinculación con la muerte, algo de lo cual el gobierno malasio no ha acusado a Pyongyang directamente.

No obstante, varios norcoreanos son buscados en relación a la muerte de Jong-nam, incluyendo un alto funcionario en la embajada de Corea del Norte en Malasia.

De hecho, el anuncio de Pyongyang llegó poco después de que Khalid Abu Bakar, el jefe de policía de Malasia, dijera que dos ciudadanos norcoreanos buscados en relación con el asesinato de Kim Jong-nam se escondían en la embajada de su país en Kuala Lumpur.

Khalid Abu Bakar dijo que los sospechosos serían arrestados cuando emergieran de la sede diplomática, aunque esto ocurriera dentro de años.

Además, cancillería de Malasia expulsó del país al embajador del Corea del Norte, Kang Chol. Esta última nación luego hizo lo propio con el embajador malasio.

Temas relacionados

Contenido relacionado